Borrar
Antony Blinken, durante la reunión celebrada en Jordania. Efe
La indignación por los ataques a escuelas y hospitales en Gaza se convierte en un clamor
Guerra Israel - Hamás

La indignación por los ataques a escuelas y hospitales en Gaza se convierte en un clamor

Naciones Unidas y la OMS se suman a la condena de los países árabes que presionan a Estados Unidos para detener la guerra tras los últimos bombardeos

Pablo M. Díez

El Cairo

Sábado, 4 de noviembre 2023, 19:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hace solo cuatro semanas, el mundo mostraba su solidaridad con Israel por el brutal atentado terrorista de Hamás que dejaba 1.400 muertos y 240 secuestrados en pleno 'sabbat' y al final de una de sus fiestas más importantes, la Simjat Torá, justo un día después del 50 aniversario de la guerra de Yom Kipur. Apenas un mes después de aquel 'Sábado Negro' del 7 de octubre, las tornas han cambiado y por todo el planeta se suceden las manifestaciones contra Israel por la guerra que, en represalia, ha lanzado sobre Gaza.

Ante la salvajada de Hamás, el Gobierno de Benjamin Netanyahu ha respondido con otra barbaridad: machacando con más de 10.000 bombas la Franja de Gaza, donde viven hacinadas 2,4 millones de personas en una superficie que ocupa algo más que la mitad de la ciudad de Madrid. A tenor de los cálculos de la organización Euro-Med Human Rights Monitor, todos esos proyectiles suman unas 25.000 toneladas de explosivos arrojados sobre Gaza, el doble de la potencia que tuvieron las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

A los ataques continuos del Ejército israelí y su bloqueo de la Franja, que solo permite la entrada de una escasa e insuficiente ayuda humanitaria, hay que añadir sus bombardeos alrededor de los hospitales y escuelas donde se refugia la población civil. Unos ataques indiscriminados, como los que tuvieron lugar el viernes y ayer, que han desatado la indignación no solo entre las naciones árabes y musulmanes que apoyan la causa palestina, sino también en Occidente y en organismos internacionales.

«Con una sola voz, es el deber de los países árabes presionar a la comunidad internacional para detener la guerra en Gaza», reclamó ayer el rey Abdalá II de Jordania, quien reunió en Amán al responsable de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, con los ministros de Exteriores de su país, Egipto, Qatar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Palestina.

«No aceptamos que esto sea defensa propia. No se puede justificar bajo ningún pretexto y no aportará más seguridad a Israel ni paz a la región», declaró el titular jordano de Exteriores, Ayman Safadi, ante la cadena de horrores que se sucede cada día en Gaza. Por su parte, el egipcio, Sameh Shoukry, exigió un alto el fugo «incondicional e inmediato» en su comparecencia conjunta con su homólogo jordano y con Blinken, quien volvió a apelar por las «pausas humanitarias» para ayudar a la sufrida población de Gaza. Pero volvió a rechazar un alto el fuego porque «permitiría a Hamás reagruparse para volver a atacar a Israel».

Guterres, «horrorizado»

En su nueva gira intentando mediar en la contienda, Blinken viaja hoy a Turquía. Su presidente, Reccep Tayip Erdogan, ha llamado a consultas a su embajador en Israel y cortado los contactos con Netanyahu tras las últimas matanzas en Gaza, que han sacudido también a la ONU. «Estoy horrorizado por el ataque sobre un convoy de ambulancias fuera del hospital de Al Shifa», criticó su secretario general, António Guterres, quien pidió una vez más que «el conflicto debe parar». Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, se mostró «profundamente conmocionado».

En las últimas horas se han sucedido varias masacres que han dejado decenas de muertos y heridos. El viernes por la tarde, un ataque israelí contra un convoy de cinco ambulancias se saldó con 15 muertos y más de 60 heridos, según avanzó el Ministerio de Salud palestino, controlado por Hamás, y luego confirmó la Media Luna Roja.

Los vehículos habían salido del hospital Al Shifa, el mayor de Gaza, en dirección al paso fronterizo de Rafah para evacuar heridos a Egipto. Pero tuvieron que darse la vuelta porque un misil israelí impactó contra una de ellas a un kilómetro del hospital y luego, a dos metros de su puerta, estalló otro proyectil sobre una segunda ambulancia. El propio Ejército hebreo reconoció la autoría, pero se defendió alegando que en una de las ambulancias iban terroristas de Hamás.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios