Borrar
Murales colocados en Teherán con el rostro de Soleimani tras su muerte en 2020.
Irán renueva la amenaza de «asesinar» a Trump por la muerte de Soleimani en 2020

Irán renueva la amenaza de «asesinar» a Trump por la muerte de Soleimani en 2020

La Guardia Revolucionaria no olvida el ataque contra el general y anuncia que suma a su arsenal un misil capaz de «matar a mil estadounidenses»

M. Pérez

Sábado, 25 de febrero 2023, 22:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Guardia Revolucionaria iraní ha renovado la amenaza de «asesinar» al expresidente Donald Trump por el ataque estadounidense que en enero de 2020 acabó con la vida del general Qasem Soleimani. La advertencia, expresada en la madrugada de ayer en una entrevista en televisión por el jefe de la fuerza aeroespacial del Ejército, Amir Ali Hajizadeh, demuestra que el régimen no olvida. Al día siguiente de su muerte, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, ya prometió «vengar el asesinato» de Soleimani. Y el ultimátum sigue latente, pese a que Trump abandonó la Casa Blanca en enero de 2021 y ahora prepara su regreso a la carrera electoral mientras juega al golf en su resort de Florida.

De hecho, Amir Ali Hajizadeh aseguró que el arsenal militar de su país acaba de sumar un nuevo misil hipersónico que podría acabar con la vida «de mil estadounidenses», pero reiteró que el máximo interés de sus militantes es «matar a Trump». El anuncio de que Teherán es propietario de un proyectil de largo alcance «indetectable» y capaz de viajar a 16.000 kilómetros por hora es una noticia preocupante para los países occidentales. Hace dos años, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una autoridad en los equilibrios militares del planeta, ya avisó de que Irán poseía el «mayor y más diverso arsenal de misiles en todo Oriente Medio» de bajo y medio alcance. Unos recursos a los que se añaden los cientos de drones kamikazes almacenados en bases subterráneas, y que este último año Rusia ha probado con mortal eficacia en la guerra de Ucrania.

Según el jefe de la fuerza aeroespacial, el nuevo cohete solo se activa a 300 kilómetros de distancia de su objetivo, lo que prácticamente le permite ser «indetectable» ante los escudos antimisiles. Teherán cree que con este arma destruye «el dominio aéreo» de Estados Unidos y podría alcanzar a sus barcos situados «hasta a 2.000 kilómetros». «Si quisiéramos matar a mil estadounidenses esta noche, podríamos haberlos matado, pero estamos buscando matar a Trump», enfatizó.

La muerte de Qasem Soleimani causó un especial impacto en Irán y en los países de su entorno. Conocida figura militar y política, dirigió la fuerza Quds, la rama internacional de los Guardianes de la Revolución. Su liderazgo en la política exterior jugó un papel clave para marcar la representación de Irán en Oriente Medio. Como militar, el Pentágono le acusaba de estar detrás de numerosos ataques a sus bases en la región. Al brazo paramilitar se le relaciona también con Hezbolá en el Líbano y las milicias chiitas en Irak y en Afganistán.

En «legítima defensa»

El ataque se produjo unos días después de que un contratista estadounidense muriera en un bombardeo a una base militar en Afganistán. El coche en el que viajaba el general, en compañía del vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Muhandis, fue alcanzado en un ataque aéreo en la carretera que conduce al aeropuerto de Bagdad. El entonces presidente Donald Trump justiticó el atentado contra Soleimani porque «planeaba volar la embajada estadounidense en Irak». Llegó a calificarle de «monstruo». Actuamos en legítima defensa», enfatizó. Una semana después, Teherán respondió con el lanzamiento de varios misiles contra un aeródromo militar americano en Irak. No causó bajas.

«Esperamos poder matar a Trump, a Mike Pompeo (exsecretario de Estado estadounidense) y a Kenneth McEnzie (jefe en 2020 del Comando Central del Ejército en Oriente Medio), así como a los responsables militares que dieron la orden de asesinar a Soleimani», dijo a la televisión el general Amirali Hajizadeh en su sorprendente declaración en la madrugada de ayer, cuandoen Occidente apenas queda un recuerdo de la antigua amenaza del régimen. Trump no había respondido anoche a la intimidación del general iraní.

Las manifestaciones del mando de la fuerza aérea se produjeron sólo unas horas después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir Abdollahian, finalizara un viaje oficial a Irak para afianzar la colaboración de los dos países en materia de seguridad. El jefe de la diplomacia se entrevistó con el responsable del Consejo Judicial Supremo iraquí, Faiq Zidane, a quien trasladó el interés de Teherán en reactivar las investigaciones por los asesinatos de Qassem Soleimani y Abu Mahdi al Muhandis. Zidane aseguró que su departamento ha dado grandes pasos para presentar una acusación contra los organizadores y los autores del ataque aéreo, además de garantizar el compromiso de Irak a sentarlos en el banquillo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios