Borrar
Netanyahu se reúne con uno de los cuatro rehenes rescatados el pasado día 8 de Gaza. EFE
Netanyahu acusa a Biden de retrasar el suministro de armas

Netanyahu acusa a Biden de retrasar el suministro de armas

La Casa Blanca censura la ingratitud del primer ministro israelí

Caroline Conejero

Nueva York

Jueves, 20 de junio 2024, 21:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Casa Blanca está enfurecida con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por sus declaraciones de esta semana, en las que acusó a la Administración Biden de retener en gran medida el apoyo militar a Israel en medio de su guerra con Hamás en Gaza.

«Ningún otro país está haciendo más por Israel», señaló con rotundidad el portavoz estadounidense John Kirby este jueves, añadiendo que en Washington se sienten «decepcionados y perplejos» por el ataque al presidente Biden.

La declaración de Netanyahu en un vídeo en inglés publicado en X calificando de «inconcebible» el supuesto retraso en los envíos de armas, ha abierto una nueva fractura en las ya complicadas relaciones entre el primer ministro y Biden.

La Casa Blanca, que ha negado rotundamente las afirmaciones, canceló inmediatamente una reunión de alto nivel con funcionarios de Israel sobre Irán y Líbano programada para este jueves, una decisión que se comunicó en persona a Netanyahu a través del enviado especial Amos Hochstein. Según fuentes, la decisión sorprendió a los representantes israelíes cuando se encontraban ya de camino a Washington.

Líbano

La decisión iba acompañada del mensaje a Netanyahu de que sus comentarios públicos perjudican los esfuerzos diplomáticos de la Casa Blanca para evitar que la guerra se extienda al Líbano.

La nueva escalada de tensiones entre Tel Aviv y Washington sorprendió también a Hochstein, que viajaba de Beirut a Jerusalén para reunirse con el primer ministro e informarle sobre el progreso de las conversaciones para reducir las tensiones. Según fuentes internas a la revista AXIOS, la reunión de Hochstein y el embajador de Estados Unidos en Israel, Jack Lew, fue «mala» y se centró en reprochar a Netanyahu la irresponsabilidad de sus comentarios públicos en plena escalada del conflicto en el norte.

Según ha trascendido, existe una gran preocupación entre los funcionarios de la Administración Biden de que las declaraciones de Netanyahu puedan erosionar aún más el poder de disuasión de Israel en la región.

Según un alto funcionario, con este tipo de declaraciones públicas, Netanyahu alienta a Hezbolá y a su principal apoyo en la sombra, Irán.

De hecho, Hassan Nasrallah, el líder de Hezbolá dijo el miércoles que su milicia podría invadir el norte de Israel si el conflicto se intensifica.

Ingratitud

En privado, los asesores de Biden están furiosos y consternados por la ingratitud de Netanyahu. De forma anónima a los medios, describieron al primer ministro en el vídeo de parecer estar «desquiciado», refiriéndose al tono de agitación de Netanyahu invocando a Churchill en la Segunda Guerra Mundial pidiendo más armas: «dadnos las herramientas, y terminaremos el trabajo mucho más rápido». La agitación de Netanyahu parece revelar cierto nerviosismo por parte del primer ministro en un momento muy delicado en la escalada del conflicto.

El exembajador de Estados Unidos en Israel, Martin Indyk, pidió este jueves al Congreso que revoque su invitación a Netanyahu para hablar en el Congreso tras la acusación falsa del primer ministro. A la defensa de Biden se unió la directora ejecutiva del Consejo Judío Democrático de América, Halie Soifer, que resaltó los más de cien envíos de armas a Israel hasta el momento. La declaración explícita de Soifer sobre Netanyahu marca la primera crítica directa de un líder del establecimiento judío estadounidense al primer ministro israelí.

Preguntado por los periodistas sobre el envío de armas, el secretario de Estado, Blinken señaló que, aunque se está revisando de un envío de bombas de 2.000 libras por su potencial uso en áreas de gran densidad de población como Rafah, los demás envíos se mueven con normalidad.

En un comunicado, Netanyahu señaló «apreciar el apoyo bipartidista a Israel» en «espera de que la cuestión de las armas se resuelva en un futuro próximo».

A la tensión se añade un informe de interno de la administración que duda de que el sistema de defensa israelí Cúpula de Hierro, proporcionado por EE UU, resulte suficiente para defender a Israel en caso de una guerra total con Hezbolá. En una entrevista a CNN, funcionarios de la Casa Blanca señalaron que Israel planea trasladar recursos de Gaza al norte de Israel en preparación para una posible ofensiva. Según éstos, el gobierno de Israel teme también que el sistema de la Cúpula de Hierro se vea abrumado si Hezbolá realiza ataques de mayor precisión.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios