Borrar
El Cooper eléctrico utiliza una plataforma específica, diferente al de motor térmico S. de G.
Mini Cooper, la leyenda ahora también en cien por cien eléctrico

Mini Cooper, la leyenda ahora también en cien por cien eléctrico

Mini nos ofrece en 2024, dos tipos de Cooper diferentes. Por un lado, los térmicos con motores de gasolina de tres y cuatro cilindros respectivamente Por otro lado, sobre una plataforma diferente, la gama contempla dos eléctricos

Santiago de Garnica Cortezo

Miércoles, 10 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Mini nos ofrece en 2024, dos tipos de Cooper diferentes. Por un lado, los térmicos C de 156 CV, y S de 204 CV, que cuentan con motores de gasolina de tres y cuatro cilindros respectivamente, con carrocería tres y cinco puertas.

Y, por otro lado, tenemos los «Cooper E» y «SE eléctricos», de 184 y 218 CV. No se trata de una versión eléctrica del mismo coche, pues parte de una plataforma diferente a la del térmico. Se produce en China, en una plataforma compartida con el grupo Great Wall Motors. Los térmicos, en cambio, se fabrican en Oxford.

Hemos asistido a la presentación del Cooper eléctrico y a la correspondiente toma de contacto, en la que vamos a centrarnos. Cambios en el interior y conservadurismo en el exterior. De hecho, se han retomado los elementos de estilo habituales. Encontramos así su frontal con faros redondos y una parrilla hexagonal. De perfil, los prominentes guardabarros delanteros y el techo suspendido añaden carácter. Notamos que el Mini pierde elementos plásticos en favor de un espíritu un poco más chic. Una depuración de la carrocería que realmente le sienta muy bien. Por último, sólo las luces traseras innovan con un diseño en forma de triángulo, mucho más agresivo que antes.

En cuanto a formato, casi sigue las dimensiones de la generación actual con una longitud de 3,86 m, ideal en un entorno urbano. Un tamaño especialmente contenido que no penaliza realmente la habitabilidad porque las proporciones han sido completamente revisadas, con un voladizo delantero ligeramente más corto en beneficio de la distancia entre ejes. En general, todo cambia sin que lo parezca. Un riesgo medido, por tanto, todo lo contrario que en el interior.

Un interior muy diferente

De hecho, la verdadera revolución se puede ver a bordo con la desaparición del cuadro de instrumentos y muchos menos botones. Todo queda ahora agrupado en la imponente pantalla circular de 24 cm de diámetro que se entrega de serie. Verdadera piedra angular de este interior, esta pantalla redonda OLED, es todo un homenaje al velocímetro central Smiths del Mini original de Sir Alec Issigonis.

Salpicadero en materiales reciclados y la redonda pantalla, homenaje al velocímetro Smith del Mini de Issigonis S. de G.

Realizada por Samsung, aporta mucha modernidad al conjunto. Totalmente personalizable, su resolución es excelente, al igual que su capacidad de respuesta. Desempeña el papel de instrumentación, ordenador de a bordo y sistema multimedia. La información principal como la velocidad y el consumo se indica en la parte superior de la pantalla. Sin embargo, hay disponible un head-up display.

El salpicadero, muy refinado, está generosamente tapizado con tejidos fabricados con materiales reciclados. Los colores, los diseños, las inserciones y los juegos de luces crean una atmósfera típica Mini. Los detalles están trabajados y los asientos de nuestro modelo en la toma de contacto son magníficos. Incluso los distintos espacios de almacenamiento son prácticos y agradables. Lo que no lo es tanto es la calidad de ciertos plásticos, en la base del parabrisas y en las manijas de las puertas, por ejemplo, inferiores a la generación anterior. El puesto de conducción es algo elevado en relación a lo que se espera de un Mini. La razón está en el espacio necesario para las baterías.

Unos excelentes asientos S. de G.

En términos de habitabilidad, las plazas traseras ofrecen más espacio de lo que parece a primera vista. El piso alto requiere viajar con las rodillas ligeramente flexionadas. Pero, en última instancia, la parte más difícil es entrar y salir de él. Por otro lado, el maletero ha perdido volumen, oscilando ahora entre 210 y 800 litros: muy justo incluso para salir el fin de semana.

Dos motores y dos baterías

El nuevo Mini eléctrico se ofrece en dos versiones. El Cooper E, con 184 CV y una batería pensada para uso urbano, con una capacidad útil de 36,8 kWh. Y el Cooper SE, con 218 CV, propulsado por un motor síncrono de imanes permanentes, alimentado a su vez por una batería de 49,8 kWh (netos). El Cooper SE , con 49,8 kWh netos, anuncia una autonomía de 391 km entre dos cargas. El importante peso, 1.605 kg en vacío, incide en el consumo: en nuestra toma de contacto observamos una media de 15,7 kWh/100 km en ruta mixta, pero hasta hacer una verdadera prueba, esta cifra no es más que una aproximación.

El SE también está equipado con un cargador de corriente continua de 95 kW que permite recargar la batería del 10 al 80% en 30 minutos en las zonas de descanso de la autopista equipadas con terminales adecuados.

El Cooper SE tiene mayor autonomía y alcanza los 390 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP S. de G.

El generoso par del SE (330 Nm) inmediatamente disponible, que se traduce en aceleraciones espectaculares, se deja notar en la dirección. Su nivel de prestaciones es sobradamente suficiente para nuestras carreteras. La velocidad máxima está limitada a 170 km/h y pasa de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos.

Comportamiento

Este Cooper SE en carreteras viradas, ofrece trayectorias precisas y un buen compromiso entre comodidad y control del balanceo de la carrocería. Pese a todo, el dinamismo que se espera de un Mini, y más si lleva el apellido Cooper, está menos presente que en el térmico. Y es que el eléctrico se ve condicionado por su peso, pero también por una dirección de tacto bastante artificial. Su calibrado es agradable para la ciudad, pero no tanto a la hora de enlazar curvas en la red secundaria donde nos gustaría una consistencia más pronunciada. En cambio, la amortiguación es más flexible que antes y borra mucho mejor los defectos del asfalto. Buena nota también en el capítulo de la frenada, con un tacto bastante natural difícil de encontrar en los eléctricos debido a los sistemas de frenada regenerativa.

Durante mucho tiempo, Mini se contentó con ofrecer un único nivel de equipamiento para cada motor y multitud de opciones para completarlo. Una política complicada y una factura final elevada. La marca ha revisado su forma de hacer las cosas ofreciendo cuatro niveles de acabado y cinco packs. El nuevo Cooper SE básico Essential tiene un precio de 35.250 euros. A este precio tendrás llantas de aleación de 16 pulgadas, faros LED, Android Auto/Apple Carplay, cámara de marcha atrás, GPS y Amazon Alexa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios