Borrar

Santiago de Garnica Cortezo

Sábado, 13 de mayo 2023, 05:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Creo que el automóvil es hoy un equivalente bastante exacto de las grandes catedrales góticas: me refiero a una gran creación de época, concebida apasionadamente por artistas desconocidos, consumida en su imagen tanto como en su uso por un pueblo que lo convierte en objeto mágico. El nuevo Citroën cae claramente del cielo en la medida en que es presentado ante todo como un objeto superlativo. No hay que olvidar que el objeto es el mejor enviado de lo sobrenatural: hay fácilmente en el objeto a la vez una perfección y una ausencia de origen, un cierre y una brillantez, una transformación de la vida en materia (la materia es más mágica que la vida) y finalmente un silencio que pertenece al orden de lo asombroso. El 'Déesse' tiene todos los caracteres (al menos el público empieza a prestárselos unánimemente) de uno de esos objetos descendidos de otro universo, que han alimentado la neomania del Siglo XVIII y la de nuestra ciencia ficción; el DS es ante todo un nuevo Nautilus». Así describía Roland Barthes el Citroën DS en su obra «Mythologies».

Pero detrás del DS sí hay un nombre, pero vamos por partes. La marca creada por André Citroën si ocupa un espacio aparte en la creación del automóvil, es posiblemente porque desde su nacimiento en 1919 ha mantenido una intensa relación (¿o habría que hablar de fusión?) con el mundo de las artes. Unos han utilizado los modelos de la marca como soportes de su obra (Víctor Vasarely, Jean Pierre Lihou, Françoise Nielly…). Hay quienes los han transformado para concebir nuevas creaciones (Bernard Rancillac, César, Ora-ïto...). Y otros han trabajado para la propia Citroën como Pierre Louys, cartelista de talento que concibe las famosas publicidades de Citroën de los años 20. Y Flaminio Bertoni, el padre del DS.

Bertoni, nacido en Varese (Italia) en 1903, a los 15 años, toma contacto con el automóvil al entrar como aprendiz en la firma de carrocería Macchi. Aprende el trabajo de la chapa, pero pronto destaca su capacidad como diseñador por lo que se matricula en la escuela de Bellas Artes de Varese donde tiene entre sus maestros a Giuseppe Talamoni, pintor de la vanguardia italiana, e igualmente asiste a clases con el pintor y poeta Lodovico Pogliaghi o el escultor Enrico Butti, autor de varios monumentos a Garibaldi y reconocido por obras como el Guerrero de Legnano, en cuya elaboración participó el propio Bertoni.

Esculpiendo la maqueta del Traction Avant F. P.

Se va a París en 1923 donde trabaja con varios carroceros entre ellos Rotschild, y allí conoce a Lucien Rosengart gran amigo de André Citroën. Flaminio se ha convertido en un carrocero sagaz y perfectamente preparado para resolver cualquier desafío técnico. Pero en París no solo se forma técnicamente. También pasa muchas horas en el Louvre, fascinado por las obras de Rafael y Leonardo. De ahí nacen nuevas inquietudes y cuando ha de volver a Italia por razones familiares, aprovecha cualquier momento para estudiar todas las manifestaciones artísticas (pintura, escultura) y abre su propio estudio, que se convierte en lugar de encuentro de artistas de la época.

En 1931 retorna definitivamente a Francia donde entra en Citroën, en el departamento de carrocerías que dirige el ingeniero Cuinet, donde este trabaja en el proyecto 'V', un futuro Citroën muy por delante de cualquier otro automóvil de la época. Pero nadie tiene ni idea de cómo vestirlo: tres diseños de carrocería han sido rechazados por André Citroën. En la primavera de 1933, en tan solo una noche, Bertoni esculpe una maqueta en tres dimensiones, algo totalmente novedoso pues hasta entonces siempre se trabaja con dibujo plano. Citroën y su mujer están encantados. El Traction Avant, la obra póstuma del señor de Javel, ya tiene forma.

De la ruina de André Citroën a la invasión alemana

Pero las finanzas están agotadas. Una firma proveedora de volantes reclama una fuerte suma. Citroën, está arruinado. Pierde la dirección de su empresa y se convierte en un enfermo que deambula por su fábrica, el Quai de Javel como un fantasma. La firma pasa a ser controlada por Michelin a finales de 1934, otra mentalidad, y pocos meses después muere André Citroën, el hombre que pensaba por delante de todos, el gran jugador.

Uno de los primeros dibujos del 2 CV F. P.

De forma paralela a esta sombría situación Bertoni trabaja con entusiasmo en su taller de artista y obtiene varios premios con sus esculturas. La dualidad de su trabajo como diseñador y su faceta de escultor con obras como 'Los luchadores' será una constante en su carrera. La firma Citroën se recupera financieramente y proporciona a Bertoni medios para estudiar futuros modelos. Al tiempo expone sus trabajos en exposiciones como la de la Galería Carmine de París, junto a Giorgio de Chirico.

La invasión alemana obliga a desarrollar estos estudios en secreto. Incansable, en ese mismo periodo inicia sus estudios de arquitectura que terminará, ya finalizada la guerra, en 1948. Es precisamente ese año cuando se presenta otra de sus geniales creaciones, el Citroën 2 CV. Y en 1955 el revolucionario DS o Tiburón.

Esbozo de Bertoni sobre el futuro DS, «la diosa» F. P.

La línea audaz y futurista de este último entusiasma en todos los ámbitos creativos. Los arquitectos ingleses Alison y Peter Smithson incluyeron el DS en las fotografías de alguna de sus obras más icónicas. Alison incluso escribió 'AS in DS', libro basado en apuntes escritos y dibujados mientras recorría el paisaje inglés a bordo de un DS.

En 1957 el DS recibe el premio de honor de la Trienal de Arte y Estética de Milán. Toda una consagración para Bertoni, que no deja de exponer o crear en todos los ámbitos: en el campo de la arquitectura patenta en el año 1956 un sistema para construir la casa monolítica, patente bajo la cual se levantarán en San Luis (Estados Unidos) mil casas unifamiliares en solo cien días.

El Ami 6 y su luneta trasera invertida, la última creación F. P.

Su talento de artista, de escultor, pintor y arquitecto es oficialmente reconocido cuando en 1961 André Malraux, ministro de Cultura, le nombra Caballero de las Artes y las Letras.

Más información

Su última creación en el mundo del automóvil es el Ami 6 con la luneta trasera en una sorprendente posición invertida. En 1964 cuando trabaja en un nuevo proyecto un ictus termina con la vida de este hombre de mil talentos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios