Borrar
Rueda de prensa sobre el fraude en la certificación de motores de Toyota Industries. AFP
Toyota suspende la entrega de diez modelos diésel por un escándalo de tests trucados

Toyota suspende la entrega de diez modelos diésel por un escándalo de tests trucados

Entre los modelos afectados están el están el pick-up Hilux, el 4x4 Land Cruiser 300, los SUV Fortuner y LX500d

Canal Motor

Lunes, 29 de enero 2024, 11:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Toyota ha anunciado este lunes la suspensión de las entregas de diez modelos de vehículos diésel, debido a irregularidades identificadas en la certificación de sus motores, producidos por la filial del gigante del automóvil japonés Toyota Industries, informa AFP.

Entre los modelos, que ha precisado la compañía, están el pick-up Hilux, el 4x4 Land Cruiser 300, los SUV Fortuner y LX500d. Algunos de ellos se venden a la vez en Asia, Europa y Oriente Medio, pero ninguno en América del Norte. El grupo no ha especificado las ventas en volumen que representan.

El de ahora es el último caso incómodo para el número uno mundial del automóvil, que se encuentra ya implicado en un vasto escándalo de tests trucados por otra de sus filiales, Daihatsu, cuya producción está suspendida desde diciembre.

En marzo de 2023, Toyota Industries anunció que se habían cometido irregularidades en las certificaciones relativas a las emisiones de sus carretillas elevadoras y equipos de construcción, uno de sus principales negocios, lo que provocó una retirada de productos afectados en Japón.

Una investigación independiente ha confirmado ahora que tres motores diésel producidos por Toyota Industries también se vieron afectados por irregularidades del mismo tipo.

Durante pruebas de certificación, la potencia de los tres motores diésel en cuestión se midió con programas diferentes de los que se usaron para su producción en serie, de manera que los valores obtenidos por sus certificaciones presentaban «menos variaciones», explica Toyota en un comunicado.

El gigante automovilístico asegura que los motores y vehículos afectados «responden a las normas de rendimiento», por lo que no es necesario dejar de utilizarlos.

El grupo prometió dar «explicaciones detalladas» a las autoridades japonesas sobre este nuevo escándalo y tomar rápidamente medidas «apropiadas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios