Borrar
El expresidente de Andalucía, en una sesión del juicio en Sevilla. EFE

La Audiencia aplaza el ingreso en prisión de Griñán hasta que concluya la radioterapia

El tribunal acuerda pedir nuevos informes una vez el expresidente concluya el tratamiento contra el cáncer de próstata que sufre

Viernes, 13 de enero 2023, 14:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

José Antonio Griñán seguirá en libertad hasta que complete el tratamiento al que ha comenzado a someterse para tratar el cáncer de próstata que le fue diagnosticado el pasado diciembre. La Sección Primera de la Audiencia de Sevilla acordó este viernes aplazar su entrada en prisión hasta que el expresidente concluya las sesiones de radioterapia que se le han programado. . Esta tenía que haberse producido el 1 de enero para cumplir los seis años de cárcel a los que fue condenado por malversación en el caso de los 'ERE'.

Una vez finalice el ciclo, los abogados del condenado deberán comunicarlo «inmediatamente» a la Sala, acompañando documentación médica, a fin de que se emita un nuevo informe por el médico forense. Será entonces, y a la vista de la situación médica de Griñán, cuando el tribunal decida si ingresa en la cárcel.

El tribunal acoge como suyo así el criterio del informe de la forense que examinó la pasada semana a Griñán en el juzgado tras analizar también el diagnóstico del acusado. La sala zanja que de ese informe «se desprende con claridad la no conveniencia del ingreso del penado en el centro penitenciario».

La Audiencia Provincial atiende así la petición del expresidente de la Junta, quien presentó a finales del pasado mes de diciembre un escrito solicitando la suspensión del ingreso en prisión al amparo del artículo 80.4 del Código Penal. Dispone que los jueces y tribunales podrán otorgar la suspensión de cualquier pena impuesta sin sujeción a requisito alguno en el caso de que el penado esté aquejado de una enfermedad muy grave con padecimientos incurables. De manera subsidiaria, pidió el aplazamiento del ingreso en prisión, en tanto que considera que el tratamiento prescrito para la enfermedad que padece no puede ser desarrollado convenientemente por los servicios médicos del centro penitenciario.

El pasado jueves la Fiscalía Anticorrupción ya apoyó que se suspendiera, al menos por el momento, el ingreso en prisión de José Antonio Griñán. El Partido Popular, acusación en esta causa, por su parte, tampoco se opuso a que se retrasara la entrada en la cárcel hasta acabar el tratamiento.

«Muy grave»

La Audiencia Provincial pidió el parecer de las partes después de la forense del Instituto de Medicina Legal de Sevilla (IML) el pasado 3 de enero desaconsejara su entrada en la cárcel. En su informe, el IML señaló que no veía «conveniente» su entrada en la cárcel por considerar que en un centro penitenciario no podría recibir un tratamiento adecuado al «muy grave» cáncer de próstata cuyo diagnóstico le fue confirmado a mediados de pasado diciembre.

«Tras la entrevista personal y a la luz de la información clínica aportada, se puede concluir, la no conveniencia de ingreso en centro penitenciario hasta tanto se confirme la remisión de su patología oncológica por los servicios de urología y de oncología radioterápica», concluía la forense Mari Ángeles Dichas, que examinó al condenado a principios de año en la sede de los juzgados de Sevilla.

Además, la médico explicó que veía «poco compatibles» con la «dinámica carcelaria» los posibles efectos secundarios en el tratamiento hormonal y de radioterapia que ya está recibiendo el expresidente andaluz y que harán necesarias «frecuentes revisiones». Y ello, reconocía la especialista, a pesar de que la sanidad penitenciaria «puede hacer frente a cualquier demanda médica».

La facultativa, en su informe de cinco páginas, insistía en que la enfermedad de Griñán es «muy grave», pero que «existen posibilidades de curación». Aun así, recordaba, que el diagnóstico de un cáncer produce un «derrumbe de su estructura psíquica» y crea una «incertidumbre enorme respecto al tratamiento y evolución». En esa coyuntura -explica- la entrada en la cárcel «no ayuda a afrontar» esta enfermedad, que necesita de un apoyo «familiar y social, necesario e incluso imprescindible» en estos casos. E incide en que «desconocemos» la evolución de la enfermedad y posibles efectos secundarios tras la toma de medicación y radioterapia a la que se somete el expresidente autonómico.

En el caso concreto del exmandatario, se le ha diagnosticado un denocarcinoma de próstata, en términos científicos un 'adenocarcinoma acina grado 4+3 de Gleason. (Grado de pronóstico grupo 3 en una clasificación del 1 al 5).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios