Borrar
El coordinador general de los populares Elías Bendodo EP
El seísmo por la sedición eclipsa la crisis que acorrala a Marlaska por la valla de Melilla

El seísmo por la sedición eclipsa la crisis que acorrala a Marlaska por la valla de Melilla

Solo el Partido Popular vuelve a la carga e insiste en pedir la dimisión del ministro del Interior por «haber fallado a Europa y España»

Viernes, 11 de noviembre 2022, 13:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El cerco al que Fernando Grande-Marlaska se ha visto sometido en los últimos días a raíz de su gestión de la tragedia en la valla de Melilla que tuvo lugar el pasado 24 de junio se vio este viernes interrumpido. Los reproches que los propios socios del Ejecutivo habían vertido durante la última semana sobre el ministro del Interior han desaparecido de un plumazo tras el terremoto político que ha propiciado la propuesta del Gobierno para reemplazar el actual delito de sedición por otro de «desórdenes públicos agravados».

A la cabeza de estos grupos se encontraba Unidas Podemos, el socio de Gobierno de los socialistas que exigía comparecer a Marlaska para dar las explicaciones acerca de lo ocurrido -murieron al menos 23 personas según Marruecos y 72 según las ONG-. Una petición que refrendaban ERC, PNV, EH Bildu, Más País, el BNG y Compromís, los cuales seguían tratando de acorralar al ministro hasta este mismo jueves. Pero el anuncio realizado por Sánchez esa misma noche -en el que adelantó que PSOE y UP presentarían una proposición de ley en el Congreso para revocar del código penal el delito de sedición por el que fueron condenados los líderes del 'procés' independentista- parece haber frenado en seco la ofensiva que estos partidos parecían estar dispuestos a culminar.

No fue ese el caso del PP, que esta semana había llegado a pedir la dimisión de Marlaska y que este viernes mismo insistía en que el titular de Interior debe abandonar su cargo por «haber fallado a España y a Europa». «El Gobierno pisoteó los derechos humanos en la frontera de Melilla y pisoteó la verdad porque mintió sin piedad», aseguraba el coordinador general del PP, Elías Bendodo, tras recordar que «cuando un político miente sin despeinarse tiene que irse». Lo que sigue sin hacerse desde Génova es despejar la duda de si apoyarán la comisión de los socios, pero parece poco probable por los efectos negativos que tendría para los populares el hecho de poner en el foco a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La realidad es que el PP llegó, antes del anuncio sobre la sedición, a amagar incluso con pedir la comparecencia en la Cámara Baja del propio Sánchez si este seguía sin mover ficha respecto a Marlaska. Pero la posición del presidente respecto a su ministro se ha basado en un apoyo sin fisuras que ha secundado el resto del ala socialista del Consejo de Ministros.

Por ello mismo desde el PP este viernes también aprovecharon para echar en cara al Gobierno ese cierre de filas entorno a Marlaska. Para ello Bendodo aludió a una de las primeras acciones de Sánchez cuando el líder socialista se entrenó en La Moncloa en junio de 2018. El dirigente popular apuntó que los ministros que ahora defienden al titular de Interior por lo acaecido en Melilla «son los del 'Aquarius' en Valencia», el barco que navegaba en el Mediterráneo con más de 600 inmigrantes y que Sánchez decidió acoger. «Todos recordamos que estos defensores de los derechos humanos fueron a recibir el 'Aquarius, mientras que ahora han permitido que se arrastren cadáveres de una frontera a otra».

El Tarajal

La crisis en la valla de Melilla no es la primera en este frente en los últimos años. En febrero de 2014 un grupo de personas que intentaba llegar a nado desde Marruecos a Ceuta morían ahogados tras ser disparados con pelotas de goma por Guardias civiles en la playa de El Tarajal. El PSOE, que ocupaba la oposición, solicitó la comparecencia del entonces ministro del Interior, el popular Jorge Fernández Díaz, aunque no su dimisión. Los populares se tomaron aquella decisión de Sánchez, que ya era secretario general, como una traición, y casi nueve años después parecen totalmente dispuestos a devolvérsela.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios