Borrar
Momento de la detención de la mujer residente en Tudela del Duero acusados de delitos de terrorismo. El Norte
La Fiscalía pide prisión para la mujer detenida en Valladolid en una operación antiterrorista

La Fiscalía pide prisión para la mujer detenida en Valladolid en una operación antiterrorista

La acusada por delitos de autoadoctrinamiento yihadista y enaltecimiento se encargaba del cuidado de personas mayores y se convirtió al islam hace dos años

Mateo Balín y Sofía Fernández

Madrid | Valladolid

Jueves, 13 de julio 2023, 14:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha interesado el ingreso en prisión provisional de la mujer de 32 años detenida el pasado martes en Tudela del Duero (Valladolid) en una operación antiterrorista. Tras pasar este jueves ante el Juzgado Central de Instrucción número seis, el Ministerio Público acusa a la arrestada, que responde a las iniciales M. V. T. M., de los delitos de autoadoctrinamiento yihadista y enaltecimiento del terrorismo, y considera que es necesario su ingreso en la cárcel por riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.

La operación se desarrolló en esta pequeña localidad a 20 kilómetros de Valladolid desde las 7:30 de la mañana hasta las 13:00 de la tarde. Intervino un amplio dispositivo de la Guardia Civil y una comitiva judicial para realizar la detención y los registros en varios inmuebles. Según fuentes del caso, la detenida sufrió un proceso de radicalización exprés y se determinó su arresto por orden del juez Joaquín Gadea, de refuerzo en el juzgado de la Audiencia Nacional.

La causa está secreta a la espera de los informes policiales sobre el material incautado en los registros. De forma inicial se había mencionado la posible presencia de sustancias explosivas por parte de algunos medios, pero dada la entidad de los delitos conocidos ahora esta circunstancia ha quedado descartada de momento.

En declaraciones a El Norte de Castilla, familiares de la detenida residentes en Tudela del Duero no daban crédito a lo sucedido. "Estamos muy tristes y preocupados por lo que ha pasado", coincidieron Mercedes y Enrique, tía abuela y tío de M. V. T. M. "No creemos que haya hecho nada malo, es una persona tímida y pacífica y no es cierto que tuviera explosivos ni nada de eso, como se está diciendo", defendieron.

Conversión y separación

Ambos explicaron que son una familia cristiana, pero que hace unos dos años la acusada "decidió cambiar de religión y se había convertido al islam porque tenía una pareja de origen argelino. La relación se terminó de buenas maneras por ambas partes hace aproximadamente un año. Él también es buena persona, como ella, y no está metido en nada raro", explicaron.

Comentaron que M. V. T. vivía actualmente con uno de sus hermanos en la calle Travesía de San Isidro, en Tudela del Duero, donde se habían mudado recientemente. "En ese piso vivía antes una mujer de origen marroquí que se fue hace un año, más o menos", puntualizaron antes de concluir que su sobrina "nunca ha tenido un problema con nadie". "No tiene un gran círculo de amigos pero es muy trabajadora y educada, una chica que se dedica al cuidado de personas mayores en Valladolid. De verdad que no entendemos nada de lo que ha pasado", finalizaron.

También su madre, J. M. T., quiso aportar algo más de información. "Quiero aclarar que si ella se ha metido de lleno en el islam, que eso no tiene nada de malo, lo ha hecho por ella misma y no por nadie más. Ella estuvo hace tiempo con un argelino que era musulmán y que es muy buena persona, para nada radical. Ahora llevaba un año hablando con un hombre paquistaní, pero ella es así porque quiere ser así. Si se ha metido de lleno nadie le ha obligado", explicó.

«Se le daban muy bien los idiomas, sabe inglés y aprendió árabe, seguramente todo se haya debido a comentarios en redes sociales o en Internet que haya podido tener en alguna conversación, pero no por planificar ni querer atentar contra nadie», añadió. Reconoció su madre que durante toda su vida ha pasado por varias etapas en las que cuando «le daba por algo, le daba fuerte». Se refiere a una fase en que tuvo un feminismo más radical y otra de profundas creencias cristianas. "Pues lo mismo ha pasado ahora", puntualizó.

Pudo comunicarse el martes con su hija a través de una breve llamada mientras estaba en los calabozos del Instituto Armado en Tres Cantos (Madrid). "Me dijo que no me preocupara, que todo estaba bien y yo le noté la voz tranquila", concluyó.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios