Borrar
Juan Carlos Campo, Laura Díez, María Luisa Segoviano y César Tolosa. Efe
La inesperada jura ante el Rey en Nochevieja de los nuevos magistrados del TC

La inesperada jura ante el Rey en Nochevieja de los nuevos magistrados del TC

Tolosa, Segoviano, Campo y Díez tomarán posesión este lunes tras el desbloqueo por sorpresa de sus nombramientos

María Santiago

Sábado, 31 de diciembre 2022, 09:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hace una semana, en Nochebuena, el Rey -que manaña viaja a Brasil a la toma de posesión de Lula- tuvo que hacer referencia en su discurso anual de felicitación al grave choque entre poderes del Estado, después de que el Tribunal Constitucional suspendiera en la votación en el Senado de su polémica reforma exprés para renovar la corte de garantías, con un llamamiento expreso a «fortalecer las instituciones» españolas ante «la erosión» que sufren por el enfrentamiento partidario. Nada apuntaba entonces a que empezara a verse algo de luz al final del túnel, aunque la convocatoria de un segundo pleno extraordinario en el Consejo General del Poder Judicial para nombrar a sus dos candidatos abría un resquicio a que la crisis se aliviara.

Pero entre las apuestas posibles no figuraba entonces que, en un insospechado giro de guion forzado por las circunstancias, los bloques conservador y progresista alcanzaran el consenso que había sido imposible durante seis meses para designar a los dos aspirantes presentados por el sector mayoritario: el presidente de lo Contencioso del Supremo, César Tolosa (conservador), y María Luisa Segoviano (progresista), magistrada retirada desde octubre y la primera mujer en comandar una sala -la de lo Social- del alto tribunal. Este sábado, una semana después de su toque de atención y en plena Nochevieja, Felipe VI ha visto cómo juraban sus cargos ante él, contra pronóstico, Tolosa, Segoviano y los dos nuevos y controvertidos miembros del TC promocionados por el Gobierno: Juan Carlos Campo, el exministro de Justicia muñidor de los indultos a los presos del 'procés', y Laura Díez, ex alto cargo de Moncloa.

El nuevo Constitucional de mayoría progresista, con siete integrantes de esta orientación ideológica por cuatro conservadores, echa así a andar tras un puñado de días de vértigo en los que se ha salido del callejón sin aparente salida de su renovación y que culminarán este lunes cuando los nuevos magistrados -el tribunal se actualiza por tercios con mandatos de nueve años- tomen posesión de sus cargos. Tolosa y Segoviano ocuparán las plazas del hasta ahora vicepresidente, Juan Antonio Xiol, y de Santiago Martínez-Vares, mientras que Campo y Díez harán lo propio con el presidente, Pedro González-Trevijano, y Antonio Narváez.

Juan Carlos Campo, Laura Díez, María Luisa Segoviano y César Tolosa Efe

El siguiente paso será la elección del nuevo máximo responsable del tribunal, distinción para la que se han postulado Cándido Conde-Pumpido, quien fuera fiscal general del Estado bajo los gobiernos del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y la catedrática María Luisa Balaguer. La maniobra del sector conservador del CGPJ para postular entre sus dos candidatos a una progresista -Segoviano-, al tiempo que vetaba al aspirante de la minoría, José Manuel Bandrés, por su supuesta afinidad al Ejecutivo y a Conde-Pumpido, puede acabar redundando en que sea Balaguer la aupada a la presidencia de la corte de garantías, para lo que necesitaría votarse a sí misma, sumar a los cuatro conservadores y ganarse también a Segoviano.

El TC renovado con el nuevo año, tras una peripecia que desembocó en la colisión insólita entre el propio tribunal y el Poder Legislativo hace menos de dos semanas, tiene ante sí varias carpetas con recursos muy sensibles. Con la impugnación por el PP de la ley del aborto de Zapatero pendiente de resolver desde 2010, la corte deberá pronunciarse sobre la nueva norma que regula la eutanasia; la última reforma educativa que lleva el nombre de su promotora, la exministra Isabel Celaá; o las tormentosas modificaciones legales por las que el PSOE y Unidas Podemos despojaron primero al Consejo del Poder Judicial -cuatro años en interinidad por el disenso con el PP- de su facultad para nombrar magistrados y luego se la devolvieron pero solo para los del Constitucional.

La incorporación al tribunal de Campo y Díez, vinculados hasta fechas recientes con el Gobierno de Pedro Sánchez, sigue siendo duramente contestada por el partido de Alberto Núñez-Feijóo, que ha pedido en vano al presidente que diera marcha atrás. Ambos estarán coartados en aquellas deliberaciones que tengan que ver con leyes en las que hayan podido tomar parte durante su presencia en Moncloa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios