Borrar
Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso. EP

La oposición carga contra el Gobierno por los 44 condenados de ETA de las listas de EH Bildu

PP, Ciudadanos y Vox afean a Sánchez sus pactos, mientras Irene Montero y Gabriel Rufián defienden la legalidad de los abertzales

Miércoles, 10 de mayo 2023, 18:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las críticas de la oposición al Gobierno por sus acuerdos con EH Bildu o porque la izquierda abertzale forme parte de la llamada «mayoría de la investidura» han dado una severa vuelta de tuerca. El detonante fue la denuncia del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) de que en las listas de Bildu para el 28-M en País Vasco y Navarra figuran 44 candidatos que fueron condenados por pertenencia y colaboración por ETA y siete de ellos, además, por asesinato.

Esta cuestión fue protagonista este miércoles en el choque semanal del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, con la portavoz del PP, Cuca Gamarra, en la sesión de control al Gobierno. La dirigente popular acusó a Sánchez de tener como socio a un partido que se presenta a las elecciones, dijo, con «44 terroristas en sus listas»: «Estos son sus socios, este es el cartel electoral con el que se presenta el PSOE», lanzó. El presidente obvió el lance y afirmó que comprende la «frustración» de los populares, pero no su estrategia de «descalificación e insultos». Y criticó que «sólo proponen derogar» y que esta estrategia lleva a España a retroceder a 2013.

Más tarde, el presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, advirtió de que la presidencia del Gobierno «no puede descansar en un partido como Bildu» después de ver que lleva en sus listas a personas «condenadas por asesinato». Es otro motivo con el que alimentó el argumentario con el que defiende la «derogación del sanchismo».

Desde Vox, Iván Espinosa de los Monteros afirmó que, tras conocerse los detalles de las listas de Bildu, llamar «filoetarras» a los miembros de Bildu es «quedarse corto», porque son «etarras». Inés Arrimadas (Ciudadanos) ya había atacado al Gobierno el lunes, en cuanto se conoció la denuncia de Covite: tachó a EH Bildu de partido «de los terroristas» y afeó a Sánchez que lo haya considerado «interlocutor válido» y «socio preferente».

Podemos y ERC

Desde el lado «morado» del Ejecutivo, la ministra de Igualdad, Irene Montero, defendió que EH Bildu es un «partido democrático» que elige a los candidatos que considera «oportunos». «Desde el máximo respeto a la legalidad, a la ley electoral y a todos los procedimientos democráticos, cada partido elige a sus candidatos», expuso.

El portavoz de ERC, otro socio parlamentario del Gobierno, Gabriel Rufián, remarcó que la banda terrorista ETA ya no existe desde hace más de una década -«eso no es opinable, es pura información», remachó- y defendió que hoy Bildu es una «fuerza importantísima» que hace política. «En cambio, el fascismo sí que sigue existiendo, vemos manifestaciones e incluso atentados en todo el mundo con el fascismo detrás», añadió. Desde Bildu, la candidata a la presidencia de Navarra, Laura Aznal, manifestó que las personas condenadas que forman parte de las listas «tienen intactos todos sus derechos», también los políticos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios