El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. / EP

Podemos recupera su discurso antibélico en pleno debate por el envío de tanques a Ucrania

Los morados retan a Sánchez a convertirse en «la voz de la solución diplomática al conflicto» durante la presidencia española de la UE

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La petición de varios socios europeos para que Alemania envíe, o permita el envío por parte de terceros países, de tanques Leopard 2 a Ucrania (este martes el Gobierno germano confirmó mandará, al menos, una compañía de estos carros de combate) ha provocado que Unidas Podemos desempolve su discurso antibélico. El profundo avance de las tropas ucranianas durante el pasado verano y la constatación a través de varios sondeos del apoyo de gran parte de la población española al envío de material militar a Kiev (según el CISde diciembre, el 57% de los españoles estaría a favor de ello) silenciaron el debate.Pero ahora, la consigna de los de Ione Belarra vuelve a ser la de la «solución diplomática» como salida al conflicto, que recuperan a pocos meses de las autonómicas y municipales del 28-M.

Durante la comparecencia de Pedro Sánchez en el Congreso, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, recordó las palabras del presidente del Gobierno en el reciente Foro de Davos en las que reconoció la necesidad de negociar «con todo el mundo, incluido Putin». «Ese es el camino. Ahora parece que se están pidiendo tanques, pero a lo mejor lo siguiente son bombarderos o misiles que lleguen hasta Moscú. Estamos preocupados por esta deriva y pedimos que España sea la voz valiente de la diplomacia en Europa», zanjó el dirigente morado.

El diagnóstico es compartido por su compañero de Izquierda Unida, Enrique Santiago, que dibujó un futuro apocalíptico cuando compartió el turno de réplica con Echenique. «El escenario es de alto riesgo, de catástrofe atómica. Se construyen alianzas en Europa para enviar tanques, pero no se proponen soluciones diplomáticas para acabar con el conflicto. La falta de propuestas de paz es preocupante», afirmó.

El PSOE, a la espera de la UE

La diferencia respecto a lo sucedido hace un año, cuando el debate dentro del Gobierno amenazó con provocar una ruptura, es que en esta ocasión Unidas Podemos se encuentra frente a un PSOE más timorato, a la espera de conocer la postura de Bruselas. Desplegar en Ucrania este tipo de vehículos contribuirá a escalar la tensiones diplomáticas al mismo tiempo que podría ayudar a romper el frente de batalla.Pros y contras que se estudian en todas las cancillerías europeas, también en Moncloa. La decisión de Alemania, cuyo alcance deberá concretarse en los últimos días, forzará al Ejecutivo español a posicionarse.

La cuestión entronca con los mensajes lanzados los últimos días por otros dirigentes de la formación morada en los que rechazan elevar más la «escaldada armamentística» y militar a la guerra de Ucrania y han insistido en que es urgente para la Unión Europea priorizar la vía diplomática, parar el conflicto y conseguir un armisticio. Por ello piden a Ferraz «frenar el furor bélico». Un mensaje del que los socialistas toman nota, mientras aguardan los movimientos del resto de los aliados continentales.

Sánchez, aunque no adelantó el siguiente movimiento que tomará el Gobierno, si avanzó que actuarán coordinados con los aliados de la Alianza Atlántica. «Acabamos de conocer la decisión de Alemania y de Estados Unidos, tenemos que ir de la mano de nuestros aliados y vamos a coordinarnos cone llos. Creo que el presidente Zelensky aprecia los envíos de material y programas de entrenamiento por parte de España», zanjó.

Por ahora, solo la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha marcado una postura clara desde el ala socialista del Gobierno, y el lunes respondió a los morados que todo el material militar aportado sirve para garantizar la «legítima defensa» frente a la ofensiva rusa.

Tanto PP como Vox, paralelamente, apoyan el envío de carros de combate al frente. «Ucrania necesita tanques y no propuestas de apaciguamiento como usted ha hecho estos últimos días», espetó este martes a Sánchez la portavoz de los populares,Cuca Gamarra. Mientras Santiago Abascal pidió «acabar con la tibieza».