Borrar
Jaume Collboni, alcalde de Barcelona. Efe
ERC discrepa de Junts y no reconoce a Cataluña como minoría nacional

ERC discrepa de Junts y no reconoce a Cataluña como minoría nacional

El PSC asegura que la posibilidad de ceder la Alcaldía de Barcelona a los de Puigdemont no está sobre la mesa en la negociación

Cristian Reino

Barcelona

Lunes, 23 de octubre 2023, 14:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La negociación para la investidura de Pedro Sánchez está encallada en el debate sobre un nuevo estatus de Cataluña que reclaman los independentistas y en la aceptación por parte de los socialistas de un mediador internacional. La ley de amnistía y el reconocimiento europeo del catalán no serán aprobados antes de la votación de la elección del candidato socialista, por lo que Junts, que desde el inicio de las conversaciones hizo bandera de que cobra por adelantado, para diferenciarse y dejar en mal lugar a ERC, exige un relator que haga de mecanismo de verificación de los compromisos y los acuerdos. En 2019, Sánchez prefirió ir a elecciones antes que dar la autorización para que un mediador fiscalizara la mesa de diálogo. El asunto es espinoso. Aceptar un relator de la UE o de un organismo extranjero es darle al contencioso catalán la categoría de conflicto internacional.

En el apartado del reconocimiento nacional de Cataluña, se ha puesto sobre la mesa el término de «minoría nacional», que entronca con el concepto de «grupo objetivamente identificable» apuntado por la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que retiró la inmunidad como europarlamentario a Carles Puigdemont. El abogado del expresidente de la Generalitat, Gonzalo Boye, que le asiste en las conversaciones, ha basado buena parte de su defensa jurídica en los tribunales europeos en argumentar que el independentismo es una minoría nacional perseguida en España.

El reconocimiento podría servirle a Puigdemont para reforzar su defensa jurídica en los tribunales europeos y recuperar su inmunidad como europarlamentario. Las minorías nacionales están protegidas en un convenio marco de un tratado de la UE. Puigdemont, en la conferencia de Bruselas de hace mes y medio en la que fijó sus condiciones, llamó a cerrar un acuerdo histórico con los socialistas, que pasa por su reconocimiento nacional. «Cataluña es una nación, una vieja nación euroea», proclamó.

ERC, PSC y los comunes se desmarcaron ayer del concepto de minoría nacional, aunque solo los miembros del grupo de Sumar lo descartaron por completo. ERC y los comunes, en cambio, defendieron que Cataluña sea reconocida como una nación, una aspiración tradicional del catalanismo y que estuvo en el núcleo del debate de la reforma del Estatut. Los republicanos aseguraron que se «sienten cómodos» en el concepto de nación, dando a entender que no lo están con la acepción de minoría nacional, que es más identitaria. Fuentes republicanas califican la propuesta sugerida en La Vanguardia como un globo sonda. «No nos gusta ni como término, ni como concepto», afirmaron los comunes. Los socialistas guardaron silencio.

Debate del Estatut

El PSC esquivó también mostrarse a favor de que Cataluña es una nación, aunque lo defiende desde hace tiempo. El preámbulo del Estatuto catalán dice: «El Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña, ha definido, de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación». El título preliminar añade: «Cataluña, como nacionalidad, ejerce su autogobierno constituida en Comunidad Autónoma de acuerdo con la Constitución y con el presente Estatuto, que es su norma institucional básica». El PSOE no aceptó entonces reconocer a Cataluña como una nación.

Mientras y en paralelo, el PSC asegura que la posibilidad de ceder la Alcaldía de Barcelona a Junts de los siete diputados nacionalistas en la investidura de Pedro Sánchez no está en estos momentos sobre la mesa, saliendo así al paso de alguna información al respecto. El candidato de los junteros, el histórico convergente Xavier Trias, ganó las elecciones locales el 28 de mayo, pero se quedó con la miel en los labios después de que el PSC se viera favorecido por el apoyo de los comunes y el voto determinante del PP. Los socialistas catalanes reclamaron ayer «no mezclar carpetas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios