Borrar
Urgente Siete afectados, entre ellos un bebé de un mes, en el incendio de un edificio de Salamanca
Pedro Sánchez mantiene una reunión con Alberto Núñez Feijóo Efe
Sánchez exige a Feijóo que renuncie a hacer oposición contra la amnistía

Sánchez exige a Feijóo que renuncie a hacer oposición contra la amnistía

Endosa al PP los eventuales abucheos en el 12 de octubre, le pide «contención» y le acusa de amparar faltas de respeto al Rey

Lunes, 9 de octubre 2023, 14:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Nadie esperaba que Pedro Sánchez solicitara a Alberto Núñez Feijóo que apoye su investidura en el encuentro de casi una hora que ambos mantuvieron este lunes en el Congreso, dentro de la ronda de contactos convocada por el presidente del Gobierno en funciones con los grupos parlamentarios tras haber sido designado por el Rey candidato a la presidencia. Y no lo hizo. Lo que le exigió es que renuncie a hacer oposición, singularmente en la calle, contra la amnistía a los encausados del 'procés'; una medida de la que el propio PSOE abominaba hace poco más de dos meses y que ahora se ha convertido en la clave de bóveda para la reelección de Sánchez ante la imposibilidad de seguir en la Moncloa si no es con el apoyo de Carles Puigdemont y su partido.

Antes incluso de que Feijóo compareciera ante la prensa para dar cuenta del encuentro –y de que el portavoz parlamentario de los socialistas, Patxi López, hiciera también lo propio –, la dirección del PSOE ya hizo público un comunicado en el que estableció de manera nítida el marco en el que pretende que transcurran las próximas semanas de controvertidas negociaciones. Del mismo modo que, en la campaña electoral, Sánchez jugó la baza de la victimización y acusó al PP de haberlo «deshumanizado», ahora los socialistas intentan neutralizar las críticas a su último viraje en relación con los secesionistas acusando a Feijóo de falta de respeto a los procesos institucionales.

Sánchez reclamó así al líder del PP «contención en su intento desesperado de agitar la calle», le echó en cara que haya «convocado» dos manifestaciones contra su investidura, le hizo responsable de un cartel exhibido en la marcha organizada este domingo en Barcelona por la entidad Sociedad Civil Catalana en la que se acusaba al Rey de ser «cómplice del golpe de Estado» e incluso, de forma preventiva, le endosó los abucheos que, muy probablemente porque así ha sido ya en años precedentes, pueda recibir durante el desfile de este 12 de octubre.

El jefe de filas de los populares advirtió de que no renunciará a hacer las convocatorias que considere oportunas. «¡Solo faltaría que no podamos hacer actos. ¿No está haciendo él mítines todos los fines de semana? ¿Pero qué democracia es esta?», ironizó. También matizó que hasta ahora lo que ha hecho es participar en dos actos: uno de su partido, en la víspera de su propia investidura y cuando Sánchez no era aún candidato; y el de este pasado domingo que, bajo el lema 'No en mi nombre: ni amnistía ni autodeterminación', organizó SCC y en el que participaron 50.000 personas, según la Guardia Urbana, y 300.000, según los organizadores . Una marcha que horas antes de la cita en el Congreso había minimizado la portavoz de la ejecutiva socialista, Pilar Alegría, en una comparecencia en Ferraz.

Voces en contra

Alegría, como haría después Patxi López, vino a dejar claro lo que ya es evidente: que su líder no tiene ninguna intención de dar marcha atrás por más voces que cuestionen la pertinencia de amnistiar a quienes siguen diciendo que no cometieron ningún delito y se presentan como víctimas de un Estado «represor». La portavoz del partido afirmó que las negociaciones con Junts y el resto de fuerzas necesarias para que Sánchez sea reelegido «avanzan de manera razonable». y el del grupo parlamentario socialista se mostró convencido de que la investidura «saldrá adelante», aunque incidiendo en su cariz social y orillando el perdón que se negocia con los secesionistas. «Yo no sé si va a haber ley de amnistía o no», llegó a sostener.

En los últimos meses, el PSOE se ha topado con voces relevantes que, desde sus propias filas, alertan contra la gravedad de acceder a borrar las actuaciones cometidas en 2017 por los líderes independentistas; con las críticas de la oposición; y, a tenor de encuestas como la de 40db publicada ayer por El País, con la incomprensión de una parte nada desdeñable de sus propios votantes. Un sondeo en el que el 48% de las personas interrogadas dice preferir una repetición electoral.

Interpelada al respecto, Alegría adujo que la «verdadera encuesta» tuvo lugar el 23 de julio e insistió en la lectura en la que, desde la misma noche electoral, se mueve Sánchez. «Más de doce millones dijeron no a un Gobierno presidido por Feijóo con Vox y sí al Gobierno progresista y a seguir avanzando. Y dijeron no –alegó incluso– a una repetición electoral».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios