Borrar
Bruce Lee falleció de un edema cerebral el 20 de julio de 1973.
Medio siglo sin Bruce Lee, leyenda del cine y las artes marciales

Medio siglo sin Bruce Lee, leyenda del cine y las artes marciales

Su temprana muerte a los 32 años convirtió en mito al actor que popularizó el kung fu en Occidente y sufrió el racismo de Hollywood

Martes, 25 de julio 2023, 14:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En su ensayo/memorias 'Meditaciones de cine', Quentin Tarantino recuerda al hablar del cine de acción que la única amenaza seria a la hegemonía a escala mundial de Charles Bronson y Clint Eastwood en los años 70 partió de Hong Kong, encarnada en Bruce Lee. «Pero la prematura muerte del actor pondría fin a la competición antes de que de verdad empezara», establece. Si en 'Kill Bill' Uma Thurman homenajeaba al mito de las artes marciales con el icónico chándal amarillo que lucía en su filme póstumo 'Juego con la muerte' (1978), su aparición en 'Érase una vez en Hollywood', donde el especialista que encarnaba Brad Pitt le hacía morder el polvo, provocó cierta polémica.

Así, la hija del mito, Shannon Lee, lamentó que el filme le retratara de modo caricaturesco como «un capullo arrogante». Por su parte, Tarantino justificó que Lee no era precisamente un tipo humilde y que, según sus biografías, acostumbraba a humillar a los especialistas estadounidenses que trabajaban en sus películas. Su particular manera de hablar y un discurso filosófico que bebía del taoísmo y el budismo zen volvió a hacerse inmensamente popular gracias a un anuncio del BMW X3 en 2006. La frase «be water, my friend» pertenecía a la última entrevista televisiva que el actor concedió en 1971, dos años antes de morir en Hong Kong el 20 de julio de 1973.

Fragmento de la entrevista a Bruce Lee en 1971.

Medio siglo después de su fallecimiento, Bruce Lee permanece como la mayor estrella de las artes marciales de todos los tiempos. Fue el primer asiático-americano (nació en EE UU) en convertirse en una estrella en Hollywood, aunque, como bien observa Tarantino, su inesperada muerte a los 32 años se produjo justo cuando se disponía a asaltar Estados Unidos con su mejor trabajo y el primero producido por un gran estudio, Warner Bros. 'Operación Dragón' (1973), que llegó a los cines seis días después de su entierro, arrasó en todo el mundo. Durante las protestas en Hong Kong en 2019 en contra del autoritarismo chino, los manifestantes adoptaron el lema «sé agua» y burlaron a la Policía con tácticas de guerrilla urbana. Bruce Lee sigue siendo una leyenda.

El documental definitivo sobre el artista, 'Be Water' (2020), disponible de manera gratuita en RTVE Play, no deja dudas sobre su muerte. Su compañera la actriz Betty Ting Pei le proporcionó un analgésico para aliviar el dolor de cabeza que le provocó una reacción alérgica que derivó a su vez en un edema cerebral. Sin embargo, médicos de la clínica madrileña Jiménez Díaz defienden que Lee falleció por hiponatremia, un fallo en los riñones provocado por su incapacidad para excretar el consumo de agua. El estudio, publicado el año pasado en la revista 'Clinical Kidney Journal', acababa con las conspiraciones. Ni la Triada china ni las drogas (en su chapucera autopsia se detectó cannabis) ni una maldición familiar (su hijo Brandon murió de un disparo en un rodaje a los 28 años). Irónicamente, el agua mató al hombre que promulgaba convertirse en fluido (en realidad, una frase del guion de la serie 'Longstreet').

Desengañado de Hollywood

Hijo de una estrella de la ópera cantonesa, Bruce Lee nació en 1940 en San Francisco en mitad de una gira de su madre. De vuelta ya a Hong Kong, fue actor infantil y a los 13 años entró en la academia del legendario maestro del wing chun, Ip Man. A los 18 su padre le envía a Estados Unidos para sacarlo de las peleas callejeras. Estudia Filosofía y se casa con Linda Lee Cadwell, una mujer caucásica con la que tuvo dos hijos. Su popularidad vendrá de la mano de los 27 episodios de 'El avispón verde' (Green Hornet), una serie en la que cada vez fue teniento más diálogos como el fiel servidor Kato. El racismo de Hollywood provocó que el papel de su vida en la serie 'Kung Fu' fuera a parar a David Carradine. Desengañado, regresó a Hong Kong, donde perfeccionó su técnica y enlazó tres taquillazos globales: 'Kárate a muerte en Bangkok' (1971), 'Furia oriental' (1972) y 'El furor del dragón' (1972).

Bruce Lee combate con Chuck Norris en ''El furor del dragón' (1972).

Steve McQueen, James Coburn y Kareem Abdul Jabbar, entre otros, fueron pupilos en Los Ángeles de Lee, que resultaba tan hipnótico aleccionando como practicando artes marciales con un físico perfecto: 172 centímetros y 63 kilos de pura fibra muscular. «Si luchas contra mí ya puedes matarme», retaba con chulería el protagonista de 'Karate a muerte en Bangkok', cuyas coreografías de peleas eran tan rápidas que se tenían que rodar a 32 fotogramas por segundo en vez de a 24. Obsesivo y perfeccionista, Lee supo aunar en su manera de luchar las lecciones aprendidas del boxeo, la danza, la esgrima y el taichí. Su ambición se topó con el racismo de la época y su temprana muerte lo convirtió en una leyenda tan viva hoy como hace medio siglo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios