Borrar
Tres de los cachorros de la película de 'Patrulla canina'. RC
'Patrulla canina': por qué gusta tanto esta pandilla de perros

'Patrulla canina': por qué gusta tanto esta pandilla de perros

La película basada en la serie infantil triunfa en la taquilla y revitaliza un fenómeno que dura ya 10 años

Mikel Labastida

Valencia

Martes, 17 de octubre 2023, 00:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ya no son la Patrulla Canina, ahora se han convertido en la súper Patrulla Canina. Parece lo mismo, pero no lo es. Solo los padres, tíos o abuelos a los que les haya tocado este pasado fin de semana acompañar a un niño al cine entenderán la diferencia. Todos a una. Resulta que los populares cachorros han logrado nuevos poderes después de que un meteorito se estrellase en Ciudad Aventura. Chase ha aumentado notablemente su velocidad, Skye es capaz de volar y Zuma puede convertirse en agua. Nada menos. El resto de integrantes, Marshall, Liberty, Rubble y Rocky, también han salido reforzados del accidente, pero no haremos más espoilers y dejaremos algo de intriga para quienes acudan a ver la película que sobre estos particulares personajes acaba de aterrizar en las salas. La taquilla se ha enterado de su llegada. 171.000 espectadores en España la han aupado a las primeras posiciones, logrando un éxito muy superior de lo que tuvo la cinta anterior. No es un hecho aislado de nuestro país. Los simpáticos perros llevan recaudados más de 125 millones de dólares en todo el mundo. Las tiendas de juguetes ya se frotan las manos porque todas estas novedades vienen aparejadas con nuevas figuras, vehículos y otra clase de objetos que los más pequeños, sin duda, querrán incorporar a sus colecciones. «Lo siento papis, la Patrulla Canina tiene nuevo merchandising», anuncian con ironía desde la pantalla grande.

'PAW Patrol' -ese es el título original de estos dibujos animados- es una producción canadiense que se estrenó en 2013 en el canal Nickelodeon y enseguida logró conectar con el público infantil. Consiguió expandirse por todo el mundo y obtener nuevas tandas de capítulos. En total lleva emitidas 10 temporadas y ha saltado al cine en dos ocasiones. Serán más, no cabe duda en vista de los buenos resultados en la recaudación. También se ha puesto en marcha un 'spin-off' protagonizado por Rubble, el bulldog de la cuadrilla. Hay que exprimir el fenómeno al máximo.

¿Cómo es posible que 10 años después estos perros con habilidades increíbles para resolver cualquier percance sigan atrayendo a nuevas generaciones? Nada es casual. La producción está ideada para enganchar, desde el diseño de personajes hasta la pegadiza canción de apertura. ¿Quién no ha escuchado alguna vez lo de «ya está aquí, ya llegó la Patrulla Canina. Si hay algún problema en Bahía Aventura la Patrulla Canina va a solucionar»? La sintonía es pegadiza y la letra, fácil de recordar. Bingo, la combinación perfecta. Está compuesta para que los niños (y los padres de rebote) la aprendan rápidamente y la reconozcan fácilmente. Primer objetivo cumplido: acaparar la atención de los niños. Sobre todo de los que tienen entre 3 y 7 años -su público potencial-, que se caracteriza por ser bastante repetitivo en sus gustos y por consumir los mismos contenidos en bucle, una y otra vez. También ayuda a este enganche que el patrón de cada capítulo sea siempre bastante similar. La narración comienza con algún altercado en Bahía Aventura, para su resolución se requiere la ayuda de los poderosos chuchos, estos siempre están disponibles y acuden raudos y veloces allá donde les llamen, y no hay vez en la que no consigan restituir la normalidad. Son unos héroes, un ejemplo a seguir, un referente al que imitar. ¿Quién no iba a dejarse seducir por ellos?

Otra de las claves del éxito de 'Patrulla canina' radica en la fácil identificación con cada uno de los protagonistas. Cada uno de los personajes se distingue por un color, por una habilidad especial frente al resto y por un vehículo. Y repiten frases como «a volar se ha dicho» o «listos para el guau guau rescate». Los que mayores adeptos acumulan son Chase, el pastor alemán policía, y Marshall, el dálmata bombero, aunque el resto también ha sabido generar su propia comunidad de fieles. Los creadores han ido introduciendo cachorros nuevos con el fin de ampliar el abanico de posibilidades y de captar a los todavía indecisos. También para acallar algunas críticas. Porque sí, también esta ficción ha sido blanco de algunos ataques en diferentes sectores, por ejemplo el político.

Críticas políticas

En España, sin ir más lejos, la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez protestó el año pasado por la falta de relevancia de personajes femeninos en shows infantiles y ahí mentó a los célebres canes: «¿Has pensado alguna vez viendo dibujos con tus peques que hay demasiadas series con exactamente un solo personaje femenino, normalmente accesorio de los principales personajes masculinos? ¿Por qué Skye no puede ser la jefa de la Patrulla Canina si es la que siempre acaba rescatando al personal?«, se preguntaba la política. Lo cierto es que en un principio la representación femenina en la patrulla fue escasa y hubo que hacer fichajes para tratar de paliar la descompensación. Así llegaron Everest y Liberty. No, en eso no tuvo nada que ver la crítica de Rodríguez, sino una conciencia social que en otras épocas hubiese sido inaudita en este tipo de programas.

Rubble y Rocky, de 'Patrulla Canina'. RC

En el 'spin off' dedicado a Rubble se ha incluido a un personaje no binario, que acompaña a los perrillos. Se trata de un skater que luce zapatillas y calcetines con los colores de la bandera del orgullo trans que ha sido creado por el activista del canal Queer Kid Lindz Amer, que tiene como objetivo visibilizar a personajes LGBT en producciones familiares. Ese interés demuestra la necesidad de este tipo de contenidos a adaptarse a los nuevos tiempos para sobrevivir y seguir ganando adeptos. 'La patrulla canina' también trata de transmitir valores relacionados con la igualdad o el medio ambiente. Y esto, en teoria, los convierte en lugares seguros donde dejar a los niños entretenidos un rato.

La personificación de perros es un recurso habitual en productos infantiles desde siempre. Son animales con los que cualquier niño se siente cómodo y cercano y puede empatizar. Snoopy, Goofy, Pluto o Scooby Doo son algunos de los más clásicos. A la lista se unieron otros como Foofur o D'Artacán y los mosqueperros. Los últimos en ladrar fuerte, además de la Patrulla canina, han sido Bluey y su familia, personajes de una serie animada australiana que se caracterizan por la naturalidad con la que tratan algunos temas de hoy en día como la infertilidad o la salud mental.

Unos van y otros vienen. Pero la Patrulla permanece. Ha cumplido una década y mantiene su eficacia. Desde su torre de control vigilan ya a varias generaciones que han caído rendidos a ella. Las plataformas se rifan el título, conscientes de las preferencias infantiles. Está disponible en Netflix, Prime Video o Movistar. A veces son niñera, otras actúan como premio. Lo ideal es que sirvan de agradable compañía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios