Borrar
Imagen de 'El pequeño Nicolás'. RC
Películas para niños | 'El pequeño Nicolás' es una delicia

'El pequeño Nicolás' es una delicia

Esta premiada exquisitez animada, adaptación de los cuentos ilustrados del conocido personaje y biopic de sus creadores, es unos de los lanzamientos más sugestivos de la actual cartelera. Merece la pena degustarla en pantalla grande

Jueves, 22 de diciembre 2022, 09:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De chaval, en tiempo analógicos, se llevaba en clase intercambiar tebeos entre los compañeros, como hacían con las novelas de bolsillo nuestros mayores. Era una suerte de biblioteca a pequeña escala. El trueque implicaba camaradería y en cada entrega y devolución se establecía un diálogo de tú a tú entre pequeños lectores, ofreciendo opiniones llenas de entusiasmo sobre aquellas historietas que habíamos devorado con ahínco. Astérix, como Mortadelo y Filemón, Superlópez o Tintín, figuraba en la liga de los más grandes. Todos queríamos esa pócima mágica que te daba superfuerza. Era tendencia amar al torpe Obélix, alucinar con Panorámix y reírle las gracias al perrito Ideafix. Esa aldea gala que resiste ahora y siempre al invasor era un lugar mágico por el que perderse. Todavía soñamos con grandes banquetes bajo la luz de la luna, pero, al margen de estos maravillosos cómics citados, existía otra colección que también formaba parte, con fuerza, de nuestra memoria emocional y nos volvía locos, a medio camino entre el cuento ilustrado y las viñetas: 'Las aventuras del pequeño Nicolás', cuyo dibujos corrían a cargo del genial Sempé y los textos venían firmados por el mismo responsable de los guiones de Astérix y Obélix, un tal Goscinny, un auténtico genio.

En la actualidad, 'El pequeño Nicolás' sigue cautivando a lectores de todas las edades. No hay dibujo de Sempé, en blanco y negro o acuarelas, que no hipnotice a todo lector avezado. El personaje que creó junto a Goscinny es tan entrañable como memorable, esencial en la literatura francesa desde su origen, a mediados de los años 50. La popular serie de libros se convirtió en una comedia discreta en imagen real de la mano de Laurent Tirard ('Un hombre de altura'). Cuenta con una secuela, pero la gran noticia es su reciente salto al campo del dibujo animado gracias a Amandine Fredon y Benjamin Massoubre.

Numerosos premios

La película se presentó en Cannes, ganó el máximo galardón en el festival de Annecy, el más importante si hablamos de animación, y se ha estrenado estos días en nuestra cartelera, bajo la apisonadora de James Cameron, pudiendo pasar desapercibida a pesar de su enorme valía. Recordemos que Nicolás es un niño de diez años especializado en meterse en líos. El filme que traslada sus tropelías -que en estas líneas recomendamos encarecidamente-, no realiza únicamente un cumplido homenaje al pequeño, también es una oda a sus inmensos creadores, entrelazando retazos biográficos de sus vivencias con fragmentos de los cuentos del singular golfillo, cuyas travesuras, llenas de humor e ironía, siguen cautivando a la audiencia.

Gráficamente exultante, en la línea de 'Arrugas' o 'Josep' en las partes dedicadas a Sempé y Goscinny, mimetizando las viñetas cuando toca rememorar algunos pasajes de las aventuras de Nicolás y sus compañeros de diabluras, 'El pequeño Nicolás' también se recrea en el acto de dibujar, una modo de expresarse que nunca deberíamos abandonar a lo largo de nuestra existencia. La película resulta una experiencia sensorial encomiable para los conocedores de la obra de partida, pero se muestra también cercana para los profanos. Se trata con sumo respeto el material original y juega con el metalenguaje hasta el punto de presentar en una secuencia al propio Nicolás viendo una entrevista de sus creadores junto a su familia en la televisión de casa. Hay fantásticos recursos visuales -increíble la paleta y el uso de la textura de la acuarela- que facilitan las transiciones entre escenas, alimentando un tono inaudito que fluye con ritmo entre la realidad y la fantasía. Nicolás habla con Sempé -quien murió poco antes de que se estrenase la película, a los 89 años-, intercambia impresiones, entrelazando la historia con inevitables guiños a Astérix y Obélix. Podemos ver directamente ilustraciones originales, bien integradas, entre otros planos de una belleza plástica exuberante.

'El pequeño Nicolás' ha tomado un camino inesperado en su adaptación a la imagen en movimiento. Lejos de ofrecer una versión lineal de las tribulaciones del personaje, más evidente, apuesta por un relato diferente, especialmente emotivo en su tramo final, cuando se narra cómo Goscinny falleció con apenas 51 años, afectando notablemente a su compañero Sempé. En el guion del filme figura el nombre de Anne Goscinny, hija del escritor, con lo cual se da por hecho el cariño que impregna la emocionante propuesta. Las ilustraciones cobran vida para hablar del concepto de amistad, de la creatividad, de nuestros primeros años de colegial y muchas cosas más. Los amantes del cómic disfrutarán especialmente de una producción exquisita que merece especial atención. El público adulto quizás tenga que secarse alguna lagrimilla mientras el más menudo se ve reflejado en las chiquilladas de Nicolás.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios