Borrar
Los hermanos Roy en el nuevo capítulo de 'Succession'. RC
Crítica episodio 4x01 de 'Succession': 10.000 millones para matar a un padre

Crítica episodio 4x01 de 'Succession': 10.000 millones para matar a un padre

La contienda final en la familia Roy comienza con un intercambio loco de ceros para demostrar hasta dónde están dispuestos a llegar los protagonistas

Mikel Labastida

Valencia

Martes, 28 de marzo 2023, 09:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

'Succession' se disfruta desde el primer instante, desde que suenan los acordes de la intro de Nicholas Britell, que cuatro temporadas después nos sigue emocionando igual, es decir, mucho. La cabecera de esta serie goza de la épica que tenía la de 'Juego de Tronos', que no es poco, y como aquella consigue rápidamente que el espectador entre en el universo de los protagonistas, en este caso los Roy. En esta no se muestran territorios, ni muros, ni mares. En esta encontramos imágenes de videocámara casera, jardines y piscinas en mansiones opulentas y panorámicas de Nueva York. Pero ambas coinciden en que sirven para arrojar pistas sobre lo que sucederá en los próximos capítulos.

Así que tocaba, en el episodio 1 ofrecido esta semana en HBO Max, observar los cambios en el 'opening' y tratar de adivinar lo que pudieran significar. Localizamos, por ejemplo, una nueva imagen retrospectiva de un pequeño Roy, al que no habíamos visto antes, a bordo de un coche de juguete rojo en un jardín en el que también está aparcado un bólido que bien podría ser el del patriarca. ¿Choque de automóviles a lo largo de la temporada? Más novedades, las noticias impresionadas en las pantallas de los informativos de ATN News, con mensajes que cuesta desclasificar. «China Hack podría ver a 40 millones de estadounidenses sepultados en sus coches eléctricos», dice una de ellas. Hay tomas inéditas sobre la gran manzana y otra de los estudios Waystar, pero lo que más llama la atención es un móvil en el que se deja ver la aplicación de Stargo, que podría resultar de la unión de Waystar y GoJo.

Imagen nueva en la cabecera. RC

Falta por ver si esos detalles conducen a alguna parte. Tenemos nueve capítulos por delante para comprobarlo. De momento, en el arranque de la temporada final, hemos asistido al primer combate familiar. Tengamos en cuenta que la serie terminó su anterior emisión (en 2021) con los hijos de Logan fuera de juego, después de que su padre, con la ayuda de su exmujer y la traición de Tom, cambiase una cláusula para anular sus poderes en la empresa. Asimilando el golpe y deseando asestar ellos otro en este episodio los tres (Kendall, Siobhan y Roman) se unen (qué gusto da verles hacer pandilla) y buscan la manera de hacer daño a su padre. Acostumbrados a hacérselos a ellos mismos localizar un frente común les hace bien.

Han decidido poner en marcha una nueva compañía empresarial, The Hundred, dedicada a la información. Una mezcla de «Substack, Masterclass, The Economist y The New Yorker», según Kendall. Pero de ella se olvidan pronto en cuanto se enteran de que Logan va a comprar el conglomerado de medios PGM que, ahora sí, está dispuesta a vender Nan Pierce. Los niños, así los llama Logan (también los cita como 'las ratas') están dispuestos a desembolsar lo que sea con tal de hacerse con la preciada pieza para sacudir a su padre. A partir de ahí comienza una trepidante negociación a dos bandas, en la que se suceden varios reuniones de bandos, algunas llamadas de teléfono y un buen puñado de ceros. Por 10.000 millones de euros se hacen con la firma. Hablan de millones como el resto de mundanos hablaríamos de pipas. Para ellos es una cifra, para nosotros un motivo de mareo. «Gracias por ofrecer el número más grande, imbéciles», les espeta el padre. Son imbéciles, todos lo sabemos, por lo que sospechamos que la jugada no les puede salir bien.

Tom, el traidor Tom, protagoniza algunas de las mejores secuencias del capítulo recién estrenado. Ha engañado a su mujer y se ha aliado con su suegro por lo que toca resituarse y calcular las posibilidades que tiene de sobrevivir en esta contienda familiar. La primera charla la mantiene con Logan. Quiere saber hasta qué punto puede confiar en él y qué ocurrirá si se divorcia de su hija. De momento parece que Logan le convence de que estará de su lado. Y no podemos evitar ponerlo en duda y vaticinar que se deshará de él tan pronto como pueda. Tom también enreda al primo Greg, con el que ha trazado una extraña alianza, cuando le asegura -sabemos que miente- que un circuito de cámaras ha grabado lo que haya hecho en el terreno sexual con la ayudante de su tío.

Tom y Siobhan en su casa. RC

La conversación más determinante y demoledora será al final del día cuando coincida en casa con su mujer, Siobhan, y ambos muestren sus cartas. «¿En serio quieres que hagamos un recuento de todo el dolor en nuestro matrimonio?», pregunta sincero a la que todavía es su esposa, reprochándole que han llegado hasta allí por las continuas deslealtades entre los dos. Son conscientes de los excesos cometidos, de los límites cruzados, del punto sin retorno en el que se halla ese matrimonio. No tengo todas conmigo de que no vayan a reconciliarse más adelante por motivos estratégicos, pero lo que no tengo duda es de que es una pareja rota, abrasada, arrollada por la lucha sin cuartel en la que se han visto inmersos. Se tumban en la cama abatidos por ellos mismos. Es una imagen poderosa.

Aunque no tanto como la de Logan caminando por un parque de Nueva York (estos protagonistas nunca suelen pisar suelo así que extraña verlo en esa estampa) y más tarde compartiendo cena con su guardaespaldas al que confiesa que lo considera su mejor amigo. Es triste, no tiene a nadie más. Está solo. Es lo más cerca que hemos estado de comprobar la vulnerabilidad del patriarca de los Roy. Es un ser herido. Su entorno es consciente y él se descubre más frágil que nunca. Jamás le habíamos visto así, se van a aprovechar de que esté así, las fieras andan al acecho.

Nos repugna Logan. Pero resulta inevitable no apiadarse ante lo que le sucede. Mi compañera Andrea Morán desconfía de quienes consideran a los Roy unos desgraciados y está convencida de que parte de la audiencia opina eso porque no pueden llevar su tren de vida. El tren del patriarca va a descarrilar esta temporada. Estamos seguros. Falta por ver a quién se lleva por delante. Porque por mucho dinero que tenga no puede evitar sentirse solo. Y eso, se mire como se mire, es un drama.

Durante la temporada realizaremos un resumen semanal de cada capítulo de 'Succession', en el que se irán turnando Mikel Labastida, Andrea Morán y Rosa Palo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios