Borrar
Imagen de 'Spy/Master'. RC
Crítica de 'Spy/Master': el espía que surgió de los Cárpatos

Crítica de 'Spy/Master': el espía que surgió de los Cárpatos

La serie de HBO Max recupera con tino algunos aspectos de los clásicos de espionaje

Lunes, 19 de junio 2023, 02:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El gusto por el espionaje durante los años del telón de acero sigue vivísimo: mientras que Filmin, bajo el nombre de 'El topo', recupera dos maravillas de la ficción británica basadas en sendas obras de John le Carré, 'Calderero, sastre, soldado, espía' y 'La gente de Smiley', protagonizadas por el auténtico y verdadero George Smiley, es decir, Sir Alec Guinness, HBO Max trae la estupenda serie rumana 'Spy/Master' que, a pesar de haber sido estrenada en la última Berlinale con buenas críticas, ha pasado prácticamente desapercibida.

Será la nostalgia, pero en un momento donde la tecnología parece haber limitado el espionaje a tipos que se sientan delante de un ordenador y piden comida por Amazon, se agradece la recuperación de la vigilancia física, los cigarrillos consumidos con ansiedad, los trajes de tergal, los mensajes ocultos en etiquetas de botella de champán y las reglas de Moscú. Porque todo eso está en los seis episodios de la analógica 'Spy/Master'. Eso y, sobre todo, la intriga, esencial en una serie de este género. Y, aquí la intriga es saber si el circunspecto y contenido Víctor Godeanu (Alec Secăreanu) conseguirá escapar de la contrainteligencia rumana tras traicionar a su país. Como afirma Smiley, el espía que mejor comprende el misterio del comportamiento humano, «La traición es, en gran parte, cuestión de costumbre».

Estamos en 1978, en una Rumanía sometida a la sangrienta represión y a los delirios de grandeza del general Ceaucescu, el dictador europeo que acabó siendo fusilado junto a su esposa (tan odiada y temida como él) en la Navidad de 1989. Godeanu, mano derecha de Ceaucescu, es un alto cargo de la Securitate rumana que ha estado quince años pasando secretos al KGB, hasta que sus compañeros comienzan a sospechar de él. Moscú le propone la extracción, pero Godeanu se niega: no quiere pasar de una dictadura a otra, no quiere salir de un país en el que tiene que quemar un retrato de Ceaucescu dibujado por su hija por miedo a que lo consideren una caricatura para vivir en otro donde tendrá que hacer lo mismo con el retrato de Brézhnev.

La única escapatoria que encuentra Godeanu es desertar a Estados Unidos; por ello, y aprovechando un viaje en misión diplomática a Bonn, contacta con el agente de la CIA Frank Jackson (Parker Sawyers) para que le saque de Rumanía. Pero las circunstancias no son las adecuadas: se están produciendo las conversaciones de paz de Camp David entre Israel y Egipto, y el presidente Carter no quiere que peligren, por lo que la extracción de Godeanu se va posponiendo. Así, y mientras el rumano permanece en una especie de limbo, los espías de su propio país y los del KGB van estrechando el cerco. Por si eso fuera poco, el régimen amenaza a la familia de Godeanu, que permanece en Bucarest y que comienza a sufrir las consecuencias de su deserción.

Pero Godeanu no es el héroe de le Carré, no es el hombre que permanece moral en un mundo inmoral: a través de la narración de los días previos a su viaje a Bonn, que contextualizan la acción y explican las motivaciones de Godeanu, conocemos sus aspectos más oscuros, que son muchos y que enriquecen al personaje, tanto como el trabajo de Alec Secăreanu, que interpreta a un tipo inexpresivo y grave cuya máscara se va resquebrajando a medida que se va sintiendo acorralado.

'Spy/Master' constituye un ejercicio notable que, aunque no aporta nada nuevo al género, es suficientemente inteligente como recuperar con tino algunos aspectos de los clásicos: mezcla la intriga de los 'thrillers' políticos norteamericanos de los 70 y el estilo sólido de las antiguas series británicas de espionaje, y lo aliña con una calma tensa y una poderosa sensación de claustrofobia, la de un hombre que no encuentra ninguna vía de escape. Mientras, Smiley se limpia las gafas con la punta de la corbata.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios