Borrar
Samuel L. Jackson en 'Invasión secreta'. RC
'Invasión secreta': un arranque marcado por la polémica

'Invasión secreta': un arranque marcado por la polémica

Lo último de Marvel se defiende fusionando la ciencia-ficción con el cine de espionaje, pero la serie ha sido muy criticada por algo inesperado

Lunes, 26 de junio 2023, 08:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La que se ha liado en las redes sociales, cómo no, con el último estreno de Disney + con el sello Marvel: 'Invasión Secreta'. Esta vez no ha sido la enésima pataleta por la supuesta inclusión forzada en el casting, tampoco por la calidad final del contenido, por supuesto. Los títulos de crédito de apertura, diseñados mediante una inteligencia artificial genérica, han puesto de los nervios a una buena representación de aficionados a la ficción superhéroica, especialmente en papel. El sector profesional del cómic se ha llevado las manos a la cabeza, con razón. ¿Hay necesidad de hacer algo así con la cantidad de gente que trabaja la imagen en La Casa de las Ideas? La compañía que firma la pieza de presentación del inicio de la serie, Method Studios, han respondido rápidamente a las críticas afirmando que la IA no sustituyó a ningún artista, a de entenderse como una herramienta más, pero la excusa no cuela.

Viendo el acabado, canta lo suyo y es, digámoslo claro, un horror estéticamente hablando. Cierto es que la propia temática de la historia invita a algo así. Recordemos que los skrulls -a los que ya vimos en 'Capitana Marvel'-, con la capacidad de mimetizarse con quien quieran, son como ultracuerpos que nos sustituyen, como probablemente va a ocurrir con las IAs con algunos humanos en algunos ámbitos de trabajo no tardando mucho, pero la metáfora no casa con lo que vemos.

Para llegar a las imágenes que luce la polémica cabecera de 'Invasión Secreta' la IA en cuestión ha chupado online la labor de mucha gente que creó las imágenes originales que la herramienta ha fusionado buscando su propio look. El estudio ha cobrado, pero el resto o no. El tema es discutible, pero vamos a lo importante: es condenadamente fea. Es, con creces, lo peor de un interesante comienzo de serie que se aleja de los tipos con superpoderes y apuesta por el thriller.

El cine de espías es la mayor inspiración de la historia, como ya ocurriera en algunas adaptaciones de las tribulaciones en solitario del Capitán América, especialmente 'Winter Soldier'. Los Skrulls son extraterrestres cambiaformas, no siempre bien adaptados en nuestra sociedad, divididos en dos facciones: los que quieren volver a habitar su piel y conquistar la Tierra y los que prefieren integrarse y convivir en equilibrio con los humanos. Unos y otros se camuflan entre nosotros, gracias a su capacidad para copiar nuestro aspecto y facciones. El bando descontento busca la desestabilización del planeta, realizando acciones terroristas puntuales que empujan a la confrontación entre grandes potencias. Empieza el espectáculo en Moscú, guiñándole el ojo a la guerra fría. Nick Furia, sin su parche en el ojo, interpretado con indudable carisma por el gran Samuel L. Jackson, vuelve del espacio, donde estaba con sus cosas, para calmar los ánimos y restaurar la paz, pero la batalla no ha hecho más que empezar. Sumido en una depresión tras el lapso, debe reencontrase consigo mismo y plantar cara al miedo.

El reparto, la mejor baza

El reparto es la mejor baza de una serie que da el pistoletazo de salida con gancho, sin estrépitos. A Jackson le secunda una extraordinaria Olivia Colman ('La favorita'), que brilla en todo lo que hace. También figuran Emilia Clarke, alias Daenerys Targaryen, y Ben Mendelsohn, de jugosa filmografía con títulos como 'Convicto' o 'Animal Kingdom'. Detrás del guion está Kyle Bradstreet, que nos suena de algo por 'Mr. Robot', quien ha trasladado, con muchas licencias, el cómic escrito por Brian Michael Bendis e ilustrado por Leinil Francis Yu, con la ayuda de Ali Selim ('The Calling') en la realización. No han hecho mucho caso al tebeo de partida, pero la intriga engancha al espectador, con un un ritmo estudiado, a diferencia de otras propuestas recientes del UCM. Ocho capítulos conforman el arco argumental de una primera temporada que quizás tenga que cambiar sus créditos para suavizar la sonada denuncia por parte de numerosos fans enojados en la red.

'Invasión Secreta' juega, inevitablemente, en un escenario que coincide en algunos aspectos con nuestra civilización actual. El paralelismo con la inmigración es evidente, pero no falta el suspense y buenas escenas de peleas bien narradas, además de fusionar la tensión propia de una trama de espionaje con la ciencia-ficción. La serie explota la química que surgió entre Furia y Talos, el Skrull bueno interpretado por Mendelsohn en 'Capitana Marvel'. Ambos tendrán que unir fuerzas, y buscar nuevos aliados, para enfrentarse a una amenaza interplanetaria. Quizás falta oscuridad en el tono, iremos viendo cómo avanza la acción, pero queda claro que se sitúa al margen de clásicos del séptimo arte como 'Los ladrones de cuerpos' y opta por otra vía más comercial, en la línea de 'Falcon y el soldado de invierno'. Esperemos que con mejores resultados y una explosión final de altura. No parece que vaya a renovar, dando un puñetazo en la mesa, el audiovisual protagonizado por superhéroes, pero le da un toque adulto que, en estos momentos, le puede ir bien a una moda, no tan incombustible, que se resquebraja.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios