Borrar
Jon Favreau, el pasado martes, en la presentación de la tercera temporada de 'The Mandalorian'. Juan Naharro
Jon Favreau: «Nunca me he sentido tan lleno como con 'The Mandalorian'»

Jon Favreau: «Nunca me he sentido tan lleno como con 'The Mandalorian'»

«No sé si una marioneta animatrónica como Grogu existiría en otra serie», plantea el 'showrunner' de la ficción cuya tercera temporada empieza el miércoles

Iker Cortés

Madrid

Domingo, 26 de febrero 2023, 11:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Reconocía el pasado martes Jon Favreau (Nueva York, 56 años), en un coloquio en el cine Proyecciones frente a cientos de estudiantes de la Escuela de Cine de Madrid, que jamás había estudiado en una. «Así que no utilicéis mis respuestas en los exámenes porque no os van a funcionar», bromeaba. No se habrá formado en una institución así, pero es innegable que el director y guionista no lo ha necesitado. Metió la pata en la industria a través de la interpretación, con papeles en películas como 'Rudy. Reto a la gloria' (1993), 'P. C. U.' (1994) o 'Very Bad Things' y personajes efímeros en series como 'Seinfeld', 'Chicago Hope' o 'Friends'. Para cuando se convirtió en el novio de Monica Geller, Favreau ya había escrito una película como 'Swingers' (1996) y estaba a punto de dar el salto a la silla de director.

Poco podía imaginar entonces que una década más tarde iba a hacerse con los mandos de las dos primeras entregas de 'Iron Man' (2008 y 2010), las más celebradas, y que luego se ocuparía de trasladar a imagen real o animación por ordenador títulos tan emblemáticos como 'El libro de la selva' (2016) o 'El rey león' (2019).

Pero Favreau no andaba en Madrid el pasado martes para hablar de cine. Estaba en la capital para promocionar la tercera temporada de 'The Mandalorian', que desembarcará el próximo miércoles, 1 de marzo en Disney+. Jaleado como una estrella del rock –aplaudieron casi cada una de sus intervenciones–, el productor ejecutivo, 'showrunner' y guionista principal de la ficción saludó a los presentes con un «¿Qué tal? Gracias Madrid. Es la primera vez que vengo a esta ciudad. ¡Tenéis la comida más increíble del mundo!».

Lo cierto es que hay mucho interés en la continuación de las aventuras del mandaloriano. La segunda finalizaba con el protagonista, al que da vida Pedro Pascal, entregando a Grogu a Luke Skywalker para enseñarle a controlar sus poderes. «Introdujimos muchos personajes y líneas narrativas y planteamos muchas preguntas no solo en las dos temporadas anteriores sino también en 'El libro de Boba Fett'. Ahora sabemos que el personaje de Pedro Pascal se ha quitado el casco y en la secta a la que el pertenece eso es un gran pecado. Para que le vuelvan a aceptar y se redima tendrá que ir al planeta Mandalore, que está en ruinas, y bajar a las aguas vivientes para bañarse y recibir ese perdón», avanza Favreau.

Qué duda cabe de que el fan de 'Star Wars' está de enhorabuena, con tantas series de acción real y animación ambientadas en su universo. Ahora bien, ¿cómo se las apaña Favreau para que todos estos proyectos se coordinen entre sí? «Es cierto que pasan muchas cosas a la vez y que algunas de ellas suceden en el mismo periodo, que va desde 'El retorno del Jedi' hasta el 'Episodio VII', como sucede con 'Asohka', 'El libro de Boba Fett' o 'Skeleton Crew'. Yo solo debo estar preocupado precisamente de esos, que son los que se conectan con 'The Mandalorian' y tener claros los hechos. Mi socio Dave Feloni y Kathleen Kennedy, en cambio, tienen que tener encuenta toda la línea temporal y series como 'Obi-Wan Kenobi' o 'Andor'», señala quien contaba con tan solo diez años cuando el episodio IV de la saga se estrenó.

Grogu, en un fotograma de la serie.
Grogu, en un fotograma de la serie.

«Recuerdo alucinar no solo con los efectos especiales sino con la forma en la que George Lucas hablaba de los mitos. Según me fui haciendo mayor, vi que Lucas hablaba de influencias como el wéstern o el spaguetti wéstern, las cintas de samurais, la obra de Joseph Campbell, tan centrada en los mitos. Me di cuenta de que Lucas tiraba de la antropología para crear historias y personajes», resume. Por eso, cuando asumió este encargo no solo acudió a todo el universo que había desarrollado Lucas sino que se aproximó a todas sus influencias. «Vimos cine de John Ford, de Sergio Leone y de Akira Kurosawa», explica. «Se trataba –dice– de hacer historias sencillas, con nuevos personajes, pero también de llenarlo de referencias no solo a las películas, sino a las novelas, comics, muñecos, todo buscando el equilibirio para introducir nuevos fans y mantener a los viejos. Solo así conseguiremos que Star Wars siga en el futuro».

Guiones sin artificios

Asegura Favreau que escribir guiones para la televisión «es un ejercicio magnífico» para un guionista. En la industria cinematográfica, dice, «utilizamos el guion como una herramienta de ventas». Cada texto pasa por tantas manos antes de llegar a un posible director, «que parecemos novelistas intentando encandilar a los lectores». En cambio, cuando tienes ocho episodios la forma de escribir es completamente distinta: «Huyes de lo supérfluo, de los adornos, es puro 'Pulp Fiction', tratas de escribir guiones gráficos que emocionen al equipo para que tengan muchas ganas de hacer el episodio». Por eso, afirma, «nunca me he sentido tan lleno con un proceso tan colaborativo para la pantalla como con 'The Mandalorian'». En este sentido, da un consejo a quienes se sientan atraidos por el mundo de la televisión: «Si tenéis la oportunidad de elegir y os embarcais en una serie, donde vais a estar meses o años involucrados, debería realmente apasionaros porque vais a vivir en ese mundo. Yo tengo mucha suerte de hacer todos los días algo que me emociona y me apasiona y no tener la sensacion de estar trabajando».

Desvela también que uno de los momentos más especiales que ha vivido trabajando en 'The Mandalorian' fue en la última secuencia de la segunda temporada. Antes siquiera de empezar a trabajar en la serie Favreau ya había apuntado una idea en su cuaderno de notas: la posibilidad de que de la misma forma en que Yoda se convirtió en el mentor de Luke Skywalker, Luke acabara siendo el mentor de Grogu. «Tenía sentido, al fin y al cabo por esa época sabemos que Luke abre su propia academia», explica el productor ejecutivo de la serie. Así que cuando en la segunda temporada los hechos desembocaban ahí, llamaron a Mark Hamill, que dijo que sí. «Fue muy divertido rodarlo porque primero solo sale la sombra, después el sable y finalmente el guante, hasta que te das cuenta de que es él y la interpretación de Pedro Pascal fue fantástica». Industrias Light & Magic puso el resto para rejuvenecer a Hamill. Pero lo que más le sorprendió a Favreau es que la icónica secuencia no se filtrara a los medios antes del estreno. «Rodamos en un día de descanso y fue increíble. Yo estaba como aquel niño de diez años. Me ahogaba de los nervios en el set y mi cerebro estaba como loco. Fue muy conmovedor», recuerda.

Lo clásico y lo moderno

Gran parte del éxito de la saga reside en la combinación entre lo clásico y lo moderno. «El propio Walt Disney hablaba también de ello», comenta el guionista. «Hablaba de echar una mirada nostálgica al pasado, pero siempre con el futuro y la tecnología en mente. Lucas viene de esa misma inspiración, habla de espacios lejanos y futuros, pero desde hace mucho tiempo», desgrana. No en vano, para el vestuario y el atrezzo de las películas se usaron indumentarias de la Segunda Guerra Mundial y para las maquetas de estaciones como la Estrella de la Muerte piezas de barcos y aviones. «Por eso -analiza- hay una cierta familiaridad, a pesar de que lo que se muestra es algo fantástico y de ciencia ficción».

Vídeo.

En este sentido, consciente de la importancia que tienen los efectos especiales en las producciones del universo 'Star Wars', Favreau asegura que los personajes y las historias siguen siendo «lo más importante». Ya pesar de que el uso de los efectos generados por ordenador está ahí, «nunca nos escapamos de la combinacion de lo viejo y de lo nuevo. Grogu es una marioneta animatrónica. No sé si ese personaje existiría en otro tipo de película, pero las máscaras y las marionetas forman parte de este universo. Es parte de su estética, puede ser tontorrón, pero también puede dar mucho miedo».

Concluye el coloquio con una pregunta más trivial. ¿Qué tapa de las que ha probado es su preferida? «Creo que no he comido lo suficiente y no me se los nombres. Los huevos rotos, las gambas al ajillo, el jamón ibérico... ¡Soy fan de todo y tengo que volver para contestar bien a esta pregunta!».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios