Borrar
Matthew Fox da vida a Andy Yeats en 'Last Light'.
'Last Light', un intenso thriller con coartada medioambiental

'Last Light', un intenso thriller con coartada medioambiental

El regreso de Matthew Fox (Jack en 'Perdidos') a la interpretación se zanja con una entretenida ficción, de tono postapocalíptico, que arranca cuando el planeta empieza a sufrir las consecuencias de la falta de petróleo

Iker Cortés

Madrid

Lunes, 17 de abril 2023, 16:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A Matthew Fox (Abington, Pensilvania, 56 años) le perdimos la pista justo cuando su presencia en la gran pantalla comenzaba a hacerse fuerte. Después de dar vida al médico Jack Shepard a lo largo de las seis temporadas de 'Perdidos', Fox participó en títulos como 'En la mente del asesino' (2012) 'Guerra mundial Z' (2013), 'Extinction' (2015) y 'Bone Tomahawk' (2015) y entonces desapareció. Fox tenía dos hijos pequeños, fruto de su relación con Margherita Ronchi, que andaban en aquellos momentos por los doce y los catorce años. «Nuestros niños tenían una edad en la que sentí que necesitaba volver a su vida. Había estado muy centrado en el trabajo y mi esposa había estado al cargo de la familia pero sentí que tenía que pasar tiempo en casa, que me tenía que retirar de la industria y trabajar en otros elementos creativos que son importantes para mí como escribir o la música», explicaba recientemente.

Por eso el mayor reclamo de 'Last Light', cuyos cinco episodios están disponibles en Prime Video desde hace unos días, es su regreso al mundo de la interpretación, después de permanecer siete años alejado del mismo. Basada en la novela homónima de Alex Scarrow, la miniserie arranca con una estampa familiar. Los Yeats celebran el cumpleaños de Sam (Taylor Fay), el pequeño de la familia, en un restaurante londinense, pero cuando regresan a casa, a Andy (Matthew Fox), uno de los ingenieros petro-químicos más importantes del mundo, ya le estaban esperando.

Al parecer, una de las refinerías para las que trabaja está arrojando datos preocupantes acerca de la calidad del oro negro, así que se ve obligado a viajar a Luzrah, una ciudad ficticia ubicada en Oriente Medio, ante el estupor de su esposa Elena (Joanne Froggatt). Elena no puede entender que sea él quien deba ocuparse del problema, teniendo en cuenta que la empresa es gigantesca y que en unos días van a operar a Sam de la vista en París, pero Andy está convencido de que llegará a tiempo. Antes de emprender el viaje, tiene una discusión con su hija mayor Laura (Alyth Ross), una activista medioambiental que una y otra vez le reprocha que trabaje para las petroleras. Para cuando llega a Luzrah, buena parte del planeta comienza a sufrir los problemas derivados del petroleo.

Joanne Froggatt, como Elena.

Comienza así un intenso thriller que se mueve con soltura entre tres tramas: la de Andy en Oriente Medio, investigando lo que está sucediendo con el petróleo, la de Elena y Sam en París, durante los días preparatorios para la operación con la que tratan de devolverle la vista, y la de Laura, que se queda sola en Londres donde, entre otras cosas, participará en una marcha contra el cambio climático.

Pronto el caos se desata en todo el mundo. Los barcos y los aviones empiezan a tener accidentes, los vehículos acaban incendiándose, hay importantes cortes en el suministro de energía, las redes de telefonía se apagan y el combustible escasea. Muchos países deciden cerrar sus fronteras y todo ello complica la vida a la familia. En este sentido, la serie va desgranando poco a poco quién está detrás de lo sucedido, al ritmo al que Andy va avanzando en sus pesquisas. Unas pesquisas que le llevarán a ser perseguido por varios rincones del planeta, mientras trata de volver con su familia.

En este sentido, la ficción no escatima en exteriores -los escenarios desérticos y lujosos de Luzrah se han filmado en Abu Dhabi- y contiene secuencias de acción bastante contundentes -ahí está la espectacular persecución de coches por el desierto o la brutal pelea entre la mujer que trata de proteger a Andy y uno de los esbirros del villano de la función-. Nada que no hayamos visto ya, pero bien dirigido y contado. No en vano, la serie ha sido creada por Patrick Renault, responsable de otras miniseries adrenalíticas como 'No Limit' o 'Última oportunidad', y dirigida por Dennie Gordon, detrás de algunos de los episodios de 'Hunters' o 'Para toda la humanidad'.

La ficción vuelve a apostar por el hombre común que debe convertirse en un héroe de acción a la fuerza, sin caer en la exageración. Eso sí, no hay aquí mucha profundidad en los personajes ni una gran historia, aunque el pretexto medioambiental sí otorgue cierta frescura a una ficción original de Peacock que se ve sin problemas del tirón.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios