Borrar
Refugiados ucranianos a los pocos días de su llegada a Salamanca. ICAL
El albergue Lazarillo seguirá siendo el hogar de 60 refugiados ucranianos en Salamanca

El albergue Lazarillo seguirá siendo el hogar de 60 refugiados ucranianos en Salamanca

Accem se ha hecho cargo de los gastos, pero el ayuntamiento charro mantiene las ayudas de emergencia social o el apoyo para gestionar pisos de alquiler

Lunes, 26 de septiembre 2022, 17:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Ayuntamiento de Salamanca prorroga hasta el 31 de diciembre la cesión del Albergue Juvenil Lazarillo de Tormes para la acogida de las personas refugiadas procedentes de Ucrania, tal como ha venido haciendo desde finales del mes de marzo. El consistorio, debido a la situación de emergencia humanitaria, asumió los costes derivados de los contratos de catering, limpieza, lavandería y ludoteca, que han supuesto un gasto de 210.000 euros.

Estos servicios fueron asumidos gradualmente por Accem, entidad delegada del Gobierno en Castilla y León para la llegada de las personas refugiadas procedentes de Ucrania. Después de seis meses de gestión municipal, el 21 de septiembre la entidad pasó a hacerse cargo de los principales servicios prestados en el albergue.

No obstante, el Consistorio charro mantiene la ayuda prestada a las personas refugiadas a través de ayudas de emergencia social, la gestión para localizar pisos de alquiler a quienes desean continuar en la ciudad, así como facilitar su inserción laboral a través del Centro de Empleo y Formación Laboral (CEFOL).

A día de hoy, 60 personas procedentes de Ucrania siguen alojados en el albergue municipal, 26 de ellos menores

En el mes de marzo se alojaron en el albergue 73 personas, a las que se unieron 16 más alojadas en Proyecto Hombre-Fundación Alcándara. A día 20 de septiembre continuaban en el Albergue Lazarillo de Tormes 60 personas, 34 adultos y 26 menores.

Además de los servicios de alojamiento, manutención y lavandería, el Ayuntamiento gestionó la asistencia psicológica a estas personas, clases de español ofrecidas por la Universidad Pontificia de Salamanca, así como actividades de ocio en la ludoteca habilitada en el propio albergue.

Según expresaron en un comunicado, la voluntad del Consistorio consistió «desde un primer momento en prestar toda la ayuda necesaria para la inclusión integral de estas personas en nuestra ciudad». Para ello, realizaron acciones encaminadas a la inclusión social y educativa, y labores de intermediación con empresas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios