Borrar
Dispositivo de búsqueda en Soba. EFE
Alfonso Urrutia, el espeleólogo salmantino de 'nivel alto' desaparecido en una cueva de Cantabria

Alfonso Urrutia, el espeleólogo salmantino de 'nivel alto' desaparecido en una cueva de Cantabria

Tiene más de 40 años según el operativo y entró en la gruta con la vallisoletana Paloma Bombín

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 24 de junio 2024, 13:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El equipo que busca a los dos espeleólogos de Castilla y León perdidos en una cueva en Cantabria conoce ya la identidad que faltaba por confirmar, la del joven salmantino. Se trata de Alfonso Urrutia Heredia, de más de 40 años de edad, pareja de Paloma Bombín, la otra expedicionaria a la que se está buscando en el interior de la gruta y que es profesora en un centro educativo en Salamanca.

Según fuentes de la búsqueda, se trata de una persona joven y con «nivel alto» de espeleología, con lo que conocía la especialidad. No figura entre la información disponible que esté vinculado a ningún club, pero podría estar federado por su cuenta. Sí es habitual de la escalada. Actualmente se le está buscando tanto fuera de la cueva como en otras galerías ya que en el interior de la que habían explorado no se ha encontrado a nadie. Según conocedores de la actividad, dentro es fácil desorientarse por la falta de referencias y podrían haberse equivocado de ruta.

Noticia relacionada

El salmantino Urrutia es un experimentado espeleólogo y escalador, mientras Bombín, una joven vallisoletana de 38 años, era profesora interina de carpintería y muebles en el IES Diputación Provincial de Salamanca.

Según la Junta, los espeleólogos se apuntaron a realizar una actividad con una empresa que proporcionaba el material de acceso para realizar la travesía de manera autónoma, una expedición que comenzó el sábado a mediodía.

El domingo 23 de junio, a las 07:12 horas se recibió aviso en el Centro Coordinador de Emergencias por dos personas que habían entrado a realizar una actividad de espeleología a la cavidad Garmaciega-Sima del Sombrero en Cantabria, durante la jornada del sábado.

Paloma Bombín y Alfonso Urrutia, la pareja de espeleólogos perdidos.

Pasadas 19 horas, no había constancia de que hubieran salido, por lo que se contacta con el Servicio de Emergencias de Castilla y León. Se trata de una mujer y un varón procedentes de Castilla y León. Ante la falta de noticias, el centro de emergencias se ha puesto en contacto con los familiares de la espeleóloga para ofrecerles apoyo psicológico. En este momento, han declinado la asistencia.

Efectivos e hipótesis

En estos momentos, hay un total de 59 efectivos (21 corresponden a la UME) buscando a los espeleólogos desaparecidos en Soba, 11 están dentro de la cueva. La búsqueda de los espeleólogos se realiza ya dentro y fuera de la cueva. Un dispositivo peina los alrededores de las bocas de la cavidad por si hubieran salido en algún momento y no tuvieran cobertura.

Según ha explicado Urrutia, «en el caso de la cavidad en la que estamos sí tenía que haber una notificación, y más con la dificultad técnica que tiene. Ahora mismo no sabemos si tienen luz, si tienen comida... Un experto lo que hace es quedarse parado si se dan esas circunstancias porque saben que van a entrar a rescatarlos».

Según ha explicado al Diario Montañes Martín González, presidente de la Fundación Espeleosocorro Cántabro (Esocan), antes de que los jóvenes entraran en la cueva, estuvo charlando con ellos, se trata de una pareja de unos «treinta y algo años y con buena planta» que para haberse metido en la cavidad «tienen que ser experimentados».

«Delante iban unos catalanes que ya han salido. Lo que creo que ha podido pasar es que se han encontrado con la dureza de la ruta y estarán cansados e irán poco a poco. Las dos cuerdas de las bocas, tanto la de bajada como la de subida, están nuevas, las hemos cambiado recientemente. Imagino que será el agotamiento», señala González.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios