Borrar
El excomisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, ICAL
Arias Cañete advierte de que no se puede entorpecer el desarrollo de las renovables

Arias Cañete advierte de que no se puede entorpecer el desarrollo de las renovables

El excomisario europeo de Energía y Acción por el Clima ha participado junto al CEO de Windeurope en un debate impulsado en la Universidad de Salamanca sobre la transición energética

ICAL

Jueves, 10 de noviembre 2022, 14:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El excomisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, advirtió este jueves de que los sectores públicos no pueden legislar «entorpeciendo sistemáticamente» el desarrollo de las energías renovables. « Lo que hace falta es, simplemente, dejar que la iniciativa privada desarrolle las renovables suficientes», matizó, durante su intervención junto al CEO de Windeurope, Giles Dickson, en un debate impulsado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca por Clifford Chance sobre la transición energética, en duda por la falta de impulso a las renovables.

Arias Cañete, eso sí, reconoció que la Unión Europea tiene una «larga tradición de ambición climática» y de establecer los objetivos «más avanzados» en este ámbito de las economías desarrolladas. Sin embargo, matizó que, para ello, uno de los elementos fundamentales es «fijar niveles de ambición y ejecución» en los ámbitos de eficiencia energética y de energía renovables. «En energías renovables, hemos pasado de tener unos objetivos del 20 por ciento, que se fijaban en el Consejo Europeo en 2014 a un objetivo para 2030 de un 45 por ciento», cifró.

Algo que, según explicó el excomisario, la Unión Europea consigue a base de «establecer la legislación necesaria que ampara la consecución de estos objetivos» y a base de «una gobernanza dentro de los planes nacionales integrados de energía y clima». Con trabas legislativas, por lo tanto, se transita en su opinión a un «proceso complejo», como el que se vive actualmente.

«La guerra con Ucrania, si exige algo, es eliminar la dependencia energética, y solamente se puede eliminar sobre la base de electrificar la economía y suministrar esa electricidad con renovables. Por tanto, ahora más que nunca hay que impulsar su desarrollo como fuente de energía limpia, más barata y que contribuye a garantizar nuestra soberanía energética», zanjó.

Por su parte, el CEO de Windeurope, Giles Dickson, subrayó en su intervención ante los medios que la energía eólica actualmente supone el 15 por ciento de toda la electricidad que se consume en Europa. «En el año 2030, la Unión Europea quiere que sea ya el 43 por ciento del total. Más incluso que la fotovoltaica», según avanzó.

Desde su punto de vista, es posible realizar esos objetivos «muy ambiciosos» si ocurren tres cosas. Lo primero, simplificar los procedimientos para conseguir permisos para construir nuevos parques eólicos. «Hoy nos perjudica el exceso de trabas administrativas, que existen en todos los países, no solo España», abundó. Segundo, ampliar las redes, según manifestó. Por último, impulsar en Europa una cadena de suministro «fuerte» que pueda fabricar los nuevos aerogeneradores. «En España esa cadena de valor son 30.000 puestos de trabajo, una industria muy fuerte. Sin embargo, muchas explotaciones para la economía española están sufriendo, están en cifras negras, y tienen que recuperarse», lamentó.

Sobre la implantación de instalaciones eólicas o fotovoltaicas en el medio rural, Dickson señaló que existen contraprestaciones a cualquier inconveniente. «Cada parque eólico que existe en España paga impuestos al municipio local, y es mucho dinero. En muchos casos, los impuestos que pagamos cubren el diez o el 20 por ciento de todo el presupuesto de ese municipio. Entonces, la energía eólica aporta muchos ingresos a a las comunidades locales y rurales en España. Y somos una de las pocas industrias que invierten, no en las grandes ciudades de la economía globalizada, sino en los pueblos, en las regiones muy rurales» matizó.

Debate sobre descarbonización

En esencia, la Facultad de Derecho asistió hoy a un debate sobre la necesidad de una salida duradera de la crisis internacional de precios de la energía y la descarbonización promovida por el sector eléctrico, urgiendo a impulsar las energías renovables para acelerar la transición energética, cumplir con los objetivos climáticos europeos y alcanzar la independencia energética.

El evento, que estuvo moderado por el socio de Clifford Chance y abogado del Estado en excedencia, Jaime Almenar, y presentado por Fernando Carbajo Cascón, decano de la Facultad de Derecho y catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Salamanca, puso de relieve que en el contexto actual «no se puede retrasar la transición hacia una energía más limpia». Más bien al contrario, «el panorama nos empuja a abandonar el uso de combustibles fósiles lo antes posible y de dotar a los estados miembros de un escudo energético europeo que garantice la autonomía europea y un suministro eléctrico más sostenible y asequible para todos».

La crisis de Ucrania pone el acento en la necesidad de invertir «masivamente» en renovables. «Europa tiene que atacar al gas y al petróleo, no a las renovables, que son la solución, y avanzar hacia la independencia energética y el único camino son las energías limpias», se desprendió del debate. Para acelerar el desarrollo renovable, es necesario un marco regulatorio «estable y predecible» y no sujeto a «vaivenes del regulador»; no como ocurre ahora, donde «bajo el paraguas de medidas excepcionales de emergencia, se está modificando el mercado único de la energía y se permite que cada Estado miembro adopte medidas contrarias e individuales».

Asimismo, la jornada hizo hincapié en la necesidad de impulsar los nuevos proyectos renovables y agilizar los permisos públicos pertinentes. En particular de la gran renovable, sin que la burocracia sea un freno a la descarbonización. Tal y como afirmó Jaime Almenar, «existe la tecnología y está disponible la inversión necesaria pero no tiene sentido que se tarde tres veces más en obtener las autorizaciones administrativas para construir una planta fotovoltaica que lo que lleva construir la propia instalación». «Hay paralizados miles de megavatios en España en proyectos renovables, que de estar en funcionamiento proporcionaría una energía más asequible para los consumidores», añadió.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios