Borrar
Una persona manipula el mando de un aparato de aire acondicionado. Salamancahoy
El Ayuntamiento ha concedido este año 282 ayudas contra la pobreza energética

El Ayuntamiento ha concedido este año 282 ayudas contra la pobreza energética

Cruz Roja y Cáritas también han apoyado económicamente y con distintas iniciativas a hogares que no pueden afrontar el gasto para iluminar y calentar sus hogares

Ana Carlos

Salamanca

Sábado, 31 de diciembre 2022, 10:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Encender la calefacción o incluso la cocina a diario puede suponer un gasto difícil de asumir para los hogares que sufren pobreza energética. Son muchas las personas que no pueden permitirse unos servicios suficientes para satisfacer sus necesidades domésticas o que tienen que destinar un porcentaje excesivo de sus ingresos para hacer frente al gasto energético de sus viviendas. El fuerte incremento experimentado por los costes de electricidad y gas no hace más que empeorar la situación.

Por este motivo, el Ayuntamiento de Salamanca cuenta con una partida económica destinada a hacer frente a situaciones de vulnerabilidad económica para afrontar el pago de suministros. En concreto, a fecha del pasado 23 de había concedido 282 ayudas de Pobreza Energética, por un importe de 112.121 euros, a través del área de Familia e Igualdad de Oportunidades que dirige la concejala Ana Suárez.

Para acogerse a estas ayudas es necesario estar empadronados en la capital salmantina con al menos seis meses de antigüedad y no superar unos ingresos mensuales. En concreto, el límite es de 811€ al mes en el caso de una sola persona; 973€ para familias con dos miembros; 1.054€ para tres miembros; 1.094 para cuatro miembros; 1.135€ para cinco personas; 1.175€ para seis miembros; y 1.216€ para siete miembros o más. Además, los trabajadores sociales de los CEAS del Ayuntamiento de Salamanca realizarán las intervenciones y evaluaciones oportunas en cada situación.

Apoyo económico y formación

Cruz Roja también vuelca parte de sus esfuerzos en paliar las situaciones de pobreza energética. Así, hasta el pasado 5 de diciembre había entregado en Salamanca 73 ayudas a 47 familias diferentes (por importe total de 4.909 euros) para financiar los gastos de suministros de agua, luz y calefacción.

Pero además de este apoyo económico, la entidad ha puesto en marcha otras medidas para que los hogares tengan más recursos con los que manejar estas situaciones. Debido al desconocimiento del funcionamiento del sector energético en España y de medidas como el bono social, las dificultades de los consumidores para leer y entender las facturas y el actual incremento sostenido de los precios de la electricidad y el gas ha reforzado la realización de talleres de economía doméstica y ahorro energético dirigidos a usuarios y usuarias de Cruz Roja, al voluntariado y a la población en general en toda la provincia.

En lo que va del año 2022, estas sesiones informativas y de hábitos de consumo sostenibles han ayudado a ahorrar en sus hogares a unas 250 familias.

Además, en los casos de personas con rentas bajas, con impagos de facturas o con riesgo de pobreza energética que son derivados a los talleres, Cruz Roja realiza una auditoría del consumo energético en la vivienda, de los hábitos de uso de los electrodomésticos, así como una revisión de las facturas. En base a esa información se facilita al usuario las posibilidades para reducir el consumo o adherirse a beneficios como el bono social.

Al final del taller se entrega a los asistentes un kit de ahorro energético que incluye bombillas led, aislamientos para las ventanas y puertas, perlizadores de agua para el grifo, reflectantes para los radiadores, enchufes con temporizadores eléctricos y regletas con las que los participantes pueden rebajar todavía más las facturas energéticas.

Cabe recordar que Cruz Roja ha puesto en marcha el Plan Reacciona, una respuesta directa, inmediata y cercana ante el aumento de precios y la inflación.

Otras ayudas

Por su parte, Cáritas Diocesana apoyó económicamente entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022 a 1.040 familias por valor de 714.321 euros.

Dentro de las personas ayudadas, la entidad destaca las familias vulnerables con dificultades para el pago de la vivienda, incluyendo el de los suministros, pero no desglosa la cantidad concreta destinada a la pobreza energética.

Junto a estas ayudas, los ciudadanos pueden beneficiarse del Bono Social, que supone un descuento en la factura de la luz que pretende proteger a los hogares vulnerables. La tarifa que resulta tras este descuento es la llamada Tarifa de Último Recurso.

Según datos de abril de 2020 facilitados por la Fundación Isadora Duncan en la provincia de Salamanca un 12% de los viviendas principales tenían bono social, la media en Castilla y León era de un 9%, solo superada por Ávila y Zamora.

En cuanto a los beneficiarios, los que lo obtuvieron por renta fueron un 67%, un 31% por estar en el límite de vulnerabilidad y un 36% por vulnerabilidad severa.

Respecto a los pensionistas, un 13% reunían las condiciones de vulnerabilidad y un 10% de vulnerabilidad severa.

Finalmente, un 10% se acogieron en la categoría de familias numerosas, siendo los bonos que se dieron por circunstancias relativas al COVID muy inferiores al 1%.

Hay que tener en cuenta que en el momento en el que se consiguieron estos datos el total de bonos en toda España era de 1.311.663, y no estaba la nueva categoría de Ingreso Mínimo Vital.

Sin datos sobre el gasto medio por por hogar

En todo caso, las cifras muestran que en Salamanca había mucho más bonos concedidos que en otras provincias de la Comunidad. También destaca que sólo se estaban acogidas a este bono el 58% de las familias numerosas reconocidas en la provincia. De ellas las que no tienen límite de renta suponen el 72% mientras que el 28% lo tienen.

La Fundación Isadora Duncan incide en que en lo que se refiere al consumo es importante conocer que no se aportan datos del gasto medio por hogar desde hace años, lo que limita mucho el análisis y posible mejora del Bono Social.

En el último año se ha incrementado en un 15% el límite de consumo, pero en muchos casos es insuficiente para cubrir las necesidades mínimas de un hogar. Especialmente en caso de que la vivienda cuente con un sistema de calefacción eléctrico o se apoye para el ACS (Agua Caliente Sanitaria) en esa tecnología.

Para Salamanca se considera que el gasto medio en calefacción es de 10.211 kWh, lo que la sitúa entre las de gasto medio en el ámbito de provincias de interior del Estudio de la distribución del consumo energético residencial para la calefacción en España, lejos de los 15.388 kWh de León, los 13.875 de Soria o los 13.615 de Segovia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios