Borrar
Cámaras y multas vacían de coches una zona de Salamanca como anticipo de la futura ZBE

Cámaras y multas vacían de coches una zona de Salamanca como anticipo de la futura ZBE

El área peatonal de Teso de San Nicolás y plaza del Mercado Viejo erradica los vehículos que desaparecen casi por completo de lo que era un lugar habitual de aparcamiento

Félix Oliva

Miércoles, 1 de marzo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Antes de que acabe el año, Salamanca estrenará su Zona de Bajas Emisiones, un área restringida a los coches más contaminantes que abarcará todo el centro histórico y que ampliará la limitación para circular, ya vigente en muchas calles peatonales. La nueva ZBE cambiará el tráfico en la capital estrechando el cerco sobre los vehículos particulares, pero sus consecuencias ya se pueden observar en una zona muy concreta donde se ha erradicado casi por completo la presencia de vehículos.

Se trata del área del Teso de San Nicolás y la plaza del Mercado Viejo, donde se encuentran el Museo de Historia de la Automoción, la Escuela Santiago Uno, el Casino o el molino y harinera del Tormes. Es una zona monumental, junto al puente romano y muy cerca de la Casa Lis o la iglesia de Santiago, que recibe miles de visitantes y donde los coches, antes multitud, han desaparecido.

El cambio se ha producido con la reforma integral del área, presentada en febrero de 2020 y ejecutada en plena pandemia. El proyecto, presupuestado en cerca de 700.000 euros, consistió en la peatonalización de todo el área de la Plaza de Santiago y las calles aledañas de Santiago, del Barquillo, de la Pesca, del Teso de San Nicolás y de Santa María la Blanca. En la reforma, se decidió eliminar el aparcamiento y marcar un itinerario para la circulación de los buses turísticos.

El aparcamiento existente frente a la puerta del museo de automóviles se sustituyó por cuatro dársenas marcadas en el suelo para el estacionamiento de los autocares, prohibiéndose aparcar en la propia plaza y en todas las calles afectadas, que hasta entonces habían sido un recurso habitual para los conductores.

Para conseguir que se respetara el cambio de usos, el consistorio procedió a instalar nueva señalización. Desde la calle Teso de San Nicolás se advierte que se entra en una zona peatonal y la plaza central cuenta con vigilancia de cámaras de tráfico, de las que multan, que apuntan a las zonas de entrada y salida y que vigilan el tránsito por las calles cercanas.

José Manuel García
Imagen principal - Cámaras y multas vacían de coches una zona de Salamanca como anticipo de la futura ZBE
Imagen secundaria 1 - Cámaras y multas vacían de coches una zona de Salamanca como anticipo de la futura ZBE
Imagen secundaria 2 - Cámaras y multas vacían de coches una zona de Salamanca como anticipo de la futura ZBE

De este modo, el sistema funciona de forma similar a lo que será la futura Zona de Bajas Emisiones. Al entrar en el área por Teso de San Nicolás se nos advierte que accedemos a una zona peatonal y nos recibe una señal de prohibido circular, excepto autorizados; el motivo es que es un área peatonal y sí se permite el acceso de vehículos de residentes o de clientes del hotel. La misma advertencia está instalada en la entrada por Rector Esperabé.

Ya dentro, una señal advierte que la parada está reservada para los autocares y que es por un máximo de 15 minutos. En el mismo poste se han instalado dos cámaras de la Policía Local. Según fuentes consultadas, la señalización, las cámaras y, especialmente, la concatenación de multas a los infractores han vaciado de vehículos toda la zona.

Limitación de tráfico

La futura ZBE afectará a todo el centro urbano con una limitación para circular con vehículos más contaminantes. El Ayuntamiento de Salamanca está ultimando la ordenaza municipal que fijará qué etiqueta será la mínima para acceder (según la DGT, debe arrancar al menos en la C, lo que dejará fuera 60.000 coches) y cuáles serán las excepciones, que afectarán a residentes, usuarios de parking privados o públicos, transporte, carga y descarga o emergencias, entre otros.

La restricción afectará a la primera vía de ronda: todo el territorio dentro del perímetro formado por Canalejas, avenida Mirat, Carmelitas, paseo de San Vicente y Rector Esperabé estará afectado por las limitaciones.

El ayuntamiento ha ido dando todos los pasos necesarios para implantar un sistema que forma parte de un cambio importante en la ciudad; no se trata solo de prohibir la circulación en el centro, también se ha peatonalizado, se instalarán sensores de calidad del aire, se mejorará el transporte público, la gestión de los aparcamientos disuasorios, pasos de cebra inteligentes... Buena parte de eso ya está en marcha como la compra de las cámaras o la contratación del sistema de gestión del tráfico.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios