Imagen de archivo de las catedrales de Salamanca desde el otro lado del río Tormes. / s.h.

El Consistorio confía en la palabra del jeque para lograr el «mayor hito de Salamanca»

El concejal de Turismo, Fernando Castaño, se refiere en esas palabras al proyecto de transformación de la ciudad comentado durante el Peace City World Congress

Nacho Martín
NACHO MARTÍN

Estos días está teniendo lugar en Salamanca un congreso que puede significar la futura transformación de la ciudad con un gran desarrollo e innovación... o por lo menos así lo creen desde el Ayuntamiento charro. El Peace City World Congress ha traído a la urbe salmantina a un total de 500 personas procedentes de 204 empresas de fuera de España con la intención de hacer de Salamanca «una de las mejores ciudades para vivir del mundo». Esta declaración viene de José María Fuentes, uno de los miembros del Comité Asesor del evento, unas palabras que no distan mucho de los pensamientos del edil de Turismo, Fernando Castaño, que en la presentación de los datos de turismo de 2022 también ha comentado su parecer sobre el proyecto.

«El mayor hito histórico que podría suceder en Salamanca en los últimos 100 o 200 años», es como ve Castaño al proyecto de transformación total de la ciudad que se ha discutido en el Peace City World Congress. Una iniciativa que todavía se encuentra en sus muy primarias instancias pero que, como asegura el concejal, tiene «muchas posibilidades» de llevarse a cabo con un interés «muy directo» de unos inversores «muy decididos en su consecución», incluso habiendo dado algunos su compromiso.

Salamanca pasaría con este plan de ser una ciudad que pierde población a una «de las referentes de España», con empresas venidas de parte de esos inversores y generación de riqueza en la propia localidad (con el compromiso de paro 0 en la misma). Castaño piensa que con esto se dejaría de producir la fuga de talento a otro países y comunidades, un talento que se quedaría o volvería a tierras charras.

Respecto a la consecución de toda la idea, Fernando Castaño deja en manos de los inversores el desarrollo de la misma (como el jeque de Emiratos Árabes Khalfan Saed Al Mazruoie), algo que ya han hecho en otras partes del mundo (Pakistán...), y ellos ya se ocuparán de la parte jurídica que implicaría a más consistorios además del de la capital. A medida que llegaría la posible inversión, se iría realizando poco a poco en las zonas posibles, con unos plazos que se mueven en 3 años y un intervalo de 10 a 15 años.

La razón de la elección de Salamanca es principalmente por motivos geopolíticos más que económicos, apostando los inversores por lugares «despoblados» como la ciudad charra con los que fijar riqueza y población. El patrimonio de la metrópoli salmantina y su ubicación geográfica estratégica hace que Salamanca les «encaje» muy bien en lo que buscan y sea un «valor seguro» invertir.

Castaño ha finalizado espetando que «puede ser que esto sea un proyecto de locura, que esto sea un castillo en el aire, pero bendito castillo, porque jamás en la historia,que yo recuerdo desde pequeño, desde el punto de vista internacional, desde el Siglo de Oro, Salamanca ha sonado tanto en los mercados internacionales, solo tenéis que ver quiénes han venido al Palacio de Congresos y quiénes van a venir en los próximos meses». «Salamanca está sonando en todo el mundo, en el mundo de las finanzas, ¿y cuándo ha sucedido esto, alguien recuerda?», ha apuntado el edil antes de remarcar que «seguro que va a salir algo» y que cree «firmemente» en que saldrá la inversión.