Borrar
Pepa, de 101 años, en el centro entro de Estancias Diurnas de Cruz Roja en Salamanca. C. Roja
Cruz Roja retoma este miércoles en Salamanca sus actividades para mayores

Cruz Roja retoma este miércoles en Salamanca sus actividades para mayores

En lo que va de año ha atendido a más de 3.700 personas mayores de la capital y la provincia con 144 voluntarios

Martes, 27 de septiembre 2022, 11:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cruz Roja en Salamanca retomará este miércoles el nuevo curso y sus actividades para mayores, una serie de propuestas para los próximos meses que comenzará con una charla para usuarios de más de 65 años y una posterior jornada de trabajo para voluntarios que trabajan con este colectivo.

Con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad, el 1 de octubre, la entidad acogerá ya este miércoles una charla sobre cuidados de la piel en la sede provincial, que servirá de «reencuentro para los usuarios y usuarias de los proyectos de Cruz Roja en Salamanca que tienen más de 65 años».

Al finalizar, tendrá lugar en el Centro de Formación, ubicado en la carretera Ledesma, una jornada de trabajo y convivencia con el voluntariado que participa en todos los proyectos de mayores.

Para Cruz Roja en Salamanca «es clave seguir trabajando en promover el buen trato de la sociedad con las personas mayores, paliar y prevenir la soledad, promover las capacidades y aportaciones de este colectivo, incorporar hábitos saludables y dotarles de las herramientas necesarias para mantener su autonomía y bienestar».

Así, en lo que va de año, Cruz Roja en Salamanca ha atendido a más de 3.700 personas mayores de la capital y la provincia, el 23 por ciento hombres y el 77 por ciento mujeres, con la colaboración de 144 personas voluntarias que forman parte del programa.

El voluntariado realiza «una tarea fundamental y constante» con el acompañamiento a personas mayores en sus domicilios, «ofreciendo escucha y un hombro amigo en el que apoyarse ante situaciones de soledad y diferentes problemáticas de vulnerabilidad», un acompañamiento que se extiende a la realización de actividades, citas médicas, gestiones y traslados, ha indicado la organización.

Autonomía de los mayores

Para ello, Cruz Roja en Salamanca aboga por «potenciar la independencia y autonomía de las personas mayores en sus hogares» a través de la 'Teleasistencia domiciliaria' y los programas de 'Prevención de situaciones de riesgo', 'Apoyo a la permanencia en el domicilio', 'Ayudas técnicas' y 'Transporte adaptado'.

En el caso de personas mayores con alguna limitación funcional o social, ofrece atención personalizada en el Centro de Estancias Diurnas para personas mayores ubicado en Valdelagua, Santa Marta de Tormes, que cuenta con apoyo de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta.

Ello se complementa con los talleres para frenar el deterioro cognitivo y ejercitar la memoria, las diversas actividades de envejecimiento activo que promueven su participación en la sociedad, los paseos saludables, los huertos ecosociales y las campañas de sensibilización sobre la vacunación de la gripe y las olas de calor y frío, además del apoyo a las personas y familias cuidadoras de personas mayores dependientes y el servicio de 'Localización de personas con deterioro cognitivo'.

Testimonios

Pepa cuenta con orgullo que le queda menos de un mes para cumplir los 101 años de edad. En la actualidad es la usuaria de más edad del Centro de Estancias Diurnas para personas mayores de Cruz Roja en Salamanca, algo que no le impide participar como una más de la vida del centro, donde le ayudan a mantener su autonomía y bienestar, y a fortalecer sus capacidades. Tras una vida difícil, Pepa confiesa que es ahora, en la etapa de la vejez, cuando más está disfrutando junto a su familia y a todos los que la rodean, le dan cariño y cuidados. «Antes, cuando estaba en casa, no hacía nada y me pasaba el día sentada. Desde que vengo al centro de Cruz Roja estoy mucho más activa. Aquí me han enseñado a andar de nuevo y a ser más independiente tras ser operada de la cadera. Todas las actividades me vienen bien y valoro mucho el buen trato de los profesionales y voluntarios», destaca Pepa.

Como ella, Ángel, de 82 años, es otro de los usuarios de este centro de Cruz Roja que se tomado el envejecimiento como una etapa positiva en la que seguir compartiendo sabiduría. Por eso Ángel decidió recopilar su historia de vida y hacerla pública en un libro cuyos capítulos comparte cada semana con sus compañeros y compañeras de convivencia fomentando el recuerdo de oficios, tradiciones y experiencias del pasado. Un legado de su memoria que ya piensa en ampliar.

Pepa y Ángel son un ejemplo de que las personas mayores tienen mucho que aportar a la sociedad, de la importancia del envejecimiento activo y de empoderar a los hombres y mujeres mayores como motores del cambio, superando las barreras del deterioro cognitivo y físico, la soledad o la inseguridad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios