El Rey, delante de una gran fotografía del complejo hospitalario con la ministra y Mañueco. / J. M. GRACÍA

El rey Felipe VI visita Salamanca para inaugurar «una de las mejores sanidades del mundo»

Su Majestad ha visitado el nuevo Hospital Universitario para poner en valor su calidad asistencial

Laura Linacero
LAURA LINACERO

El rey Felipe VI ha inaugurado el hospital Universitario de Salamanca ante la gran expectación tanto del personal como de los pacientes y vecinos que se han personado en el Paseo de la Transición Española para acoger a Su Majestad. Una visita que responde al crecimiento en la atención sanitaria de la capital y cuyo centro ha conseguido convertirse en referente a nivel nacional y «una joya para la comunidad». Se trata del complejo asistencial más grande de Castilla y León tras una inversión de 330 millones de euros, un año y medio después de su puesta en funcionamiento.

Así lo ha recordado Alfonso Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León, que ha puesto en valor el orgullo de «la mejor sanidad de España y, por tanto, del mundo». El objetivo inicial de la renovación de este hospital era convertirlo en puntero tecnológicamente y «un motor de dinamización y vértice de oportunidades y talento». Casi 5.000 profesionales forman este complejo asistencial «con la cartera de servicios más amplios de Castilla y León».

El rey saluda a una persona ataviada con una bandera de España.

Galería. El rey saluda a una persona ataviada con una bandera de España. / Álex López

La llegada del Rey Felipe VI ha revolucionado a la capital y muchos han sido los que han querido conocerle aunque con la seguridad como barrera de un acercamiento más cercano. Por la entrada principal, le Monarca ha acudido al encuentro con las autoridades y tras recorrer el pasillo central, la comitiva se detuvo ante una placa conmemorativa al fondo del corredor. El rey Felipe hizo los honores y descubrió el recuerdo, que permanecerá como testigo fechado de su paso por el Hospital y el reconocimiento del mismo.

Dentro de esta apuesta, destaca la evolución en trasplantes, servicio de cardiología, la investigación de enfermedades raras y la robotización y logística que engloba «un proyecto único». La atención personalizada se ha convertido, según explica Mañueco, en una prioridad. «La medicina especializada ha ganado precisión y se ha conseguido dar el salto de terapias de talla única a tratamientos exclusivos para cada persona», asegura.

Galería. J. M. GARCÍA

Una iniciativa prácticamente concluida a la espera de que la demolición del antiguo hospital, -en el que se pretende establecer las consultas externas y las nuevas áreas de administración-. Un «orgullo para la comunidad y el país» que se ha visto correspondido con la presencia de Su Majestad por los pasillos del hospital. El presidente de la Junta de Castilla y León ejerció de cicerone para el monarca y le condujo hasta el área de Ensayos Clínicos antes de asomarse a Cardiología. Desde ahí, Felipe VI acudió a pediatría donde se detuvo a visitar a los niños oncológicos y pudo comprobar el desarrollo de la atención en uno de los hospitales punteros en este campo. Finalmente, la comitiva se desplazó hasta el laboratorio para conocer la labor de los profesionales del área de bioquímica.

Una visita que, a pesar de producirse un año después de que el complejo asistencial iniciara su actividad, supone «un reconocimiento al sector sanitario». Además, Mañueco ha aprovechado para resaltar el avance en lo que a listas de espera se refiere al haber «decrecido un 20 por ciento en el hospital de Salamanca». Sin embargo, Salamanca se sigue situando a la cabeza de demora en operaciones quirúrgicas.