Borrar
Autobúses urbanos de tracción eléctrica. SH
La flota de buses eléctricos de Salamanca será una de las mayores del país

La flota de buses eléctricos de Salamanca será una de las mayores del país

Las 25 unidades que se van a incorporar, y que empezarán a llegar con el nuevo contrato que entra este jueves en vigor, colocan a la ciudad entre las que más vehículos de este tipo tendrán

Félix Oliva

Salamanca

Jueves, 1 de junio 2023, 08:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La electrificación ha llegado al transporte urbano y Salamanca se va a poner en posición de vanguardia, con una de las flotas de autobúses eléctricos más nutrida de España, 25 unidades que irán llegando a partir de la entrada en vigor este día 1 de junio del nuevo contrato de 174 millones de euros. Con esta cifra, la capital será una de las ciudades con más vehículos eléctricos en su transporte urbano.

Los primeros autobúses eléctricos en 40 años son la gran novedad del contrato municipal para el servicio del bus urbano, firmado hace unas semanas y que se prolongará durante los próximos diez años. Además de nuevas líneas y de mejoras en el servicio, el contrato incluye la incorporación de los primeros vehículos eléctricos. Ahora mismo, la mayoría son de gas natural y diésel.

Todavía no se conocen muchos detalles de la incorporación de estos nuevos búses, pero se hará de forma paulatina. En concreto, el compromiso es poner a circular 25 unidades que irán sustituyendo a los vehículos que lleguen al final de su vida útil. Con ellos, se incorporarán al tráfico vehículos de rodar totalmente silencioso.

Según los planes municipales, está previsto estrenarlos en las nuevas líneas que se han trazado en el mapa del bus urbano de Salamanca, la 14 y la 15, y que empezarán a prestar servicio una vez entre en vigor el nuevo contrato y se desplieguen todas las medidas.

Con estas 25 unidades, Salamanca será una de las ciudades con mayor número de buses eléctricos. Este periódico ha preguntado a los ayuntamientos de las principales ciudades de España por los autobuses que componen sus flotas municipales y el gas natural comprimido (GNC) reina como carburante.

Como se ve en la tabla superior, gas y diésel todavía impulsan a gran parte de la flota urbana, pero los eléctricos van abriéndose paso en las ciudades con su rodar silencioso, y Salamanca va a ser una de las ciudades destacadas. Madrid tiene 180 eléctricos para una flota total de casi 2.000, Barcelona tiene 30 entre 1.135, pero Bilbao, Valencia, Valladolid o San Sebastián tienen ahora menos de los que va a tener Salamanca, aunque es lógico que se pongan al día.

Caros (pero no tanto) y potentes

El nuevo contrato supondrá la entrada en funcionamiento de dos nuevas líneas, más paradas y nuevos métodos de pago, pero si hay algo que va a cambiar sustancialmente son los vehículos. Desde hace años, el consistorio y la empresa concesionaria han apostado, de la mano, por los vehículos propulsados por gas. Hubo un intento de incorporar eléctricos que fracasó, pero fue hace muchos años y ahora las cosas han cambiado.

Una de las claves es la disponibilidad de fondos europeos para adquirir nuevas unidades electrificadas. En el caso de Salamanca, será la propia empresa concesionaria la que las suministre. Todavía hay dudas sobre si se debe apostar por el GNC o no, pero la realidad es que los fondos comunitarios van destinados exclusivamente a la electrificación y eso ayuda.

Además, su precio ha ido emparejándose con los convencionales. El coste de estos vehículos es una de las barreras para que sus motores 'silenciosos' arranquen. En la actualidad, el precio, dependiendo del modelo, ronda de media los 450.000 euros, no muy lejos de los 300.000 de uno diésel.

Cuando hace unos años, en 2017, se hizo una primera prueba de buses eléctricos en Salamanca, eran mucho más caros, doblaban el precio de uno convencional. Además, su resultado fue decepcionante. No tenían autonomía suficiente, les costaba remontar las cuestas y no lograban terminar los recorridos de una jornada con la carga de sus baterías.

Ahora mismo, y según el contrato firmado, los nuevos búses eléctricos de Salamanca serán capaces de cubrir 350 kilómetros diarios con una carga y tendrán 170-200 kw de potencia, suficientes para hacer su cometido: de hecho, es lo mismo que se pide para los de gas. No obstante, todavía habrá que resolver los sistemas de carga que se instalarán en las cocheras y el proceso de repostaje, ya que un bus convencional se llena en 15 minutos y las baterías de un eléctrico necesitan 6-8 horas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios