Borrar
José Manuel García

El fútbol a oscuras en Salamanca: goles fantasma y sin VAR por falta de luces

La iluminación insuficiente se nota en la mayoría de los campos de fútbol, donde entrenan y juegan miles de deportistas mientras los árbitros empiezan a anotar en las actas las deficiencias de instalaciones donde no se ve o los boquetes 'hacen faltas'

Félix Oliva

Salamanca

Domingo, 3 de diciembre 2023, 09:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Centenares de futbolistas entrenan y juegan sus partidos en horario nocturno en los campos de fútbol de Salamanca con una iluminación que provoca dificultades para seguir el juego, una situación que los árbitros han empezado a apuntar en sus actas junto con las deficiencias de los campos. El problema, complejo, parte de la escasa potencia del alumbrado, sigue por la falta de una normativa federativa que marque las características mínimas para jugar sin luz natural y termina en manos de árbitros y jugadores, que hacen lo que pueden para jugar y dirigir el fútbol a oscuras.

Pasan las seis de la tarde en los campos del Ángel Huerta, el antiguo complejo de la federación. Es martes, 28 de noviembre, y ya hace un rato que se hizo de noche. En una tarde fría, equipos diferentes de Cristo Rey, Helmántico y Unionistas se entrenan en la instalación bajo la luz de las torres de iluminación. ¿Insuficiente? A todas luces.

El vídeo que incluye esta información arranca con una grabación de hace sólo unas semanas. Aquí mismo, en una de las porterías del campo de la izquierda de 'los Cuernos', lo que parece un golazo se convierte en un problema para el árbitro. Solo en el campo y sin asistentes, la falta de luz hace imposible saber si el balón ha entrado o no y, aunque todo apunta a que es gol legal, se queda sin subir al marcador.

La situación se repite en muchos de los campos donde se juega el fútbol provincial, en la capital y otros municipios según confirman los colegiados. Cada fin de semana se disputan unos 200 partidos y, ahora que anochece pronto, un 20% lo hacen sin luz natural. El problema es generalizado y se acentúa en el caso de los entrenamientos, siempre de tarde. La falta de luz se corrobora fácilmente en una visita a las instalaciones de Salamanca y va a ser determinante durante muchos meses, hasta que los días vuelvan a ser más largos.

Mientras tanto, un colectivo lidia de manera especial con el problema, el de los árbitros. Un centenar de 'jueces' del fútbol pitan los partidos del fútbol base salmantino y las categorías federadas de iniciación cada fin de semana. En las actas han empezado a hacer oficiales los problemas de los campos de fútbol salmantinos.

Las actas que redactan los árbitros salmantinos ya reflejan los campos en los que no se ven zonas del terreno de juego o con el césped lleno de agujeros

En el apartado de instalaciones, dentro del acta, se pueden reflejar las incidencias que afectan al terreno de juego. En las últimas semanas, y esto son casos reales, un colegiado recogía que el terreno de juego del campo de arriba de La Salud (en Pizarrales) presentaba zonas con agujeros que eran peligrosos para todos los practicantes.

Otro hacía referencia a la iluminación del Justo Sánchez Paraíso en Carbajosa, anotando que el encuentro se disputó con iluminación insuficiente, habiendo zonas del terreno de juego en las que se hacia difícil distinguir los objetos y las personas a cierta distancia.

Luminarias en varias instalaciones deportivas de Salamanca. JM García
Imagen principal - Luminarias en varias instalaciones deportivas de Salamanca.
Imagen secundaria 1 - Luminarias en varias instalaciones deportivas de Salamanca.
Imagen secundaria 2 - Luminarias en varias instalaciones deportivas de Salamanca.

«Nos afecta igual que a los jugadores. Si algo no se ve bien, no se ve bien para nadie, ni para el árbitro ni para el jugador, ni para un padre», asegura Alfonso Vicente, actual presidente del Comité Técnico de Árbitros de Salamanca. El excolegiado profesional aporta su visión de muchos años en los terrenos de juego y da algunas de las claves.

«Tenemos que ser conscientes de que, tras la pandemia, estamos en una ciudad en la que ha crecido exponencialmente el fútbol base en dos años, lo que implica tener muchos más equipos y muchas más horas de campo con el mismo número de instalaciones. Quiere decir que las instalaciones se degradan y tienes que dedicar más recursos, que son escasos, a las que tienes o a generar nuevas y eso en el corto plazo siempre es complicado«, reconoce. No obstante, apunta que «los tiempos políticos no son los de la vida real y tenemos que tener paciencia»».

Cambiarlos todos

La inversión necesaria para la sustitución de los terrenos de juego es importante. El consistorio tiene sobre la mesa la obligación de sustituir muchos de los tapetes de hierba artificial por la nueva normativa contra los microplásticos. El césped sintético que se usa en prácticamente todos los campos municipales tiene una base de bolitas de caucho negro que es lo que va a estar prohibido.

La sustitución se plantea a ocho años vista. Puede parecer mucho tiempo, pero es el ciclo de vida de un terreno de juego de estas características. Ya existen tecnología que sustiuyen las bolitas, por ejemplo, por fibra de coco. Sin embargo, el problema es que muchos campos ya se encuentran en mal estado.

De los de la capital, prácticamente no se libra ninguno. Los campos de La Salud, Neme, Aldehuela o el complejo Ángel Huerta tienen el césped en mal estado. En este último, el campo de la izquierda tiene ya más caucho negro que hierba y buena parte acaba bajo los banquillos o en los accesos. El desgaste del tapete es peligroso para la integridad de los jugadores. Boquetes, raíces, el 'remiendo' que se ha hecho en el nuevo anexo del Reina Sofía (ya deteriorado)... son algunos ejemplos de deficiencias, a las que hay que sumar falta de gradas o vestuarios pequeños.

Césped hundido en el anexo del Reina Sofía.
Césped hundido en el anexo del Reina Sofía. JM García

A ello se suma el problema de la iluminación que sufren especialmente los campos de 'los Cuernos' y Pizarrales, pero que es mal endémico en la capital y otros municipios. En los últimos años, el Ayuntamiento de Salamanca ha invertido millones en sustituir césped natural por artificial y en las obras necesarias, además del equipamiento, pero en muchos de estos proyectos la parte de la iluminación ha quedado en segundo plano o, directamente, no se ha contemplado.

No existe normativa de la federación que marque el mínimo de condiciones lumínicas para jugar un partido de provincial con luz artificial

En este sentido, hay que reconocer que no se está incumpliendo ninguna norma... porque no existe. No hay normativa alguna de los entes federativos sobre el mínimo de condiciones de luz necesario para jugar un partido. En el ánimo de los árbitros, asegura Vicente, está que se juegue siempre y no suspender, pero la visibilidad a veces es mínima.

«Claro que nos gustaría que hubiera mejores instalaciones, mejor iluminación, que se pudieran renovar más a menudo los tapetes, que ahora por ley se van a tener que renovar el 95% de ellos por la prohibición de microplásticos en terrenos de juego, va a haber que cambiarlos. Eso será una buena noticia para los deportistas, pero mala para las instituciones que van a tener que hacer una gran inversión para renovar las instalaciones», reconoce el jefe de los árbitros.

«Nos gustaría que hubiera una mejor iluminación en los campos porque son muchos los partidos que se juegan en horario nocturno, ahora son las seis de la tarde y estamos a oscuras. Siempre nos gusta tener más de lo que tenemos, pero hay que tener paciencia», insiste mientras nos atiende en los antiguos campos de la federación, 'zona 0' del deterioro de las instalaciones en la capital.

Pitar sin luz

Cuando el lunes los árbitros de Salamanca hacen balances, ¿llegan con casos en los que no han sabido si un gol entraba o no porque no se ve? «Nos pasa un poco de todo cada fin de semana porque además en la inmensa mayoría de partidos vamos solos, sin asistentes: si ya es difícil acertar cuando vamos tres, imagínate un gol cuando no estás en la línea de fondo. Sucede de todo. A veces podemos achacarlo a que no se ve, a que la red está rota o nos hemos perdido algún detalle, o un jugador se ha tropezado con un boquete y pensábamos que le habían hecho falta»

«Algunos problemas los reflejamos en las actas, como cuando un terreno de juego no está en condiciones o que la iluminación impide que se pueda ver de manera óptima el desarrollo del juego. Es simplemente para que se constate que tenemos problemas, pero no es de ahora, sucede en Salamanca y en toda Castilla y León», reconoce. Mientras tanto, en los campos salmantinos se seguirá practicando el fútbol a oscuras, semillero de goles fantasma para los que no hay VAR que valga.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios