Borrar
Un grupo de cuatro amigas discuten sobre el Plan Antitabaco. José Manuel García

Salamanca

El grupo de amigas que representa el debate del Plan Antitabaco: fumar en terraza ¿sí o no?

Cuatro amigas discuten sobre el Plan Antitabaco y ponen encima de la mesa los argumentos que apoyan y rechazan esta propuesta

Laura Linacero

Salamanca

Domingo, 28 de abril 2024, 10:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un debate que tiene dividido a España y dos claros bloques: los fumadores y los no fumadores. El nuevo Plan Antitabaco lanza la posibilidad de prohibir fumar en las terrazas, una zona que eligen los consumidores del tabaco para desarrollar su ocio sin restricciones en la hostelería. Sin embargo, esta realidad se podría ver afectada si ese planteamiento se convierte en realidad. Y como reflejo de eso, una mesa en la terraza de la Plaza Mayor de Salamanca.

Cuatro mujeres, cuatro amigas y dos opiniones. Tres contra uno en una discusión que no parece que vaya a llevar a ningún punto en común porque los argumentos de cada una de ellas las aleja cada vez más. Y aunque no van a dejar de quedar para ponerse al día, o al menos no por el momento, la pregunta de «¿qué os parece que se prohiba fumar en las terrazas?» desata un conflicto entre la libertad y el respeto. «Hay que fumar donde a una le de la gana mientras no perjudique a los demás», comenta la fumadora.

Pero claro, ¿y si fumar en las terrazas sí molestara a los de al lado? Ahí contraataca la amiga no fumadora: «Yo no estoy de acuerdo, todo lo contrario, te has fumado un cigarro y a mí me ha molestada», le espeta. «A mí me parece fenomenal que prohiban fumar en las terrazas», continúa. Y entre dardo y dardo, también le siguen las risas, aunque no aminoran el desacuerdo de cada una de ellas. «Si el sitio es amplio y corre el aire, se puede fumar. Al final van a hacer que la gente que fuma no se junte con los no fumadores», añade la fumadora.

«En vez de ir a una terraza, me voy a la orilla del río y fumo lo que quiero»

No será para tanto, o al menos no en este grupo. Aunque las amigas tendrán que unirse a la alternativa que propone la fumadora si se hace realidad el planteamiento de prohibir fumar en las terrazas. «En vez de ir a una terraza, me voy a la orilla del río y fumo lo que quiero», comenta. La posibilidad de que los clientes puedan dejar de ir a los bares al impedirles fumar hace que, como esta usuaria, se plantee dejar de ir de bares. A pesar de que cuando se tomó la medida de prohibir fumar en el interior las reacciones primarias fueron similares, la adaptación forzada fue positiva. Sin embargo, en esta ocasión, se niegan «a pasar por el aro». «Ahí me pareció bien porque se concentra mucha gente, pero al aire libre, no», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios