Borrar
Uno de los robots camareros que cuenta el restaurante Miyaki. J.M. García

Llega a Salamanca el robot camarero

El nuevo restaurante Miyaki contará con dos ayudantes extra entre su plantilla

M.J. Carmona

Domingo, 3 de marzo 2024, 20:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El primer robot que llega a un restaurante de Salamanca puede recordar un poco a R2-D2 de Star Wars, solo que este te lleva los platos a la mesa presentádose como un simpático gatito y no te ayuda a destruir al enemigo. Este robot camarero, un ayudante que ya está desde hace tiempo en otras ciudades, lo podrás ver en el nuevo restaurante asiático Miyaki, ubicado en la avenida de los Padres Paúles, 2 en Santa Marta.

Son muchas las películas que a partir de los 90 vaticinaban un futuro en el que los robots vivieran entre nosotros. Los representaban de una forma totalmente humanoide al más puro estilo de Philip K. Dick (autor literario en el cual se inspira la película de Blade Runner). Pero, la realidad no se asimila a las distopías de ciencia ficción de hace 30 años, los robots se presentan con formas mecánicas o incluso disforme, no interactúan como lo haría una persona y se presentan más como herramientas de ayuda, que como semejantes a los seres humanos.

Este nuevo restaurante que acaba de abrir sus puertas contará con dos robots camareros de BellaBot, cada uno tiene un precio de más de 10.000 euros. El propietario los presenta como «un juego» donde los clientes se sientan atraídos por ver lo que puede llegar a hacer este robot camarero quien, aparte de servirte la comida, hace pequeñas interacciones con los comensales indicando en que bandeja está su comida a través de luces, sonidos y docenas de expresiones que se aprecian en su «cara». Cuenta con una inteligencia artificial para su módulo de voz, lo que permite, según la configuración que le den desde el local, que pueda interactuar con las personas.

Además, si hay un cumpleaños entre los comensales puedes comunicarlo a alguien del personal y este indicarle al robot que cante el cumpleaños feliz dando una vuelta por el local y parándose en la mesa indicada. Sin duda es una diferenciación con otros restaurantes del mismo tipo en la ciudad y se espera que resulte atractivo para la clientela.

El restaurante es tipo bufé a la carta, cada mesa dispone de una tablet desde la que se elige entre los 160 platos que disponen en el menú, la comanda llega directamente a cocina donde una vez preparado será uno de los robots o camareros de carne y hueso los encargados de llevártelo a la mesa. Una vez realizada esta ruta el «gatito» indicará a los comensales, mediante voz e iluminación, la bandeja donde se encuentran sus platos. Este robot lleva sensores de peso en cada bandeja y sabrá lo que le queda por repartir. También, cuenta con tres cámaras que lo hace muy preciso a la hora de detectar cualquier tipo de obstáculo, parándose en seco en 0,5 segundos.

Oscar, su propietario, afirma que «es imposible sustituir a varios camareros por estos robots», tanto por el espacio que ocupan y necesitan para desplazarse, como porque finalmente es necesaria la gestión humana. Al fin y al cabo, el fúturo no es como preveía la ciencia ficción y los robots están, en este caso, para ayudar a la ejecución de tareas más mecánicas de desplazamiento para entrega de comida o recogida de platos usados. El ahorro de tiempo a los camareros permite que se puedan centrar en el cliente y poder atenderles de una manera más exclusiva y personalizada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios