Borrar
Las notas solidarias de la Semana Santa salmantina

Ver 35 fotos

ÁLEX LÓPEZ

Las notas solidarias de la Semana Santa salmantina

Tres hermandades de barrio aprovechan sus conciertos de música cofrade para mostrar su lado caritativo y social colaborando con causas benéficas

Álex López

Salamanca

Martes, 5 de marzo 2024, 13:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuando la música es la excusa y la Semana Santa es la vía. Las hermandades, cofradías y congregaciones de nuestra Semana Santa esperan la llegada de los fines de semana en Cuaresma para la puesta en marcha de sus actos más importantes. Los conciertos de las bandas y agrupaciones se convierten en el plato fuerte del programa de actos. Estos eventos, por su afluencia, atención, difusión y calado, son la mejor manera de explotar la vertiente solidaria de las instituciones cofrades. Las hermandades del Vía Crucis, Silencio y Amor y Paz, o, lo que es lo mismo, los barrios de San Bernardo, Pizarrales y el Arrabal añaden la nota solidaria y benéfica a los pentagramas de las bandas que les acompañan en Semana Santa y que en estas semanas previas empiezan a sacar a la luz el fruto del trabajo de tantos meses de ensayo.

En San Bernardo, cuando paró la nieve, empezó la música. La desapacible jornada del sábado no impidió que se llevara a cabo el concierto de la Agrupación Musical Virgen de la Vega en la parroquia de San Juan de Mata, para la Hermandad del Vía Crucis y a favor de Pyfano y SIT Trinitarios. Una actuación «en familia», pero que no le restó importancia e interés. También fue muestra de la apretada agenda que tienen agrupaciones como la «ViVe», que nada más acabar su actuación partirían hacia tierras zamoranas para su segundo concierto de la tarde, haciendo frente al clima y el estado de las carreteras de la provincia.

No tardaría en volver, y sin ningún percance, a tierras charras, ya que esta agrupación repetiría concierto solidario al día siguiente en la parroquia de Jesús Obrero, en el barrio de Pizarrales. La Hermandad del Silencio organizaba su tradicional concierto solidario con la mencionada Virgen de la Vega, la sección de tambores de la hermandad y la Banda de Música Tomás Bretón. Un año más, hermanos y vecinos respondieron en multitud a la llamada musical y solidaria.

Y el último compás de solidaridad vino desde el Arrabal. La Hermandad del Amor y la Paz adelantó un año más su llegada al casco histórico de Salamanca, pero en la Catedral Vieja y con las dos bandas que cruzan el Puente Romano la tarde del Jueves Santo. «Un kilo/litro por Amor» era el lema del concierto que ofrecieron la Banda de Música de Villamayor y la banda de cornetas y tambores propia de la hermandad. Música cofrade a cambio de alimentos para los más necesitados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios