Borrar
Privatizado o público, el dilema del bus urbano en el limbo desde hace tres años

Privatizado o público, el dilema del bus urbano en el limbo desde hace tres años

El contrato del bus urbano está anulado desde hace más de tres años y ahora PP y PSOE se enfrentan por el sueldo de su gerente con el debate sobre le modelo para gestionarlo de fondo

Félix Oliva

Salamanca

Viernes, 7 de octubre 2022, 08:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una cifra, 100.000 euros, es el motivo de un nuevo choque entre PSOE y PP en el Ayuntamiento de Salamanca con el trasfondo de un contrato municipal al que apuntan todos los focos, pero sobre el que no se termina de arrojar luz y que enfrenta dos modelos de entender la gestión. Se trata del servicio del bus urbano, valorado en 174 millones de euros para los próximos diez años, del que se desconocen los pliegos de condiciones que permitirán adjudicarlo, algo imprescindible por un motivo: lleva más de tres años anulado por ser considerado técnicamente ilegal.

El contrato fue anulado tras adjudicarse en 2014 a la empresa que ya lo tenía: Globalia recurrió y la justicia le dio la razón

En ese contexto, el PSOE ha sacado a la luz el salario del gerente de la empresa que gestiona el bus urbano, Salamanca de Transportes. Es la concesionaria que se alzó con el contrato en 2014, 144 millones de euros en su día y anulado posteriormente tras un recurso de Globalia. La justicia 'tumbó' la adjudicación por una cuestión procedimental, el hecho de que no se hubiera publicado en el portal Europeo de contratos públicos; ese fue el motivo último de la anulación, aunque siempre hubo dudas sobre la validez de los pliegos, que se calificaron por los propios socialistas de «hechos a medida» para la empresa que se los llevó y que, por ejemplo, le entregaban el servicio por 12 años frente a un límite de una década de vigencia como lo legal.

Concesión de servicio público

Ese contrato se paga en buena medida de fondos municipales ya que se rige por el sistema de déficit de explotación. Como se trata de un servicio esencial, el consistorio completa con aportaciones de dinero público lo que no se cubre con los ingresos propios del servicio, básicamente la venta de abonos y billetes. Ese pago se calcula en función de los kilómetros que recorren los vehículos del servicio.

La licitación, en noviembre

El contrato del bus urbano lleva anulado en firme desde febrero de 2019 y, por ahora, no ha vuelto a licitarse. El servicio se presta con normalidad, pero hay que sacar a concurso de nuevo la concesión para que pujen empresas por ella, pero es algo que no se ha hecho y que, en las condiciones actuales, no se puede hacer. El motivo es que se desconocen los pliegos, la clave para fijar las condiciones en las que se disputarán el contrato las empresas que quieran concurrir. En marzo de 2022 se anunció la licitación, pero hoy por hoy no se han publicado los pliegos y el proceso no puede empezar. Es uno de los grandes 'debes' del gobierno municipal en esta legislatura y, según fuentes municipales, se quiere resolver ya: en noviembre se conocerían pliegos y se licitaría.

Sin embargo, el PSOE critica que, de esa aportación, se pague el sueldo de su director generente. En concreto, 98.325,72 euros, una cantidad que los socialistas han decidido poner en escala con los empleados del bus urbano y del que dicen «triplica el salario medio del resto de la plantilla del servicio de transporte urbano colectivo de viajeros de la capital salmantina» y tachó este hecho de «obsceno». Añaden que supera el sueldo del alcalde (69.747,94 euros en 2021) y el del presidente del Gobierno (84.845,16 euros brutos al año).

Que se sepan las cifras

La cifra sirve al PSOE para justificar la propuesta detrás de esta denuncia: limitar el sueldo que se paga a los directivos de empresas concesionarias de servicios municipales. El consistorio tiene externalizados, por ejemplo, la gestión de la ORA (zona azul), aparcamientos, basuras, jardines, piscinas o la ciudad deportiva de las que se hacen cargo empresas privadas. La del bus es la única sin renovar. Los socialistas piden que se establezca un «tope máximo» y que haga públicos los salarios de los gerentes y responsables de dirección de todas las empresas concesionarias de servicios municipales privatizados.

De las concesiones de servicios públicos, la del bus urbano es la única sin renovar: el consistorio quiere sacar el pliego y licitar en noviembre

Por su parte, el PP replica que establecer un tope máximo en los salarios de las empresas concesionarias es «ilegal» y «más propio de estados intervencionistas y totalitarios como los que añoran los socialistas, cada vez más 'podemizados' y escorados hacia una izquierda radical».

Los 'populares', en el Gobierno junto a Cs, explican que el Ayuntamiento de Salamanca no paga ningún sueldo de directivos de las empresas concesionarias de servicios públicos municipales, sino que «paga a las empresas por la prestación de servicios». Y así es. Los sueldos de las plantillas, del primer al último empleado, forman parte de los cálculos de coste de los servicios cuando se sacan a concurso para que se haga cargo de ellos una empresa.

Dos modelos enfrentados

El trasfondo final de este nuevo choque entre PP y PSOE es doble y reside en el modelo de concesiones, que los socialistas cuestionan y que, en algunos casos, ya han propuesto revertir, como la de la ciudad deportiva de La Aldehuela, que quieren recuperar para que la gestione directamente el ayuntamiento.

En el caso del contrato del bus, también se ha pedido que, aprovechando que sale de nuevo a licitación (previsiblemente, en noviembre), se estudie la viabilidad de recuperarlo para la gestión directa a la que se renunció hace décadas. Son los dos modelos disponibles: una concesión, privatización para sus detractores, frente a la gestión pública directa, una remunicipalización en la que sus contrarios ven tintes nacionalizadores. Un dilema sin espacio por ahora porque el equipo de Gobierno no contempla otra cosa que no sea licitar el contrato otra vez.

¿Cuál es mejor? Imposible poner de acuerdo a ciudades como Vigo, que mantiene desde hace años la gestión directa y no quiere ni oir hablar de concesionar a u na empresa, o Valladolid, que recientemente la ha recuperado. Como para que PP y PSOE se pongan de acuerdo en el Ayuntamiento de Salamanca.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios