Borrar
Tren Alvia, cámaras de tráfico, calle peatonal y puerto seco. SH
Los retos de Salamanca para el mandato 2023-2027, de la ZBE al puerto seco

Los retos de Salamanca para el mandato 2023-2027, de la ZBE al puerto seco

La nueva alcaldía tendrá que tomar decisiones clave sobre cerrar el centro al tráfico, buscar empresas o presionar por los trenes, quizás a un Gobierno estatal de su mismo color

Félix Oliva

Salamanca

Domingo, 18 de junio 2023, 10:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El pleno de investidura de este sábado y la designación de Carlos García Carbayo como alcalde abren un nuevo mandato en Salamanca. Con mayoría absoluta en la corporación, el PP no tendrá impedimento en el pleno para hacer sus políticas, pero la legislatura 2023-2027 va a sear crucial para la capital

La ciudad se enfrenta a importantes retos que exigirán tomar decisiones sobre infraestructuras y programas clave, y que pueden obligar a ser reivindicativos con administraciones de diverso color político, propio y ajeno, y hasta vérselas con Europa. De ello dependerá la consolidación de apuestas municipales como el idioma, la atracción del talento o el turismo, el desarrollo de la plataforma logística o la puesta en marcha de planes largamento preparados como la peatonalización y la vigilancia del tráfico y la contaminación.

Plataforma logística

La legislatura del puerto seco

El mandato que acaba de terminar ha sido el de hacer realidad el puerto seco tras 20 años de tropiezos. El equipo de Gobierno de PP y Cs logró encontrar la fórmula necesaria para que se desarrollara y al fin se ha logrado ejecutar el polígono industrial ligado y empezar las obras de la terminal ferroviaria.

Ahora el reto es que avancen para que, en menos de dos años, la terminal esté lista y pueda recibir hasta 730 trenes anuales con mercancías camino de Europa procedentes de los puertos portugueses. Imprescindible que se complete la electrificación ferroviaria.

Además, hacen faltan empresas. La primera en instalarse será Tebrio, que pronto empezará las obras de la mayor granja de insectos del mundo, una apuesta que aúna tecnología, innovación, talento y producción. Pero es necesario que haya muchas más para reforzar el polo logístico.

Capítulo ferroviario

Más trenes y electrificación

Las conexiones y servicios ferroviarios son punta de lanza de las reivindicaciones salmantinas desde que, tras la pandemia, los Alvia con Madrid quedaron reducidos y se eliminó el tren con Portugal. El alcalde ha reunido en torno al Ayuntamiento una plataforma para reivindicar mejoras.

En el debe, Salamanca coloca la cuara frecuencia del tren rápido con Madrid y una quinta; de paso, habría que mejorar el funcionamiento de los bonos porque es imposible reservar trenes. También se reinvidica el regreso del tren con Portugal, que el Gobierno quiera hacer por Extremadura y Portugal quiere por Salamanca. Y se ha sumado la recuperación de la Ruta de la Plata como línea de mercancías.

Además, el consitorio exige que se haga de una vez la electrificación a su paso por la capital, que incluye cambiar bastantes pasos. Se está complicando con la redacción interminable de nuevos proyectos, pero deja imágenes como la del apeadero provisional de La Alamedilla, que lleva tres años derruido y valiéndose de un andamio.

ZBE

Cerrar el centro al tráfico

Antes de que acabe el año se pondrán en funcionamiento todos los sistemas de la nueva Zona de Bajas Emisiones, que incluye un hipotético cierre al tráfico del centro y muchos otros dispositivos, desde el control de los aparcamientos a la gestión del tráfico y los buses. Sin embargo, una duda se cierne sobre la ZBE: que no haya restricciones.

El alcalde ya ha anunciado que no ve necesario cerrar el centro a la circulación de coches contaminantes, pero habrá que ver si el reglamento que se está elaborando incluye algún mínimo, en forma de pegatina de la DGT: la idea es que no. Se escuda el consistorio en que la capital tiene aire de calidad, pero hoy por hoy sólo lo mide con dos estaciones en el extrarradio, una en un parque.

De que se aplique o no dependerá el cierre al tráfico de la Gran Vía o un mayor control sobre la circulación que tienen las calles peatonales, que son esencialmente las afectadas por el perímetro de la ZBE.

En el consistorio habrá debate. Vox se opone a que haya ningún tipo de cierre y el PSOE vigilará que la norma, que es estatal y obligada, no se aplique de forma 'light'. Y luego está Europa. Todas las obras y equipamientos se han hecho con fondos europeos y es obligatorio demostrar que se aplican y, esencialmente, que funcionan: si la contaminación medida no baja, puede haber problemas.

Transición a monocolor

Las políticas de Cs

Este mandato va a ser el de la transición hacia un gobierno monocolor tras cuatro años con Cs, y otros cuatro anteriores en los que la formación 'naranja' intervino, por ejemplo, en presupuesto e impuestos. En los próximos meses habrá que ver qué políticas de Cs se mantiene y cuáles se descartan.

Eso lleva a poner bajo la lupa programas como el '2x1' de los hoteles, clave en la salida de la pandemia; la Tarjeta Activa, que también ayudó en el comercio, pero que igualmente parece ya propia de otro momento. También habrá que decidir sobre la continuidad de actividades como el festival del Siglo de Oro o el torneo de Ajedrez. Y sobre el rango que se da a las políticas de bienestar social, igualdad y animales.

Peatonalizaciones

Sin coches de verdad

Salamanca ha aprovechado los fondos europeos ligados a las zonas de bajas emisiones para completar la peatonalización de su centro. Se han ejecutado plataformas únicas, se ha cambiado iluminación por otra más eficiente y se ha gastado en obra pública un dinero que, con medios propios, hubiera sido imposible invertir.

Ahora, y si se descarta cerrar el centro al tráfico, al menos habrá que controlar con mayor celo la circulación en estas calles peatonales donde muchos vehículos campan a sus anchas. Ya existe un sistema de permisos de acceso y normas para el carga y descarga, falta que sirva para que estas calles sean de verdad prioritarias para los peatones.

Elecciones

El reto de reivindicar

El gran reto de los próximos años puede estar en un horizonte muy próximo y marcado por las elecciones generales del 23 de julio. El consistorio tendrá como interlocutor para cuestiones muy importantes al Gobierno que salga de las urnas y puede que sea de su mismo color.

Aquí tendrá que superar la prueba de ser reivindicativo, con la misma intensidad, sobre materias como las conexiones ferroviarias, la electrificación, la conexión de autovías o el apoyo al puerto seco.

A lo largo de los años, Salamanca tiene sobradas experiencias de fracaso son sus reivindicaciones, que muchas veces son ignoradas por los gobiernos de turno o demoradas, incluso con más intensidad cuando ha gobernado en España el mismo color que en el ayuntamiento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios