Borrar
La consejera de Educación, Rocío Lucas, asiste al acto de apertura del curso universitario 2022-2023 de la Universidad de Salamanca, junto al rector de la Usal, Ricardo Rivero, y al alcalde Carlos García Carbayo David Arranz - ICAL
Lucas ensalza «el prestigio y la calidad» de la educación superior en Castilla y León
USAL Inauguración del Curso Académico

Lucas ensalza «el prestigio y la calidad» de la educación superior en Castilla y León

El rector Rivero reclama mayor asignación presupuestaria por parte de la Junta, en virtud del «elevado porcentaje de representación» que la Universidad de Salamanca aglutina en el concierto de la educación superior comunitaria

EL NORTE

SALAMANCA

Lunes, 19 de septiembre 2022, 18:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La consejera de Educación, Rocío Lucas, ensalzó este lunes «el prestigio y la calidad» de la educación superior en Castilla y León durante el solemne acto de apertura del curso académico de la Universidad de Salamanca. El Paraninfo acogió además los parlamentos del rector magnífico, Ricardo Rivero, y del catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Usal, Alberto de Miguel Hidalgo, quien fue, en esta ocasión, el encargado de pronunciar la lección inaugural sobre las finanzas del futuro.

Lucas justificó esta apreciación en la «alta demanda» existente por parte de nuevo alumnado que desea matricularse en Castilla y León, a tenor de las cifras, y quiso, en este sentido, agradecer el «compromiso» demostrado por las universidades, ya que «ni la pandemia pudo detener su actividad ni mermar su pujanza». También destacó el incremento previsto de profesionales, con mil más que en el curso 2018-2019, así como de la oferta de titulaciones, cada vez «más completa y atractiva».

Por otro lado, recordó la nueva convocatoria por parte de la Junta de Castilla y León para investigadores «de alto impacto», llamada 'Andrés Laguna', por un importe de seis millones de euros, con el objetivo de «seguir reforzando las estructuras de investigación de excelencia». A ello hay que añadir las otras medidas anunciadas el pasado viernes por el presidente Mañueco, lo que «impulsará aún más la apuesta del gobierno regional por la igualdad de oportunidades para las familias en el acceso a la Universidad», segñun recoge la agencia ICAL.

La consejera subrayó el ahorro económico proporcionado a las familias situando las tasas de los estudios universitarios de grado «entre las más bajas de España». El objetivo, en sus cifras, es el de lograr una bajada en torno al 25 por ciento, con una «reducción progresiva» que empezará ya en el próximo decreto de precios públicos para el curso 2023/24, para que también bajarán las tasas de las primeras matrículas de másteres no habilitantes, que «son la puerta de entrada a la carrera investigadora».

ICAL

De igual manera, pretenden igualar a la baja las tasas de la Ebau, prueba sobre la que reservó criticas hacia el Gobierno central por el nuevo modelo que plantea. «No nos gusta en absoluto. Es una propuesta que, ante todo, supone una negativa a la petición, al clamor, de estudiantes, de numerosas comunidades autónomas y universidades de que, de una vez por todas, se establezca una Ebau única para todo el territorio nacional», manifestó, incidiendo en que «es algo de justicia» y, hasta que no se implante, «seguirá habiendo una desigualdad injustificable en el acceso a la Universidad».

Así, la consejera retomó incidiendo en la importancia de fortalecer «esa cada vez más potente red de investigación» que forman las universidades de Castilla y León. En este sentido, garantizó apoyo financiero para impulsar la contratación de técnicos de apoyo a la investigación, de investigadores predoctorales y el refuerzo de estructuras e infraestructuras. Lucas se refirió así a la labora de los «campus exteriores», claves para «acercar la universidad, como motor de desarrollo cultural, social y económico, a todo el territorio».

En clave de futuro, la consejera planteó «un sistema universitario dotado de mecanismos que le permiten dar respuestas ágiles a las necesidades y los retos que plantean las sociedades modernas». A este respecto, aseguró que es «imprescindible «proseguir con el apoyo y la colaboración para seguir avanzando por la «fructífera senda» de la transferencia del conocimiento universidad empresa con iniciativas como el Plan TCUE. Para ello, anunció la creación de la Oficina de Apoyo a las Startups y al Emprendimiento Universitario Innovador.

Por último, la consejera se refirió a «la ambición» de la Universidad de Salamanca. «En esta gran casa del saber, creo que la ambición es fundamental, sobre todo, por avanzar en el conocimiento, que tan fecunda ha sido para la Humanidad», un valor que ligó al «talento y el conocimiento», citando al escritor Carlos Ruiz Zafón . «Francamente, estoy convencida de que, en nuestras universidades disponemos, y en abundancia, de todos esos ingredientes para sacar partido de las muchas y prometedoras oportunidades que ofrece nuestra tierra», concluyó.

Mayor financiación

Tras la intervención de la consejera, tomó la palabra el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, quien no dudó en asegurar que las «sobresalientes» capacidades de la institución merecen reconocimiento, en referencia directa a la propia Lucas. «La Usal representa un porcentaje muy elevado de los estudiantes de grado y postrado del sistema universitario de Castilla y León, así como de la investigación en resultados y rankings internacionales. Nuestra asignación presupuestaria, en cambio, no se corresponde proporcionalmente con estos indicadores», resaltó el rector, reclamando «justicia».

Rivero se comprometió a «llegar a más» en los objetivos de la institución, pero condicionó su crecimiento a la inversión por parte de las administraciones públicas. «Cada euro invertido en la Universidad es una buena idea, y las reformas normativas en ciernes parecen tenerlo claro, aunque la nueva Ley de la Ciencia y el proyecto de Ley de universidades de momento sólo crean nuevos costes, sin asumir la necesidad de ingresos», criticó. Por ello, se preguntó «¿dónde están las memorias económicas de estos textos? ¿Acaso va a salir del presupuesto de algún ministerio lo que cuestan las nuevas figuras contractuales? ¿No es muy fácil invitar sin poner el dinero sobre la mesa?», insinuó.

El rector destacó además la importancia del sector primario, y más en esta Comunidad Autónoma, y criticó «los insuficientes niveles de ejecución del plan de recuperación» que, desde su punto de vista, «ponen de manifiesto a la sociedad española que para salir adelante importa más madrugar cada mañana que lo que digan los despachos oficiales». Del Gobierno de España, matizó, aún espera «hechos concretos» en referencia a este plan «que ha de servir para transformar en clave de progreso sostenible el país».

De este modo, mencionó el Perte de la nueva economía de la lengua, al que la Usal ha presentado «sólidos proyectos de digitalización y acreditación» y el Perte Salud de Vanguardia, en el que «habrían de ser reconocidas las capacidades de la Universidad en el ámbito biosanitario, con centros e institutos de investigación de primer nivel». Además, pidió al Gobierno reconocer «la singularidad» de la Universidad de Salamanca en la imagen exterior. «En Europa, donde se nos ha encomendado la coordinación de la primera red de universidades europeas innovadoras; en América, donde seguimos siendo el puente académico por excelencia; en Asia, donde Salamanca se identifica con el español, en Estados Unidos, en fin, donde participamos en la principal red de universidades hispánicas», resumió.

Ricardo Rivero encaminó el final de su discurso destacando el valor de la Universidad para favorecer a las distintas profesiones y reconoció que este curso tendrán un «especial protagonismo» las relaciones con las fuerzas armadas y las fuerzas y cuerpos de seguridad. «Si a lo largo del tiempo más de diez mil policías se han formado y tienen títulos de Salamanca, este año los estudios oficiales universitarios de la Policía Nacional adquieren un pleno reconocimiento. Pronto ratificaremos la adscripción del centro de Ávila a la Universidad de Salamanca, un hecho por cierto que ya apareció en el Boletín Oficial del Estado en los años ochenta», recordó.

Las finanzas del futuro

El catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Usal Alberto de Miguel Hidalgo fue el encargado de pronunciar la lección inaugural del curso académico que versó sobre los retos de las finanzas y la economía financiera del futuro. Durante su discurso, De Miguel realizó un repaso por la historia reciente de las finanzas, desde la segunda mitad del pasado siglo, «la época dorada», cuando múltiples teorías permitieron comprender el valor a través de la formulación de la relación entre «la rentabilidad y riesgo de los activos», hasta el momento presente.

Así, se refirió a que la incorporación de nuevas tecnologías, que aplican complejos algoritmos a la creciente disponibilidad de datos, ha producido «una verdadera carrera» en la que las empresas compiten en la adaptación de las nuevas herramientas tecnológicas a sus procesos económicos y financieros. La computación en la nube, el internet de las cosas, el Blockhain, la automatización de procesos o la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, «por sí solas o combinadas en la denominada ciencia de datos, está transformando la gestión de la empresa», según reflexionó en sus conclusiones.

Por otro lado, el catedrático de la Usal advirtió de que estas nuevas tecnología, aún plagadas de ventajas, pueden conducir a una cierta «deshumanización de las empresas». Por eso, aboga por caminar hacia un nuevo modelo donde las competencias y habilidades de los directivos estén «más entrelazadas» con los sistemas de producción inteligentes, generando así una «nueva jerarquía» donde en primer lugar se situarían las personas, luego los procesos y, por último, la tecnología.

Según señaló para finalizar, el futuro de las finanzas «nadie lo conoce». «Tenemos ante nosotros un panorama que, a la vez que nos señala un conjunto de problemas financieros clásicos, todavía sin resolver, y también nos muestra un conjunto de nuevas herramientas de corte tecnológico cuya utilización hace más eficiente la adopción de decisiones financieras», resumió. En definitiva, para de Miguel, quienes ahora mismo están «en condiciones» de conocer las necesidades futuras de las empresas son sus directivos. «Ellos nos dicen que las finanzas del futuro deberán estar más íntimamente involucradas en la toma de decisiones corporativas. Hacía ahí, pues, deberemos caminar», finalizó su intervención.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios