Borrar
Aparece en Valladolid un perro desaparecido en Álava hace 51 días

Aparece en Valladolid un perro desaparecido en Álava hace 51 días

Dub, la mascota del joven francés Gabin Regnier, se reencontraba este martes con su dueño

JESÚS NICOLÁS

Miércoles, 21 de septiembre 2022, 12:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En Siete Iglesias de Trabancos (Valladolid), a nada menos que 289 kilómetros de donde desapareció. Esa es la distancia que recorrió Dub, el perro al que el joven francés Gabin Regnier –su dueño– perdió de vista cuando estaba repostando en la gasolinera de Lopidana camino de unas vacaciones en Portugal. «Cuando nos dimos cuenta que el perro había saltado de la furgoneta ya estábamos a 400 kilómetros de Vitoria», lamentó poco después de que perdiera a su mascota.

Ayer, por fin, el joven ponía fin a sus desvelos. La llamada de atención de unos vecinos de esa localidad de 400 habitantes próxima de Tordesillas alertó al grupo de vitorianos empleados en la búsqueda de este can, que contaba ayer 51 días desaparecido. «A través de las redes sociales vimos una publicación de que había allí un perro igual que Dub. Nos pusimos en contacto con varias chicas del pueblo y Gabin nos confirmó que era él», relata a EL CORREO Cristina, una de las voluntarias, todavía sorprendida.

Dos de las integrantes de este grupo de altruistas alavesas acompañaron a Regnier hasta el lejano municipio vallisoletano el pasado sábado. «Los vecinos decían que lo llevaban viendo merodear por allí varios días, pero que, cuando se le acercaban, se asustaba y se escondía». Para atraerle, incluso le llegaron a poner por varios sitios comida con el fin de no perderle la pista.

El domingo, todavía sin poder localizarlo, la desesperación era ya máxima. «Esta noche Gabin se la ha pasado llamando a Dub, buscándole en bicicleta y, cuando ya empezaba a perder la esperanza, agobiado porque tenía que volver a Francia, a las siete de la mañana se le acercó un hombre a su tienda de campaña y le dijo que Dub estaba agazapado en unas zarzas cerca de un hostal».

Al principio, receloso, no respondió a las llamadas de Gabin. «¡Ven Dub, que nos vamos a casa!», repitió Regnier insistente. Así hasta que, por fin, el can le reconoció tras tanto tiempo sin verle. «No se lo podía creer, Estaba en una nube», continúa Cristina emocionada. «Hoy hemos quedado a las 13.30 horas para conocer a Dub y despedirnos de Gabin. Hemos llevado a Dub al veterinario para hacerle una revisión y desparasitarlo». Y así, tras el ansiado reencuentro, dueño y mascota emprendían el camino de regreso a casa.

«¡Por fin Dub vuelve a casa! ¡Gracias a todos! Ahora estamos de vuelta y vamos a tomar un tiempo para nosotros», se ha felicitado Regnier en las redes sociales. Y es que el periplo no ha sido para menos. Once días llegó a estar el francés alojado en Vitoria tras la desaparición de su inseparable amigo, al que incluso se le llegó a ver cerca de Miranda apenas una semana después de que desapareciera. Entonces todavía le quedaban algo más de 250 kilómetros de camino para que su historia diera con su merecido final feliz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios