Borrar
Imagen del río Muga a su paso por Peralada (Girona). EFE
Cataluña decreta la preemergencia por la peor sequía en un siglo

Cataluña decreta la preemergencia por la peor sequía en un siglo

El Govern empieza las obras en el puerto para llevar barcos con agua a Barcelona en dos meses

Cristian Reino

Barcelona

Martes, 21 de noviembre 2023, 15:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cataluña sufre la peor sequía desde hace un siglo. No llueve en las comarcas catalanas, los pantanos están al 18% de media y el Govern ha decretado ya el estado de preemergencia, previo al de emergencia, que implica ya restricciones de agua a nivel doméstico. Las limitaciones afectarán a seis de cada ocho catalanes, incluidos los habitantes del área metropolitana de Barcelona, que es donde se concentra la mayoría de la población catalana.

Para tratar de atacar la sequía, el Govern ha anunciado este martes una serie de medidas para intentar no entrar ya en el estado de emergencia. Entre otras, ha limitado la dotación de agua por habitante y día a 210 litros de agua y se reduce a la mitad la capacidad para regar los campos de césped en las instalaciones deportivas, lo que afectará también a los equipos de élite, como el Barça o el Espanyol. De momento, la presión de los grifos de las casas no bajará, pero están en camino.

Se trata de un periodo transitorio, el de la preemergencia, que sirva de llamada de alarma a la ciudadanía por si los embalses caen por debajo del 16%, que es el umbral para que la administración catalana decrete la situación de emergencia. Si el estado de los pantanos se agrava aún más y se llega a la emergencia máxima, el Govern está ultimando unas obras en el puerto de Barcelona para que puedan amarrar barcos de suministro de agua. De momento, el Gobierno catalán trata de esquivar la entrada en la fase de emergencia, pues esta situación afectaría de lleno la actividad económica, tanto turística como industrial o agrícola, que tendrían restricciones severas.

La activación de la preemergencia pretende alejar la puesta en marcha de restricciones más «críticas», según el Govern, «con un impacto directo sobre la vida de las personas y en la economía del país». De momento, queda prohibido el riego de césped, excepto en superficies destinadas a la práctica federada del deporte. Se permitirá el riego para el arbolado, y sólo mediante riego gota a gota o regadera. Las piscinas privadas de uso individual o unifamiliar continuarán sin poder llenarse. Está prohibida también la limpieza con agua potable de calles, alcantarillado, pavimentos, fachadas y similares, sean públicos o particulares. Los vehículos sólo podrán lavarse en establecimientos comerciales dedicados a esta actividad, que cuenten con sistemas de recirculación del agua. Por último, se ha vetado el llenado total o parcial de fuentes ornamentales, lagos artificiales y otros elementos de uso estético.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios