Borrar
Exterior de la casa en la que tuvo lugar el terrible crimen. Ramón L. Pérez
Detenido el hermano de la embarazada asesinada junto a su hijo de 3 años en Granada

Detenido el hermano de la embarazada asesinada junto a su hijo de 3 años en Granada

El arrestado se encuentra en los calabozos, mientras la Guardia Civil mantiene abierta la investigación

José Ramón Villalba y Carlos Morán

Lunes, 29 de mayo 2023, 09:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Guardia Civil ha detenido al hermano de la mujer asesinada el pasado sábado en su propio domicilio de Las Gabias (Granada). En principio está acusado de ser el autor del doble crimen perpetrado en el interior de la casa situada en la calle Arache 1 de Las Gabias, en la urbanización de los Chopos. El arrestado se encuentra en los calabozos, mientras la Guardia Civil mantiene abierta la investigación. En principio, no ha trascendido si el instituto armado busca a más gente implicada en estos hechos.

Los investigadores sí tenían claro que quien cometió el crimen fue directamente a matar a la víctima y a infligir un dolor muy grande al marido de esta mujer, que se ha encontrado sin esposa y sin hijo y sin la criatura que esperaba su pareja debido a este crimen.

Desde un principio estaba descartado el móvil del robo y sorprendía bastante que no hubiera ninguna puerta ni ventana forzada en el interior de la vivienda, por tanto quien lo hizo debía saber tener llave o saber cómo entrar sin forzar nada. También conocía la ausencia del marido de la vivienda, quien se encontraba en Baleares debido a su trabajo de piloto de aviones.

Un vehículo de la Guardia Civil estaba ayer aparcado junto a la casa del horror de Las Gabias, la vivienda de la calle Arache del municipio en la que este pasado sábado aparecieron muertos con signos de violencia una mujer embarazada y su hijo de solo tres años. Es una zona de edificios unifamiliares que está retirada del casco urbano de la localidad. En los jardines del inmueble un perro aúlla lastimeramente. Por lo demás, silencio. El rumor del motor de un coche rompe la quietud. Se detiene justo al lado de la finca. Una mujer deposita un ramo de flores y dos peluches en el muro que rodea a la residencia. También hay rosas en otros puntos de la tapia. Impresionados por la crueldad del doble crimen, los vecinos de Las Gabias expresan su pesar adornando con cariño y emoción la acera y la pared.

Los suegros de la fallecida viven cerca y fueron los primeros en llegar pero no pudieron entrar a la casa

Salvo los precintos colocados por la Guardia Civil, nada indica que en el interior de la casa se ha producido una tragedia. No hay destrozos ni ninguna señal visible de allanamiento. Las ventanas están enrejadas y hay cámaras de seguridad en la fachada.

Los padres del marido de la fallecida, de 38 años y que estaba embarazada de ocho meses, viven en un inmueble cercano. De hecho, y según testimonios vecinales recogidos por Ideal en el residencial, fueron los primeros en llegar al lugar del presumible homicidio. Eran las nueve de la mañana de este pasado 27 de mayo. Su hijo, que estaba en las Islas Baleares porque es piloto de aviación, les había alertado de que podían haber un intruso dentro de la casa que estaría perpetrando un robo. Sus familiares intentaron abrir la puerta con las llaves, pero no pudieron.

Fue entonces cuando llegaron varios efectivos de la Policía Local de Las Gabias, cuya comisaría está próxima a la calle Arache. Los agentes examinaron el exterior de la vivienda e, inicialmente, no observaron nada extraño. La puerta de entrada no parecía haber sido forzada ni tampoco las ventanas.

Pero un instante después, uno de los policías vio desde el exterior que en el salón había una mancha de sangre. Contactaron con el 112 para que, a su vez, alertase al esposo y poder hablar con él. Según las fuentes consultadas por Ideal, el hombre reiteró que temía que se estuviera produciendo un robo en su casa y que su familia estaba dentro.

Los agentes de la guardia municipal intentaron derribar la puerta, pero no lo lograron. Entonces avisaron a los Bomberos de Granada para que les franquearan la entrada. Ya en el interior, se toparon con una nube de humo que procedía de un colchón que había ardido. Tras airear la estancia, los equipos de emergencias vieron el cuerpo sin vida de una mujer embarazada que estaba tendida en el suelo rodeada de sangre. Presentaba signos evidentes de violencia y había humo de un colchón que no había llegado a arder del todo.

Alrededor de las dos de la tarde, el marido de la víctima llegó a la vivienda, que había sido tomada por los efectivos de la Guardia Civil expertos en extraer indicios en las escenas de los crímenes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios