Borrar
Un ertzaina habla con el conductor del furgón funerario. Igor Aizpuru
La Ertzaintza sabía que el asesino de la embarazada de Vitoria no respetaba la orden de alejamiento

La Ertzaintza sabía que el asesino de la embarazada de Vitoria no respetaba la orden de alejamiento

Se le tomó declaración de nuevo el 18 de mayo, cuando víctima y agresor regresaron a Vitoria. «Ella no se sentía en peligro». El ahora detenido tenía una orden de alejamiento de 500 metros

David González

Lunes, 29 de mayo 2023, 13:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha admitido este lunes que la Ertzaintza tuvo conocimiento desde «el 29 de enero» del quebrantamiento del presunto asesino de Maialen, la vitoriana de 32 años que apareció asesinada en un apartahotel de Vitoria ayer domingo. Su presunto asesino, y teórica expareja sentimental, tenía una orden de alejamiento de ella desde tiempo atrás y, pese a ello, estaban juntos en la capital alavesa. Cuando la entrevistaron, esta mujer comentó a los investigadores que «no se sentía en peligro» y que «estaba trabajando por la eliminación de la denuncia». Así que, siempre según el consejero, se optó por enviar un atestado al juzgado de Violencia sobre la mujer.

A partir de ahí, ambos volvieron a Castellón, donde Jaime, el supuesto autor del crimen machista, tiene una propiedad inmobiliaria. «El 18 de mayo», según ha precisado Erkoreka, la Ertzaintza fue avisada por el personal del apartahotel de que Maialen -embarazada de gemelos- se había registrado con un nombre falso -al parecer fue su madrastra quien reservó la habitación- y de que le acompañaba un hombre. Se trataba del ahora detenido. Ahí se tuvo constancia del segundo quebrantamiento.

Hubo una nueva intervención. Pero Maialen, siempre según Erkoreka, siguió en sus trece. El consejero de Seguridad, sin embargo, no ha podido precisar si hubo algún contacto con Jaime, ni tampoco por qué no se le detuvo, como marca el protocolo contra la violencia de género. «La víctima es la principal suministradora de la información. Estamos hablando de relaciones afectivas en las que no siempre ocurre que la víctima ve claro que debe tener claro que debe estar protegida. No es fácil». En la Comunidad Valenciana estaba catalogada como víctima de «riesgo extremo».

En este sentido, fuentes internas de la Ertzaintza destacan que «cuando se produce un quebrantamiento voluntario, como es el caso, se opta por no detener (al infractor) pero sí se le abren diligencias como investigado. Luego el atestado se envía al Palacio de Justicia». Al parecer, y de haber recibido el parte policial, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer tampoco vio adecuado detener al sospechoso.

Sobre la razón por la que no se detuvo a Jaime la segunda ocasión que se tuvo constancia del quebrantamiento, Erkoreka ha reconocido que «no lo sé».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios