Borrar
Vista general de la zona boscosa de El Saler durante las tareas de extinción de los últimos incendios. E. P.
La Guardia Civil detiene a un abogado como presunto pirómano de El Saler

La Guardia Civil detiene a un abogado como presunto pirómano de El Saler

El arrestado, de 59 años, residía en una vivienda situada en este parque natural valenciano

Álex Serrano López y Arturo Checa

Valencia

Jueves, 26 de octubre 2023, 01:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los vecinos de la Devesa del Saler podrán volver a dormir sin miedo a oler el humo del bosque en llamas. La Guardia Civil arrestó el miércoles por la noche a un varón de 59 años como presunto autor de al menos uno de los incendios que han asolado este parque natural valenciano desde el verano pasado, aprovechando el estado de abandono que sufre la mayor parte del bosque, con zonas enteras del mismo compuestas por arbustos ahora resecos que, en caso de incendio, arden con facilidad.

Se trata de un hombre de nacionalidad española, que trabaja como abogado, tiene 59 años y responde a las iniciales J. C. E., que pasará a disposición judicial este miércoles. Los agentes habían dispuesto controles de seguridad en el parque desde los incendios del pasado fin de semana para evitar la circulación por los caminos del bosque de individuos sospechosos.

Según ha podido saber Las Provincias, el foco se puso en él el domingo pasado tras los últimos incendios de este fin de semana. Fueron los propios vecinos quienes alertaron de su comportamiento extraño. La detención, que parecía inminente a comienzos de semana, se ha dado este miércoles coincidiendo con el registro a manos de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de su domicilio, situado a escasos metros de donde se iniciaron dos de esos fuegos y lugar idóneo para supuestamente comenzarlos.

Vista de una de las zonas del bosque valenciano de El Saler destruida por el fuego. Efe

La teoría era que el ahora detenido presuntamente utilizaba botellas con gasóleo y un trapo o trozo de tela, que prendía fuego y metía en el recipiente. Se trata de una especie de cóctel molotov que arde lentamente porque el gasóleo sólo prende a determinada temperatura. Este método daba tiempo más que suficiente al presunto pirómano para alejarse de la zona.

Además, tanto Guardia Civil como Bomberos pensaban que vivía por la zona. Todo parece indicar que así era, dado que ha sido detenido en su vivienda o en una segunda residencia que poseía en un enclave del parque natural situado muy cerca de donde comenzaron dos de los incendios de este fin de semana.

Le gustaba ver «el lío montado»

Se trataría, por tanto, de una persona que conocería perfectamente la zona, lo que le habría permitido alejarse de los incendios sin despertar sospechas. Sin embargo, los expertos creen que le gustaba ver «el lío que monta», algo que podía hacer desde su propia casa si, como ha podido confirmar este diario, dispone de un domicilio en alguna de las torres de viviendas del entorno.

Los vecinos de El Saler viven especialmente en vilo desde las dos últimas semanas, cuando hasta tres incendios (dos de ellos con la noche ya caída) se declararon en las pinadas del parque natural. Sin embargo, no han sido los únicos. Ya en julio comenzaron estos fuegos, que vecinos y bomberos siempre han creído que eran provocados porque se daban en entornos muy concretos, los alrededores de la Gola del Puchol, y en días muy señalados, como la jornada en que iba a pasar por la zona la Vuelta ciclista a España. En total, a lo largo del verano y en lo que llevamos de otoño se han registrado nueve fuegos que han hecho temer a los vecinos por su seguridad.

Es por eso que los residentes han aprovechado para insistir en algunas de sus demandas más antiguas, algunas escuchadas, como la poda de los árboles cercanos de los edificios, y otras no tanto, como la petición de más limpieza de maleza en la zona o de retirada de basura que puede causar incendios (como botellas y cristales rotos, que pueden iniciar las llamas al proyectar los rayos del sol sobre los arbustos). Además, exigen un mejor acceso por los caminos para permitir el paso de los camiones de extinción y más vigilancia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios