Borrar
Una muestra de los bloques de residuos plásticos para el tráfico ilegal interceptados. R. C.
La Guardia Civil detiene a ocho personas por el tráfico ilegal de 5.700 toneladas de plásticos

La Guardia Civil detiene a ocho personas por el tráfico ilegal de 5.700 toneladas de plásticos

Las redadas son el resultado de 141 investigaciones en todo el país por el «alarmante» aumento de este negocio ilícito que contamina los ríos y mares

Lunes, 5 de junio 2023, 13:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas dentro un plan de choque contra las organizaciones dedicadas el tráfico ilegal de residuos plásticos en España, las empresas que violan las normativas y protocolos para el tratamiento y reciclaje de estos materiales altamente contaminantes y que terminan alimentando las redes de exportación clandestina a terceros países, los enterramientos o quemas ilegales o el abandono de estos materiales en ríos, lagunas o mares.

Las detenciones se hicieron en el marco de la 'Operación Plásticos', ejecutada por el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) en colaboración con Europol, que ha terminado con la intervención en cinco provincias españolas diferentes de 5.700 toneladas de residuos plásticos destinadas al tráfico ilegal. Los arrestos se realizaron durante las inspecciones hechas a 141 empresas gestoras de estos productos o en contenedores pertenecientes a las compañías y preparados para la exportación.

Los agentes del Seprona ejecutaron todas las operaciones en coordinación con el Servicio Fiscal de la Guardia Civil y con los responsables de Vigilancia Aduanera, agencia policial de la Agencia Tributaria, debido al carácter transfronterizo de estos envíos a terceros países.

El resultado de las pesquisas se conoce coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, que la ONU ha querido centrar este año en el enorme problema contra el pervivencia del planeta que supone el abandono masivo de residuos plásticos en ríos y mares. Los expertos calculan que solo se recicla adecuadamente un 10% de los más de 400 millones de toneladas de estos materiales que se producen cada año, motivo por el que no menos de 19 a 23 de estos millones de toneladas de desechos terminan contaminando las aguas y colonizando el organismo de los peces que nos comemos.

La operación policial se pudo en marcha después de que Europol detectase en los últimos años un «alarmante» aumento del tráfico ilegal de residuos, una actividad ilícita que ha comenzado despuntar entre los delitos medioambientales vinculados a la delincuencia organizada en Europa, debido a la dificultad de control y al amplio margen de beneficios que genera.

La primera de las redadas españolas se realizó en la provincia de León, donde se localizó una empresa que almacenaba clandestinamente enormes cantidades de residuos plásticos procedentes de otras comunidades autónomas con la finalidad de, cuando le fuese posible, deshacerse ilegalmente de ellos, abandonarlos o prendiéndoles fuego, según consta en los atestados para el juez.

Las dos actuaciones siguientes tuvieron un mismo escenario, la provincia de Barcelona. En el puerto de la Ciudad Condal fueron intervenidas 40 toneladas de residuos plásticos y se inició la investigación contra una compañía y sus dos principales responsables por el traslado ilícito al extranjero de 43.220 kilos de desechos. La segunda empresa barcelonesa sospechosa habría trasladado a Francia más de 222 toneladas de un material declarado como plástico, cuando en realidad se trataba de residuos plásticos incontrolados.

Contenedores al sureste asiático

La cuarta empresa intervenida se localizó en Palencia. Se trata de una compañía que se estaba lucrando con la gestión y traslado irregular tanto de residuos plásticos como de desechos de aparatos eléctricos y electrónicos, sin contar para ello con autorización legal ni mecanismo de control alguno.

La quinta investigación, una de las más importantes, se desarrolló en la provincia de Jaén. Allí una organización se dedicaba a extraer residuos plásticos de vehículos al final de su vida útil para, posteriormente, enviarlos de forma ilícita al extranjero, camuflados como si fuese simple y legal materia prima. Según las averiguaciones policiales, que terminaron con dos arrestos, la firma habría trasladado en contenedores al menos 900 toneladas a Tailandia, 98 a Hong-Kong, 312 a Malasia y 2.302 a Marruecos.

La última operación del Seprona se realizó en la provincia de Alicante. Allí se investigó las actividades ilícitas de una compañía que, sin tener licencia de actividad, se dedicaba a la gestión y almacenamiento clandestino de residuos -entre ellos desechos plásticos- para su posterior exportación ilegal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios