Borrar
Imagen de archivo de un brownie de marihuana Fotolia
Una joven cae de un tercero al creer que la querían secuestrar tras ingerir un pastel de marihuana

Una joven cae de un tercero al creer que la querían secuestrar tras ingerir un pastel de marihuana

La chica, que resultó herida de gravedad, comió un trozo de un brownie que hicieron en un piso de estudiantes con un tutorial de Youtube

Juan Cano

Málaga

Viernes, 13 de octubre 2023, 09:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Avisó a una amiga porque, decía, la estaban persiguiendo y querían secuestrarla. Se encerró en su cuarto bajo esa creencia y acabó cayendo al vacío desde un tercer piso. La Policía Nacional, tras investigar el caso, ha llegado a la conclusión de que la joven sufrió una alucinación tras ingerir un trozo de un pastel de marihuana.

Ocurrió en un piso de estudiantes de Málaga durante la madrugada del pasado 30 de septiembre, aunque ha sido esta semana cuando el Grupo de Homicidios ha terminado la reconstrucción de los hechos y ha descartado, al menos por ahora, la participación de terceras personas en la caída de la joven.

La primera intervención la llevó a cabo la Policía Local de Málaga. Y comenzó con un aviso de secuestro. La sala del 092 recibió una llamada que alertaba de que una chica se encontraba retenida contra su voluntad, por lo que, ante la gravedad del comunicado, se movilizó a las patrullas más cercanas.

Cuando llegaron al lugar, los agentes hallaron a una joven malherida en el suelo, sangrando por la nariz. Tres pisos más arriba, asomadas por la ventana, había unas chicas gritando. Uno de los policías se quedó con la víctima, solicitando asistencia sanitaria urgente, mientras su compañero subía al domicilio para aclarar la situación.

En el piso de estudiantes se encontraban tres chicos y tres chicas en medio de una crisis de ansiedad. Gritaban, lloraban y estaban muy nerviosos. Cuando se calmaron, relataron a los policías que habían hecho un pastel tipo brownie con tres gramos de marihuana siguiendo las instrucciones que habían encontrado en un vídeo de Youtube.

Según los testigos, la joven que se había precipitado al vacío sólo comió un trozo y justo después empezó a encontrarse mal. Primero fue al baño a vomitar y luego se encerró en la habitación. Sus amigos intentaron entrar, pero había echado el pestillo, siempre según la versión de éstos. Cuando uno de ellos forzó la puerta y accedió al cuarto, vio la ventana abierta. Al asomarse, comprobó que estaba abajo, malherida.

Avisó a una amiga

Antes de caer al vacío, la joven mandó un mensaje a través de la aplicación WhatsApp a otra amiga a la que manifestó que se encontraba secuestrada. Fue esta última quien telefoneó a la sala del 092 para informar de la situación. Uno de los chicos que estaban en el piso, el que forzó la puerta para entrar al cuarto, también llamó al 112 para alertar de que su amiga se había precipitado al vacío.

Los sanitarios evacuaron a la víctima al Hospital Regional, donde ingresó en estado muy grave. Había sufrido fracturas en un brazo y una pierna, así como traumatismos abdominal y torácico. Le llevaron directamente a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde se llegó a temer por su vida, al menos durante las primeras horas.

El Grupo de Homicidios ha concluido que no se observa la participación de terceras personas en la caída de la chica

Los agentes dejaron precintada la habitación donde se encerró la joven y la zona de la urbanización donde cayó para que los especialistas de Policía Científica llevaran a cabo la inspección ocular. También intervinieron los restos del pastel de marihuana que aún quedaban en una bandeja y que están siendo analizados en el laboratorio por si pudiera estar contaminado con alguna otra sustancia.

Los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional continuaron las pesquisas y tomaron declaración a cada uno de los jóvenes presentes en el piso. Tras días de gestiones, los investigadores han llegado a la conclusión de que, hasta el momento, no se observa la implicación de terceras personas en la caída de la víctima.

La hipótesis policial es que la joven, tras ingerir un trozo del pastel, entró en una especie de «trance» que derivó en manía persecutoria, y se quiso deslizar o descolgar por la ventana para intentar escapar, dentro del episodio de alucinación que estaba sufriendo. La chica pasó varios días en la UCI, aunque evoluciona favorablemente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios