Borrar
La escritora, dramaturga y actriz Silvia Agüero R. C.
«Las mujeres gitanas luchamos contra un sistema patriarcal y racista»

Silvia Agüero

Dramaturga y actriz
«Las mujeres gitanas luchamos contra un sistema patriarcal y racista»

Esta escritora feminista combate los estereotipos y exige que se deje de «tutorizar» la maternidad de su pueblo, para «que podamos tener los hijos que queramos»

Viernes, 16 de junio 2023, 01:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tiene dos años de gira con el monólogo 'No soy tu gitana', y este jueves ofrece una conferencia sobre feminismo en el Museo Nacional de Antropología, organizado por el Instituto de las Mujeres. Con 37 años, Silvia Agüero tiene cuatro hijos y se dedica a la literatura y el teatro porque «ya terminé de criar», «vivo en una casa grande de un pueblo valenciano donde pago 250 euros al mes de alquiler», «mi marido cuida a los niños» y «yo sigo siendo joven y teniendo energía. Las payas empiezan a esta edad a tener hijos y terminan casi a los 60. Mi independencia es mucho mayor». Incluso «me voy a tomar una cerveza después de la función», dice quien se define como gitana española «con DNI».

-¿Qué estereotipos persiguen a la mujer gitana?

-Los de siempre. Que somos ladronas, guapísimas mientras no estamos casadas con gitanos porque nos volvemos feas, malas madres y que no nos hemos integrado.

-¿Y en cuanto al feminismo?

-El feminismo hegemónico blanco dice que nuestros hombres son más machistas, que nosotras aguantamos más y que tenemos hijos muy pronto. ¿Y si a mí me hace feliz quedarme en casa criando, qué pasa? Esos argumentos son parte de la superioridad moral que es la base del racismo.

-¿Tienen algo de cierto?

-Si te digo que el pueblo gitano es matriarcal es mentira, pero patriarcales somos todos. Nosotras también tenemos derecho a tener a nuestros propios gilipollas. Por supuesto que hay gitanos machistas, que matan a las mujeres, maltratadores, cómo lo voy a negar. Pero no lo hacen más que los payos. Lo hacen igual, que ya es mucho. No se necesita una legislación diferente entre gitanos y payos, sino que esas leyes sean efectivas.

-¿Hay un feminismo gitano? ¿O es sólo feminismo?

-Cuando yo digo que mi feminismo es gitano, y tengo un libro que se llama así, se refiere a que luchamos contra un sistema que es patriarcal y racista, nos enfrentamos a ambos. Las payas están luchando porque haya un aborto libre y gratuito, y que se las respete. Y yo lo agradezco. Pero nosotras además tenemos que luchar para que no se nos esterilice, como ha intentado Europa siempre, y que podamos tener los hijos que queramos. La intersección del machismo y el antigitanismo es múltiple. No es solo abuso sexual, maltrato o brecha salarial.

Un «feminismo de calle»

-¿Qué postulados defienden las feministas gitanas?

-Que dejen de tutorizar nuestra maternidad. Mis valores y mi vida son diferentes. Yo invierto en hijos en vez de en otra cosa. También pedimos que a nuestros niños les deje de parar la policía... cualquier cosa por la que luchemos las mujeres gitanas es feminismo gitano.

-¿Cualquier cosa?

-Es un feminismo de calle. Las mujeres gitanas tenemos 15 años menos de esperanza de vida y el 98% tiene riesgo de extrema pobreza. Cualquier cosa por la que luchamos para mejorar nuestras vidas es feminismo gitano.

-¿Cómo se aplica en la cotidianidad?

-Todas tenemos carnet de conducir y somos dueñas de nuestra economía. Vamos al mercado, pagamos nuestros impuestos y nos quedamos con nuestro dinero. Enseñamos a nuestras hijas a que sean independientes. Mi abuela me decía: guarda tu dinero en las tetas para que no te falte nunca y no aguantes. No aguantes ni a un jefe, ni a un marido. Sé autónoma en todos los sentidos.

-¿Lo hace usted en su casa?

-Yo estoy fija en la Confederación Nacional del Trabajo, por lo que no tengo la independencia de la que vende en el mercado. Pero llevo dos años de gira con la obra de teatro y mi marido cuida a los niños porque a veces estoy tres semanas fuera. Es complicado llevarlo porque la menor es chiquitita, tiene siete años. Pero puedo hacer lo que quiera, porque tuve mis hijos joven y vivo de alquiler. No le cambio mi vida a nadie.

Salir del gueto

-¿Qué derechos ha logrado el feminismo gitano?

-Pocas cosas. Sigue habiendo chabolismo. Yo soy de Vallecas y mis padres siguen en una chabola, y mis suegros en el Pozo del Tío Raimundo. La situación del pueblo gitano es muy grave. Yo, por ejemplo, no voy a salir del gueto sola. Lo que yo gano es también para mis padres, mi sobrino. Mi economía es colectiva.

-¿Qué hace falta?

-Que no solo haya paridad en las listas políticas, sino paridad antirracista. Hacer un cupo para gitanos y beneficios fiscales para que nos contraten. Necesitamos que el racismo tenga consecuencias de verdad. Además hay estereotipos de las mujeres gitanas que pueden leerse en Cervantes y Victor Hugo, por ejemplo. Pero en mis conferencias y obras yo cuento cómo son las gitanas de verdad.

-¿Y cómo son?

-Son bastante 'heavys'. Han resistido de mil maneras y han luchado de formas muy inteligentes durante los 600 años que tenemos en España. Cualquier gitana puede darle un sartenazo en la cabeza a un machote. Son echadas pa'lante. No son templadas. Tienen dos ovarios para salir adelante y te crían a once hijos. Invertir en hijos siempre es guay.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios