Borrar
Manifestación convocada por los okupas de La Ruïna a favor de los edificios okupados en la plaza de Bonanova. EP
La okupación de los locales de la Bonanova de Barcelona llega a los juzgados

La okupación de los locales de la Bonanova de Barcelona llega a los juzgados

La jueza descarta suspender el desalojo de uno de los inmuebles de la zona alta de la capital catalana

Cristian Reino

Barcelona

Miércoles, 24 de mayo 2023, 12:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La okupación de dos inmuebles en el barrio de la Bonanova de Barcelona vuelve a estallar en plena campaña de las elecciones municipales. La polémica arrancó en el día de inicio de la carrera electoral, cuando okupas y antiokupas se manifestaron el mismo día y a la misma hora en la plaza donde están dos casas okupadas, el Kubo y la Ruina, que son propiedad de la Sareb. El amplio dispositivo policial evitó el choque entre unos y otros manifestantes.

A cuatro días de las elecciones, el caso de una de estas dos casas ha llegado este miércoles a los juzgados. El juzgado de primera instancia de Barcelona ha celebrado un juicio, que deberá determinar si el edificio debe ser desalojado. Se trata del edificio La Ruina, que está okupado desde 2019. El juicio se ha celebrado como consecuencia de la demanda presentada por la Sareb, como propietario de la finca. En el Kubo, los okupas no se personaron en la causa judicial abierta para el desalojo y el juez ya acordó lanzamiento el pasado 23 de marzo. Los Mossos pidieron aplazar la intervención por razones de seguridad. Veían conveniente que la entrada en el local fuera simultánea en los dos inmuebles, que están juntos, para evitar que si solo accedían a uno, los okupas se refugiaran en el otro.

En la Ruina, en cambio, los okupas sí se han personado en la causa judicial y han tratado de paralizar el desalojo en los tribunales. El juicio ha quedado este miércoles visto para sentencia. Los okupas han reclamado suspender el desalojo, apelando a la ley catalana de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética, que obliga a los grandes tenedores , como es la Sareb, a ofrecer un alquiler social antes de un desahucio. La jueza ha desestimado ya de entrada paralizar el proceso de desalojo sobre la base del argumento de los okupas. La jueza dictará próximamente sentencia y resolverá si se debe ejecutar el lanzamiento, aunque la intervención no será inmediata pues las partes aún podrán recurrir.

Mientras la jueza resuelve el caso, la polémica en torno a la okupación ha vuelto a las calles. Unas 200 personas se manifestaron ayer a favor del movimiento antisistema en el centro de Barcelona y a favor de las miembros de los colectivos que permanecen en los edificios la Ruina y el Kubo. Cortaron el tráfico en la Gran Vía y lanzaron piedras, botes de humo y rompieron lunas de escaparates. La Policía amenazó con intervenir, pero al final no hubo cargas. La tensión en la calle regresará mañana.

La empresa Okupa ha vuelto a convocar una marcha, como la del inicio de la campaña electoral. Será mañana. «Queremos echar a Colau y a sus amigos okupas», afirma Dani Esteve, responsable de la empresa ultra Desokupa en un vídeo. «Mañana es el gran día», asegura este grupo parapolicial, próximo a la extrema derecha, que se propone «recuperar Barcelona». A la misma hora, colectivos antifascistas del Raval han convocado al grito de «No pasarán». «La extrema derecha quiere venir a nuestro barrio a difundir su discurso del odio, no lo permitiremos», señalan los antisistema.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios