Borrar
Urgente Siete afectados, entre ellos un bebé de un mes, en el incendio de un edificio de Salamanca
Operativo de búsqueda de Álvaro Prieto en la estación de Santa Justa el lunes EP
La Policía no visionó la grabación de la electrocución de Álvaro porque había otras 60 cámaras prioritarias

La Policía no visionó la grabación de la electrocución de Álvaro porque había otras 60 cámaras prioritarias

Los agentes empezaron el rastreo de los vídeos de las vías, y no de los talleres, porque al inicio la hipótesis principal de trabajo era que el joven deportista había sido atropellado por un tren

Jueves, 19 de octubre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Policía Nacional no visionó la grabación clave de la cámara de la gasolinera en la que se apreciaba la electrocución de Álvaro Prieto en el techo de un tren en los talleres de Santa Justa porque los investigadores tenían en su poder otras 60 cintas de otras tantas cámaras del entorno la estación sevillana y cuya revisión, en ese momento, se consideró prioritaria.

Y ello, según han revelado mandos de la investigación a este periódico este jueves, porque esas otras grabaciones eran, en su inmensa mayoría, de cámaras que enfocaban a las vías de salida de la estación y se primó el análisis de esas grabaciones porque la inicio -al menos durante los tres primeros días de búsqueda- la hipótesis principal de trabajo de los funcionarios fue que el joven deportista había sido atropellado por un convoy en su intento desesperado por coger un tren de regreso a Córdoba. Los dos intentos fallidos la mañana del jueves 12 de octubre de Prieto por colarse (interceptado en un AVE y luego en una zona de acceso restringido de entrada del catering) abonaban esa tesis por encima de cualquier otra, insisten los responsables del operativo.

Los responsables de la investigación han desvelado que, una vez que el jueves 12 de octubre las gestiones para localizar al chaval desaparecido fueron infructuosas (búsqueda en hospitales, residencias…), entre el viernes 13 y el domingo 15 de octubre, la policía recabó a toda prisa esas seis decenas de grabaciones de establecimientos de las inmediaciones de la estación ante el riesgo de que alguno de estos comercios procediera al borrado de las mismas.

Dentro de esa recopilación «masiva» de recopilar grabaciones de un «perímetro lo más amplio posible», los agentes el domingo por la tarde, solo horas antes de que el lunes un equipo de TVE encontrar el cadáver de Álvaro entre los dos vagones en la zona de talleres, obtuvieron la grabación clave de la gasolinera low cost que se encuentra a tres kilómetros del Centro de Tratamiento Técnico de Santa Justa en el que finalmente se halló el cuerpo.

«Dónde mirar»

Al comprobar que esa cámara estaba enfocada a una zona, los talleres, que no se consideró objetivo de la búsqueda hasta el lunes, los funcionarios no la visionaron el domingo. Los agentes –han explicado estas mismas fuentes- solo vieron ese vídeo una vez encontrado el cuerpo en el Centro de Tratamiento. Es más, lograron localizar la electrocución de Álvaro porque, ya sí, «sabían lo que estaban buscando» y «dónde mirar» porque las imágenes, al ser tan lejanas, son de muy mala calidad y hubo que recurrir al zoom y a varias técnicas de depurado para poder apreciar como una sombra lejana escalaba entre las intersección de los dos vagones y caía fulminada tras tocar la catenaria o el pantógrafo.

Tal y como hiciera el miércoles la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental a través de una nota, los mandos del operativo de búsqueda han argumentado a este periódico que el cuerpo del futbolista, tras la electrocución, «cayó fulminado al interior del hueco existente entre los dos vagones, donde quedó completamente oculto hasta que se produjo el movimiento de dicho tren la mañana del lunes».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios