Borrar
AFP
La precariedad y la politización amenazan la libertad de prensa en España, según RSF

La precariedad y la politización amenazan la libertad de prensa en España, según RSF

Desciende cuatro puestos en la clasificación mundial de Reporteros Sin Fronteras, que señala también el acoso y linchamiento en redes sociales y el fracaso de la derogación de la 'ley mordaza'

Miércoles, 3 de mayo 2023, 15:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La influencia del clima político, el fracaso legislativo de reformar la ley mordaza, la precariedad laboral cronificada del periodista y el acoso en redes sociales son los factores por los que Reporteros Sin Fronteras (RSF) considera que se vulnera el derecho a informar en España más este año, con respecto al anterior. En la ' Clasificación mundial de la libertad de prensa 2023', presentado este miércoles, el país cae cuatro puestos, del 32 que ocupaba el año pasado al 36 actual.

No hay periodistas ni colaboradores de medios asesinados, tampoco detenidos, y «se ha relajado el clima de violencia» contra los periodistas, que existía a raíz del «conflicto catalán». Pero el contexto político luce desfavorable para el oficio de informar, debido a la «gran polarización» que afecta a los medios de comunicación, dentro de un contexto general. «La opinión contamina cada vez más la información, acrecentando la desconfianza», indica el reporte. «El Gobierno ha sido acusado por varios medios de rechazar preguntas en ruedas de prensa puntuales, mientras que los partidos más extremistas señalan a los periodistas que consideran molestos. La formación ultraderechista Vox sigue vetando a periodistas y medios de sus actos y esparciendo informaciones falsas».

A esto se une el fracaso de la derogación de los artículos «más controvertidos» de la 'ley mordaza'. «Con el texto en vigor, la policía sigue utilizando su autoridad para sancionar a la prensa, y los tribunales suelen primar la versión de las fuerzas de seguridad frente a la de los periodistas, cuando son víctimas de la violencia policial», dice RSF. A cambio, hay un «proceso de despenalización de las 'injurias a la corona' y otros ataques a los 'símbolos de la nación', que han impuesto tradicionalmente trabas a la libertad de expresión».

Concentración de mercado

Sigue pesando en las evaluaciones que exista un «mercado mediático» controlado en un 75% por dos grupos privados (Atresmedia y Mediaset) y otro estatal (RTVE), a los que se añaden los canales regionales públicos con un «riesgo de injerencias políticas considerable». En este contexto «la profesión se ha instalado en una precariedad ya cronificada» desde 2008. «El contexto económico en el que se mueven los periodistas españoles es, de lejos, el indicador peor puntuado por el panel de expertos en libertad de prensa», indica la ONG.

A favor de la posición española -que ha perdido 1,34 puntos en la evaluación de este ránking mundial- está que «la prensa escrita (digital y/o en papel) goza de una mayor diversidad de publicaciones y, por tanto, de mayor pluralidad y representatividad». España, sin embargo, se mantiene en el tercio superior donde el ejercicio del periodismo tiene «buena» o «muy buena» oportunidad de realizarse, indica el informe que evalúa a 180 países. Preocupa a RSF el «acoso y linchamientos en las redes sociales». A su juicio «están en claro auge, particularmente por parte de líderes y trolls de extrema derecha y de extrema izquierda».

A pesar de todo, «el clima sociocultural del país se halla entre los más favorables a la libertad de información de su entorno y las agresiones a la prensa se encuentran en mínimos históricos y europeos, después de unos años de mucha mayor violencia policial y ciudadana».

En el resto del mundo

El periodismo se ejerce en «condiciones adversas» en siete de cada diez países, alerta RSF. Noruega, Irlanda y Dinamarca ocupan las tres mejores posiciones. Las peores, Vietnam, China y Corea del Norte. En Europa, Alemania retrocede dos puestos debido a un «récord de incidentes violentos y detenciones de periodistas» y Grecia, cuyo Gobierno está acusado de espiar a reporteros está a la cola de la Unión Europea. Polonia y Francia avanzan.

En África, preocupa la región del Sahel, donde no hay información, mientras el continente ha sido señalado por los asesinatos de informadores y la arbitrariedad de algunos de sus gobernantes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios