Borrar
D. TORRES
Un prostíbulo que pedía 70.000 euros por cerrar en pandemia pierde la demanda

Un prostíbulo que pedía 70.000 euros por cerrar en pandemia pierde la demanda

El Supremo avala las medidas decretadas por el Ejecutivo y desenmascara la actividad del demandante en una sentencia que le obliga a pagar 4.000 euros de costas

Lunes, 11 de diciembre 2023, 19:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un local «donde se ejerce la prostitución» intentó que el Estado español le pagara 72.188 euros por «daños y perjuicios económicos» durante el confinamiento. Esta indemnización correspondía a lo que la sociedad limitada Mibehilo calculaba que había perdido entre el 31 de diciembre de 2019 y el 20 de junio de 2020, días en que el covid acababa con la vida de unas 60.000 personas, según cifras oficiales. En total morirán más de 130.000 personas hasta 2022.

Con referencias en internet de «hostal por horas» con «servicio de escorts en Barcelona» y registrada como empresa dedicada a la restauración, la demandante recurrió a los tribunales por haber resultado «perjudicada económicamente como consecuencia de la actividad desarrollada por los poderes públicos para frenar la expansión de la pandemia de la covid-19», indica una sentencia del Tribunal Supremo, que resolvió desestimar tal pretensión.

En un principio y con «informe pericial» de por medio, la cuantía del recurso había sido calculada en 186.500 euros porque las medidas sanitarias había afectado «especialmente a las empresas del sector turístico, como agencias de viaje, hostelería u ocio nocturno». «Matiza la demandante que el objeto de la reclamación se circunscribe a los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia de la gestión de la pandemia», desglosa la sentencia de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo.

En el escrito, el Supremo desenmascara a Mibehilo: «Como quiera que la actividad empresarial a la que se dedica la entidad recurrente es, según manifiesta y se desprende del informe pericial aportado junto a la demanda (...), la gestión con licencia de un local de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución». Los dueños del burdel argumentaban que la actuación del Ejecutivo había sido caótica y que de imponer medidas iniciales como el «uso de mascarillas y la toma de temperatura» no solo habría muerto menos población, sino que se habría evitado «el cierre innecesario de empresas».

El máximo tribunal respalda, como ha hecho en otro centenar de procesos similares de otras empresas, dedicadas a otras actividades, que el Gobierno actuó conforme a la ley y desestima indemnización alguna. De hecho, impone costas de 4.000 euros a los que han perdido el recurso. Hay otro millar de procesos en marcha. Fueron «necesarias, adecuadas y proporcionales a la gravedad de la situación y gozaron del suficiente grado de generalidad en cuanto a sus destinatarios, que tuvieron el deber jurídico de soportarlas sin generar ningún derecho de indemnización por los posibles perjuicios sufridos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios